Unas encuestas dan estrecha ventaja a conservadores y otras a laboristas

Reñida elección en el Reino Unido

Los ciudadanos del Reino Unido, una de las potencias mundiales, concurrirán a votar el próximo jueves 7, para elegir a los miembros del Parlamento y al Primer Ministro, en unas elecciones nacionales que se presentan con reñida definición entre el Partido Conservador, actualmente en el gobierno y el Partido Laborista, principal fuerza política de oposición.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El primer ministro Cameron habla con trabajadores en una empresa de Londres. Foto: AFP

Las elecciones están centradas en los temas internos del país (Ver infográfico con las propuestas de los dos partidos principales).

La mayoría de las encuestas sitúan al Partido Conservador, liderado por el primer ministro David Cameron con una ventaja de entre dos y cuatro puntos porcentuales sobre los laboristas y ubican en tercer lugar al partido extremista de derecha UKIP (Partido por la Independencia del Reino Unido), encabezado por Nigel Farage —un dirigente de oratoria vehemente con críticas a la integración europea y favorable a poner límites a la llegada de inmigrantes—, quien es miembro del Parlamento Europeo y aspira a ingresar al Parlamento británico.

La encuesta difundida el martes pasado por el diario The Sun y realizada por la empresa ICM otorga al partido Conservador 35% de los votos, un punto más que en el relevamiento anterior de la misma firma, mientras que el Partido Laborista suma 32%, y UKIP logra 13%, su mejor resultado desde diciembre. El Partido Liberal Demócrata, que tiene como líder a Nick Clegg y es actual socio del gobierno de Cameron, aparece con solo 9% de los votos, menos de la mitad del 23% que alcanzó en las elecciones de 2010 y en cuarto lugar aparece el Partido Verde con 5%.

Según una proyección realizada por The Guardian, el Partido Conservador lograría 274 bancas en la Cámara de los Comunes, contra 270 del Partido Laborista, en ambos casos lejos de las 326 necesarias para alcanzar la mayoría absoluta en el Parlamento y gobernar en solitario.

Otra encuesta, realizada por la empresa YouGov otorga 35% a los laboristas, 34% a los conservadores, 13% a UKIP, 7% a los liberales demócratas y 5% a los verdes. Este relevamiento lo hizo YouGov para el diario The Sun y fue difundido el 20 de abril.

El jueves, la encuesta de la firma Populus mostró un empate entre los conservadores y los laboristas en 33%, pero con un cambio, debido a que éstos tuvieron una caída de tres puntos porcentuales. En tercer lugar, está UKIP con 15%, y en cuarta posición los liberales demócratas con 9%.

Otros dos sondeos dan entre dos y cuatro puntos porcentuales de ventaja al Partido Conservador y dos señalan a los laboristas encabezando la preferencia ciudadana con entre uno y dos puntos porcentuales de ventaja.

La cadena Sky News dio un empate en bancas entre conservadores y laboristas.

Los resultados que indican las encuestas abren un escenario político complejo, debido a que ni conservadores ni laboristas tendrán mayoría para gobernar por su cuenta. En esa situación aparece como clave el efecto que tiene el SPN (Partido Nacionalista Escocés), independentista, liderado por Nicola Sturgeon, quien en Escocia se perfila como amplio ganador. Los sondeos sobre intención de voto indican que el SNP podría colocarse como la tercera formación del Reino Unido, desplazando al UKIP y los liberaldemócratas, debido a que pueden conquistar casi todas las bancas (en total son 59) que le corresponden a Escocia en la Cámara de los Comunes.

El SNP descartó ayudar a los conservadores a formar gobierno y ofreció su apoyo a los laboristas. Pero, debido a que el laborismo intenta sobrevivir al empuje nacionalista en Escocia después de décadas de hegemonía, y la inquitud que causa el SNP en parte del electorado del resto del Reino Unido, Miliband rechazó cualquier alianza con ellos. "No voy a sacrificar el futuro o la unidad de nuestro país", afirmó Miliband. "No habrá gobierno laborista si eso significa acuerdos o coaliciones con el SNP".

Revés.

El martes pasado, se conoció una información que golpea al gobierno. La economía británica se enlenteció más que lo previsto en los primeros tres meses de 2015, asestando un revés al primer ministro Cameron, que ha apostado su campaña de reelección a la fortaleza de la recuperación.

El Producto Interno Bruto (PIB) creció un 0,3% entre enero y marzo frente al último trimestre del 2014, cuando la expansión trimestral fue de un 0,6%, informó la Oficina Nacional de Estadísticas.

Esta fue la tasa más lenta de crecimiento desde el último trimestre del 2012, dijo la oficina, cuando existían temores de que el Reino Unido podía caer en una recesión.

