ESPAÑA VOTA OTRA VEZ: EL PP LIDERA

Rajoy busca dos socios de coalición

Unidos Podemos, con Pablo Iglesias, insiste en una alianza con PSOE, pero hay obstáculos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mariano Rajoy en un acto del PP en Andalucía. Foto: AFP.

Los cuatro principales partidos políticos de España intentan marcar su territorio pensando, sobre todo, en mañana lunes, después que se hayan contado todos los votos y se tenga el nuevo escenario político exacto.

Si de algo están convencidos los líderes del Partido Popular (PP, centroderecha), Mariano Rajoy; del PSOE (socialistas), Pedro Sánchez; de la coalición Unidos Podemos (UP, izquierda, comunistas incluidos), Pablo Iglesias, y de Ciudadanos (liberales), Albert Rivera, es de que para formar gobierno habrá que pactar.

El Parlamento que salga tras los comicios del 26-J puede ser tan complicado, si no más, como el formado después de las elecciones del 20 de diciembre de 2015, tras las que han pasado seis meses sin acuerdos y, por tanto, con un Gobierno en funciones.

Hoy mismo, Rajoy, presidente de este Ejecutivo provisional y cuyo partido aparece como el más votado en todas las encuestas, ha manifestado su intención de sentarse con el PSOE y con Ciudadanos tras conocer el veredicto de las urnas la noche del domingo.

Aunque prefiere reuniones bilaterales, Rajoy, consciente de que habrá de sumar apoyos para poder seguir en el Gobierno, ha dicho: "Es evidente que tras el resultado electoral tendremos que hablar y la iniciativa la debe tener quien tenga más apoyos. Si yo soy el más votado, lo intentaré".

Para ello hace falta que reciba el encargo de formar Gobierno por parte del rey Felipe VI, de acuerdo con lo que prevé la Constitución española, y que se someta a la investidura, cosa que declinó tras los pasados comicios.

Entrevistado por el diario madrileño "El País", el socialista Sánchez promete "no vetar a ninguna fuerza del cambio", si bien arremete contra el líder de Podemos por la que califica de actitud de "intransigencia" y por su "soberbia".

Molesto por los intentos que hace el dirigente "podemita", excomunista declarado, para presentarse hoy como socialdemócrata —seña de identidad del PSOE—, Sánchez afirma: "No voy a permitir que Iglesias manosee la socialdemocracia".

Sumar.

La coalición Unidos Podemos, una amalgama que incluye a Izquierda Unida, cuya fuerza central es el Partido Comunista y grupos nacionalistas de diferentes regiones españolas, se sitúa en el segundo lugar, tras el PP, según las encuestas.

Sus dirigentes insisten en que el PSOE es su "aliado natural" y le piden sumar sus votos para lograr una mayoría parlamentaria en apoyo de un presidente que sería Sánchez o Iglesias, dependiendo de qué partido gane más escaños en esta jornada.

La cuarta fuerza política en liza, Ciudadanos, cree firmemente en un pacto que deje a Unidos Podemos al margen. Su líder, Albert Rivera, considera que un Ejecutivo del PP en solitario como fuerza más votada sería "un Gobierno débil" y que, además, "daría argumentos al populismo para que siga creciendo".

En una entrevista a la emisora Onda Cero, Rivera apostó por crear, tras el 26-J, una mesa de negociación "a tres" que reúna al PP, al PSOE y a su partido para hablar sobre proyectos de gobierno antes de ocuparse de quién ocupa qué cargo.

"Los sillones —argumentó—no pueden ser el bloqueo de un país. Sería inadmisible decirle a los españoles que España se bloquea porque uno dice que no acepta que el otro esté en la mesa".

Interés.

Pese a la repetición de las elecciones y a la compleja perspectiva que surge ante la nueva votación, el interés de los españoles por la política no declina.

Seis meses después, y por primera vez desde la restauración de la democracia, en 1977, se repiten las elecciones.

Según la directora de la firma de investigación sociológica MyWord, Belén Barreiro, el interés por la política no ha bajado desde las pasadas elecciones, cuando estaba muy alto, pero "lo que sí que está peor es la valoración de la situación política". En declaraciones a Efe, esta experta que dirigió el estatal Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) destaca el interés de los jóvenes, que están más movilizados que en los últimos comicios, frente a las generaciones mayores que lo estarían menos.

