terrorismo

Rehén norteamericana fue obligada a casarse con yihadista antes de morir

Kayla Mueller fue dada como esposa a un militante jihadista, según las últimas revelaciones de los agentes secretos difundidas hoy por la cadena de TV CBS.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kayla Jean Mueller fue asesinada por los yihadistas. Foto: EFE

La joven trabajadora humanitaria estadounidense muerta en Siria mientras era rehén de Estado Islámico, Kayla Mueller, había sido dada como esposa a un militante yihadista, según las últimas revelaciones de los agentes secretos difundidas hoy por la cadena de TV CBS.

Sin embargo, la muerte de Mueller, quien fuera secuestrada por el Estado Islámico (EI, ex ISIS) en agosto de 2013, aún sigue siendo un misterio.

Las autoridades estadounidenses y jordanas continúan desmintiendo la versión del EI, según la cual Mueller perdió la vida en el marco de un ataque aéreo de Amman.

Las fotos enviadas por los jihadistas a la familia de la joven no ayudan a resolver el misterio. Son al menos tres, como reporta el diario The New York Times. Dos muestran a la joven de 26 años vistiendo el velo islámico, un hijab negro que le cubre parcialmente la cara.

Otra muestra el cadáver de Mueller acostado sobre un sudario, una de las prendas tradicionalmente utilizado en el rito de los funerales musulmanes.

Sobre la cara de Kayla se notan algunas lesiones y hematomas que -según los expertos- no aclaran las causas de su muerte. Difícil decir si aquellas lesiones coinciden con la versión de su muerte bajo las bombas jordanas y los escombros de un edificio, como sostiene Estado Islámico.

En particular, uno de los médicos legales que examinó las imágenes explica que sobre la cara de la joven no se notan señales de "hinchazón", de dilatación de la piel u otros efectos traumáticos típicos en un cuerpo involucrado en una explosión y en el posterior derrumbe de un edificio.

El mismo experto, sin embargo, no excluye que la mujer haya sido alcanzada por las esquirlas de la explosión.

En tanto, según los servicios estadounidenses, un guerrillero yihadista dijo que se casó con Mueller y que terminó en la prisión donde la joven trabajadora humanitaria fue mantenida rehén pidiendo en vano que fuese liberada. Pero también sobre este hecho no hay certeza.

Mientras es casi seguro que la familia de Kayla, desde su casa de Prescott, en Arizona, escribió al menos una carta al presidente estadounidense, Barack Obama, pidiéndole hacer todo lo necesario para la liberación de la joven, organizando incluso un intercambio de prisioneros.

Pero el mismo Obama, en una entrevista con Buzzfeed, reiteró que la línea de Estados Unidos se mantenía con la absoluta firmeza: con los terroristas no se negocia. Y Estados Unidos no paga rescates.
"Decir a las familias que Estados Unidos no paga los rescates es la cosa más dura que nunca antes haya hecho. Pero esto es un punto firme de nuestra política", indicó el jefe de la Casa Blanca.

"La razón es que comenzarlo a hacer no solo financiaríamos la masacre de personas inocentes, sino reforzaríamos a sus organizaciones y de hecho convertiríamos más a los estadounidenses en un blanco de futuros secuestros", explicó.
Obama luego se defendió con fuerza de quienes lo acusan de no hacer lo suficiente para salvar a los rehenes estadounidenses, revelando que Estados Unidos intentó salvar a Mueller, en el verano (boreal) pasado, con un ataque en Siria.

La operación resultó fallida pues los hombres de las fuerzas especiales probablemente llegaron con un día o dos de retraso y se vieron impedidos de rescatarla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)