La economía británica es ahora un 2,4% mayor que en el mismo período de 2014.

Discusión.

Ante la cercanía de las elecciones nacionales, la oposición laborista, que está peleando la elección con los conservadores en las encuestas de opinión, probablemente aprovechará el dato.

El mensaje de campaña de los conservadores y su candidato el primer ministro Cameron ha estado dominado por referencias a los éxitos de su "plan económico a largo plazo" y llamamientos a los votantes a darles otro mandato para terminar de arreglar las finanzas públicas.

Los laboristas se han centrado en lo que llaman una crisis del costo de la vida en el Reino Unido, ya que los salarios no han aguantado el ritmo de la inflación en la mayor parte de los cinco años que Cameron ha ejercido como primer ministro.

Los expertos en ciencias políticas coinciden en señalar que el dato de la economía podría dañar, y no poco, las posibilidades electorales del Partido Conservador, sobre todo porque marca el final de los resultados muy positivos que habían construido la credibilidad en el ámbito económico de Cameron y su ministro de Finanzas, George Osborne.

Cameron se vio obligado a poner al mal tiempo buena cara y subrayar que las cifras son la prueba de cómo la buena marcha de la economía no podía darse por descontada. Además, insistió en que la única solución es confiar en el programa de su partido.


Si no puede ver la infografía haga click aquí

Oposición critica pérdida de influencia en el mundo.


Su alcance militar ha disminuido. Ha jugado un papel reducido en la confrontación con Rusia por Ucrania y limitado estrictamente su respuesta a crisis en Medio Oriente y África. Su futuro en Europa está en cuestión —el primer ministro David Cameron prometió que, si gana las elecciones, convocará un referéndum para que los ciudadanos decidan si el Reino Unido sigue en la Unión Europea. A medida que el país se encamina a los comicios generales del jueves, los temas internos están en los lugares prioritarios. Pero, el involucramiento reducido en la agenda global se ha convertido en parte del debate político, reflejando creciente preocupación en círcuculos vinculados a la política exterior.

"David Cameron ha presidido la pérdida más grande de influencia de nuestro país en una generación", dijo el líder del Partido Laborista, Ed Miliband. "Eso ha ocurrido porque el gobierno que él encabeza se ha apartado del mundo, en lugar de avanzar con confianza hacia éste". Calificó esa política de "pesimismo aislacionista".

Cameron ha enfatizado las necesidades económicas del país, presionando al Foreign Office y al Tesoro para usar la influencia británica en el incremento del comercio. Ha dejado de lado las dudas del Foreign Office sobre un acercamiento mayor a China, en favor de los intereses económicos británicos. Anunció que su país será miembro fundador del Banco de Inversiones en Infraestructura, impulsado por China. (FUENTE: THE NEW YORK TIMES)

Cameron y Miliband, dos figuras decisivas.


Las elecciones del Reino Unido tiene entre sus protagonistas decisivos al primer ministro David Cameron, de 48 años, casado y con tres hijos (su hijo mayor falleció en 2009), reside con su familia en Londres y West Oxfordshire, es graduado en ciencias políticas, filosofía y economía. Se desempeñó como legislador y es el líder del Partido Conservador desde 2005. Antes de ingresar al Parlamento, trabajó en el Departamento de Investigaciones de su partido. Comenzó su mandato como Primer Ministro en mayo de 2010.

Por su parte, Ed Miliband, el líder del Partido Laborista que disputa votoa voto el gobierno a Cameron, nació en Londres hace 45 años, es casado, tiene dos hijos y egresó de la universidad con un Máster en Ciencias Económicas. Es miembro del Parlamento británico desde 2005.

Nigel Farage atrae y Nick Clegg está en descenso.


Otras dos figuras también están en la contienda. En tercer lugar en la preferencia de los ciudadanos aparece Nigel Farage, lider de UKIP, quien realiza incendiarias piezas oratorias contra la integración europea y para establecer límites a la inmigración. Farage tiene 50 años, es miembro del Parlamento Europeo hace tres períodos. Realizó sus estudios en Dulwich College, es casado por segunda vez y tiene cuatro hijos. Trabajó como operador en transacciones de materias primas antes de entrar a la política.

Nick Clegg, quien encabeza al Partido Liberal Demócrata, aparece en cuarto lugar en las encuestas de intención de voto. Su partido está en caída en relación con las elecciones de 2010. Clegg tiene 47 años, es casado y con tres hijos. Estuvo un periodo como legislador y en la actualidad es el viceprimer ministro. Hizo sus estudios universitarios en tres países y trabajó durante 5 años en la Comisión Europea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)