Sin embargo, afirma que el voto "lo tienen menos decidido que los mayores y menos decidido que el 20 de diciembre".

Una muestra de ese interés de los jóvenes por la política es el aumento de peticiones para votar por correo, que ha llegado a 1,45 millones, un 85,5 % más que en las pasadas elecciones del 20 de diciembre, según datos del Ministerio español de Interior.

No obstante, el interés por la política no equivale automáticamente a un aumento de la participación. Las encuestas apuntan a una abstención en torno al 30 %, tres puntos más que hace seis meses, cuando se situó en el 26,79 % del padrón.

Felipe González advirtió que nada tienen que ver con Unidos Podemos.

El llamado al voto a los progresistas, socialistas y reformistas constituyó el grito de todos los dirigentes socialistas en la jornada final de la campaña, el viernes. El expresidente del Gobierno Felipe González se incorporó al final de la movilización del PSOE. El mensaje fue inequívoco para alertar de que poco o nada tienen que hacer los socialistas del brazo de Podemos, el partido liderado por Pablo iglesias que se asoció con Izquierda Unida en estas elecciones.

"Nosotros los socialistas no podemos tener como socios a quienes quieren trocear España". Este fue el mensaje de González, que acompañó a Pedro Sánchez en un mitin en una plaza del barrio de Villaverde, en el sur de Madrid, en el punto final de la movilización. Bajo una carpa le escucharon vecinos, militantes de las agrupaciones de la zona y españoles originarios de países latinoamericanos que aplaudieron con fuerza las alusiones de González a los países de América Latina.

La pugna del voto en disputa abierta con Podemos estuvo presente en el discurso del líder socialista, que llevó a la campaña el triunfo del Brexit en el Reino Unido para alertar de lo que traen los populismos, sea cual sea su orientación ideológica. Por un lado, no a las políticas austericidas, dijo González, pero tampoco a los rupturismos. Los destinatarios de las críticas, trasplantadas a España, son el Partido Popular y Podemos.

Las encuestas situan al PSOE tercero en intención de voto.

PROPUESTAS PARA GOBERNAR.

Economía es centro de discusión.

La economía de España es uno de los puntos centrales de los programas de gobierno de los cuatro principales partidos y estuvo en el centro de la discusión en la campaña electoral, junto con el combate a la corrupción.

El Partido Popular se presenta ante la ciudadanía proponiendo la continuación de la política económica que ha aplicado en los últimos años, la que ha permitido que España vuelva al crecimiento y comience a reducirse el desempleo. El objetivo es llegar a 20 millones de empleados en 2020. En la lucha contra la corrupción, promueve llevar a la Justicia todos los casos y que dimita del partido quien es procesado.

El Partido Socialista Obrero Español plantea medidas para reducir a la mitad la actual tasa de desempleo en un periodo de gobierno, derogar la Reforma Laboral del Partido Popular y crear un mercado laboral más eficiente, así como tener estabilidad presupuestal. Plantea un plan de lucha contra el fraude fiscal y medidas contra los paraísos fiscales.

Unidos Podemos propone declarar la emergencia social, aplicar una renta mínima garantizada de 600 euros y derogar la reforma laboral. Plantea medidas contra la corrupción, reforzando la Justicia e introduciendo nuevos delitos. Prohibición a ministros y altos funcionarios, tras dejar el cargo público, para entrar en los consejos de administración de las grandes empresas.

Por su parte, Ciudadanos objeta la reforma laboral del Partido Popular y promueve la eliminación de los contratos de trabajo temporales y que haya contratos estables con indemnizaciones, así como un seguro contra los despidos. Propone la lucha frontal contra la corrupción con normas de transparencia y mayor rendición de cuentas en el ámbito público.

Más allá de que los españoles conocen las políticas que impulsa cada partido, porque fueron ampliamente expuestas para las elecciones de diciembre pasado, en realidad los programas fueron eclipsados en gran parte de la movilización electoral por las conjeturas y discusiones sobre la formación de coaliciones para gobernar.

Los cuatro partidos han usado sus sitios web para difundir sus propuestas, además de hacerlo en los actos públicos. El Partido Popular presenta en su sitio sus propuestas y las de los otros tres partidos, haciendo comparaciones y comentarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)