ELECCIONES PARLAMENTARIAS EN ARGENTINA

En la recta final, la campaña se ajusta al clima económico

El gobierno de Macri muestra mejores cifras y Cristina flexibiliza su discurso.

La expresidenta es la principal protagonista de la campaña electoral. Foto: EFE
La expresidenta es la principal protagonista de la campaña electoral. Foto: EFE

A tres semanas de las elecciones parlamentarias en Argentina, las estrategias del gobierno y el kirchnerismo registran cambios notorios con relación a la campaña para las primarias del 13 de agosto pasado.

"Los candidatos del oficialismo, que no querían hablar de economía antes de las PASO, ahora empezaron a hacerlo ante la percepción de que hay buenas noticias en ese terreno. En el caso de la oposición, no hay un cambio de foco, pero sí un intento de flexibilizar el discurso dado que con hacer eje en los costos sociales del ajuste solo se llega al segmento de los más enojados con el gobierno, y quedó demostrado que eso no alcanza", dijo el analista político Julio Burdman, director de la consultora Observatorio Electoral.

Antes de las primarias, Jaime Durán Barba, principal asesor de campaña del gobierno de Mauricio Macri, había aconsejado a los candidatos de Cambiemos escapar de debates que hicieran foco en la marcha de la economía. La razón era clara: con una actividad económica que no mostraba signos de reactivación y niveles de consumo aún en caída, el gobierno tenía pocos éxitos para mostrar en ese ámbito.

Cincuenta días después de las PASO, ese escenario dio un vuelco. En julio, el Estimador Mensual de la Actividad Económica —un anticipo del PIB elaborado por el Indec— registró una expansión del 4,9%, la mayor alza de los últimos 25 meses. Con esa suba, la actividad económica ya recuperó todo lo perdido en 2016.

Las consultoras privadas estiman que el ritmo de crecimiento seguirá acelerándose. Según el Índice General de Actividad Económica que elabora el estudio Orlando Ferreres & Asociados, en agosto el alza interanual fue del 5,1%.

El crecimiento continúa siendo impulsado por la inversión, pero en los últimos meses se sumó una recuperación del consumo.

El incremento de las ventas, que estaba limitado a segmentos puntuales como autos e inmuebles, comienza a incluir bienes de consumo masivo, como gaseosas, detergentes y productos de tocador.

En alimentos, el consumo de carne creció 6,8% entre enero y agosto de este año con respecto al mismo período de 2016, según la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra).

"No solo el nivel de empleo está creciendo con respecto a un año atrás, sino que también suben los salarios reales. La gente, entonces, empieza a palpar en forma más concreta la reactivación económica después de un año y medio muy difícil", señaló Eric Ritondale, economista senior de la consultora Econviews. Subido a esa ola de recuperación de la economía, el gobierno de Macri aspira a alcanzar en las elecciones parlamentarias el 40% de los votos a nivel nacional —en las PASO obtuvo 36%— y, sobre todo, derrotar a Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires.

Efectos electorales.

El cambio de percepción impacta de lleno en la campaña. "Las críticas de la oposición a los efectos del ajuste quedaron un poco desfasadas. De hecho, si se observa el nivel de confianza del consumidor, en los últimos dos meses la recuperación fue incluso más notoria en los sectores de menores ingresos", dijo Ritondale. En septiembre, el Índice de Confianza del Consumidor que elabora la Universidad Di Tella creció 7,2% con relación a agosto, y 19,8% si se lo compara con un año atrás. En el segmento conformado por los encuestados de menores ingresos, el alza interanual fue del 21,2%, mayor a la del promedio.

Ese contexto plantea un duro desafío para las campañas de la oposición y, en especial, la de Cristina Kirchner. En la carrera por acceder a una banca de senadora por la provincia de Buenos Aires, la expresidenta hizo foco antes de las primarias en los costos sociales provocados por la suba de las tarifas de los servicios públicos, la caída del poder adquisitivo y la pérdida de puestos de trabajo en el conurbano bonaerense. Pero la exigua diferencia obtenida en las PASO frente al candidato oficialista Esteban Bullrich y la mejora que vienen exhibiendo algunos indicadores económicos, obligaron a introducir algunos ajustes a esa estrategia. Más aún si se tiene en cuenta que, según la mayoría de los sondeos, Bullrich está captando uno de cada cuatro votos que obtuvo Sergio Massa en las primarias, lo que le permite superar a Cristina Kirchner por una ventaja que ronda entre el 2% y el 4%.

"La idea del kirchnerismo es flexibilizar el discurso para contener a sectores que no están tan enojados con el gobierno, pero no quieren votar a Cambiemos. En ese segmento están, por ejemplo, los votantes de Massa. Con ese objetivo, Cristina, por ejemplo, está empezando a dar entrevistas a medios de comunicación", señaló Burdman. Después de muchos años, la expresidenta otorgó entrevistas en las últimas semanas a medios no afines, como el sitio Infobae y el diario El País de Madrid. A ese giro le sumó también a su discurso un tono más peronista, algo que había evitado antes de las primarias.

No solo las formas variaron. Lejos de concentrar la estrategia en la descripción de los efectos de la política económica, el kirchnerismo colocó en un lugar central de su campaña las críticas por el accionar del gobierno frente a la desaparición de Santiago Maldonado. Ese artesano, que participaba de un corte de ruta en apoyo a demandas de un sector de la comunidad mapuche en el sur del país, está desaparecido desde hace dos meses tras el desalojo y la represión de las fuerzas de Gendarmería.

Pese a ser un hecho de máxima gravedad institucional, el caso no está teniendo un impacto electoral importante. "La oposición tuvo mucho éxito en instalar el tema y hacer de él un eje, pero no logró convertirlo en un asunto de responsabilidad política. El caso Maldonado es percibido por buena parte de la población como un tema de inseguridad, no parece estar desbordando hacia la política. Por eso, no tiene costos electorales para el gobierno", dijo Burdman.

La recuperación económica parece haber llegado en el momento justo para el gobierno. De la mano del crecimiento de la obra pública y del consumo, la novedad es que el cambio de clima empieza a percibirse también en el conurbano bonaerense, la zona del país que concentra el mayor número de pobres. En ese territorio, el macrismo y el kirchnerismo definirán el 22 de octubre próximo cómo quedará configurado el mapa político de Argentina para los próximos dos años.

fRANCISCO

 Papa confirma que no vendrá a Argentina en 2018

El papa Francisco no viajará a Argentina en 2018, confirmó a EFE la oficina de prensa del Vaticano. La oficina de prensa zanjó así definitivamente algunas noticias sobre el posible viaje del pontífice argentino a su país el próximo año. El arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, aseguraba hace unos días que el papa Francisco visitaría Argentina en el corto plazo, aunque no daba fechas. Durante el vuelo hacia Colombia, el pontífice respondió a una periodista que le preguntó sobre ello que la visita al país aún no tiene fecha. En septiembre del año pasado, Francisco ya había anunciado en un mensaje en video dirigido al pueblo argentino que no viajaría en 2017 a Argentina porque sus compromisos de viaje de ese año ya estaban fijados. A finales de enero de 2018 está previsto que el Papa visite Perú y Chile, por lo que ya se hacía difícil que Francisco regresase a Latinoamérica ese mismo año, a pesar de que por el momento no tiene otros proyectos de viaje para el año que viene. A excepción de Irlanda para acudir al Encuentro Mundial para las Familias, aunque no hay aún anuncio oficial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)