INGLATERRA

200 regalos relatan 65 años del reinado que hace historia

Exponen obsequios que recibió Isabel II de personalidades.

La foto dedicada que le regaló Kennedy, el tapiz de Mandela y la insignia del astronauta Tim Peake figuran entre los regalos más emblemáticos recibidos por Isabel II en 65 años de reinado que pueden verse en el Palacio de Buckingham este verano.

La exposición, que continúa hasta el 1° de octubre en la residencia londinense de la soberana de 91 años, ofrece a través de 200 obsequios una visión inédita de sus encuentros con figuras destacadas de la historia contemporánea y sus viajes alrededor del mundo. Desde su ascenso al trono en 1952, Isabel II, eminente embajadora de su país, efectuó 89 visitas de Estado y fue anfitriona de más de un centenar en el Reino Unido.

"El intercambio de regalos es uno de los aspectos más universales de los encuentros de la reina con otros jefes de Estado", explica Sally Goodsir, comisario adjunta de la exposición "Royal Gifts" (Regalos reales).

Gesto de "buena voluntad", símbolo de amistad, inicio o conclusión de un intercambio diplomático, los regalos son también una forma de enaltecer la cultura de un país, su artesanía o sus especialidades, subraya Goodsir.

"Uno de los regalos más frecuentes es la foto dedicada", prosigue.

Precisamente lo que John Kennedy le ofreció a la reina durante un viaje a Londres en 1961, cuando el presidente estadounidense y su esposa Jackie cenaron con la reina en el Palacio de Buckingham.

Expuesta en la parte "Regalos de América" de la muestra, la fotografía —presentada en un marco de plata de la joyería Tiffany— lleva una dedicatoria manuscrita de Kennedy en la cual expresa su "más grande estima" a la soberana.

Treinta y cinco años después, la reina recibió a otra gran figura del siglo XX, Nelson Mandela, ocasión que permitió al entonces presidente sudafricano obsequiarle un tapiz de seda con ilustraciones de caza del antílope más grande de África, el alce del Cabo, en los montes Drakensberg (este de Sudáfrica), "donde Mandela creció", precisa Goodsir.

Al lado del tapiz, un sorprendente retrato de Isabel II realizado con cáscaras de banana pintadas y entretejidas, presente del presidente de Ruanda Paul Kagame en 2006, llama la atención.

Bajo las majestuosas lámparas del salón de baile del palacio, donde se exhiben los regalos de Asia, se ubica una caja laqueada, ornada con un dibujo de una garza en plata, obsequio del emperador japonés Showa por la coronación de la reina en 1953.

"La posterior visita del emperador Showa, en los años 1970, fue la primera vez que un emperador japonés dejaba Japón para visitar otro país", relata Goodsir.

Con un toque más original, la reina recibió también un buen número de animales... vivos: un cocodrilo de Gambia en 1961, un elefante de Camerún en 1972 y seis canguros de Australia en 1977, que terminaron todos en el zoo de Londres.

También le regalaron una veintena de caballos, su gran pasión. El expresidente francés François Hollande le ofreció uno de porcelana de Sèvres cuando la reina visitó Francia en junio de 2014.

Si bien los mandatarios han cubierto la reina de regalos, algunos obsequios provienen también de sus súbditos, de organizaciones o instituciones británicas, como la bandera del Reino Unido que el astronauta británico Tim Peake llevó al espacio en 2016.

La muestra concluye con un homenaje a Diana Spencer, por el 20º aniversario de su muerte, y presenta una serie de objetos personales —grabaciones, fotos, etc.— de la princesa fallecida en un accidente de automóvil, en París, el 31 de agosto de 1997.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)