Las dos potencias parecen reeditar la Guerra Fría en un balance conflictivo

Putin aumenta su arsenal nuclear y desafía a EE.UU.

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció ayer que Rusia reforzará su arsenal nuclear en respuesta a la decisión de Estados Unidos de continuar con sus planes de desplegar en Europa su escudo antimisiles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Putin hizo anuncios de rearme tras reunirse con altos mandos militares. Foto: Foto: Reuters.

"Desarrollaremos sistemas de defensa antimisiles pero en primer lugar, como hemos dicho en numerosas ocasiones, desarrollaremos sistemas ofensivos capaces de superar cualquier escudo", declaró Putin, citado por medios locales.

Durante una reunión gubernamental sobre la industria militar, Putin subrayó que "Rusia adoptará la necesarias medidas de respuesta para el fortalecimiento del potencial estratégico de sus arsenales nucleares".

El mandatario ruso destacó que en los últimos tres años las empresas de defensa rusas han diseñado y ensayado "de forma exitosa" una serie de armas capaces de hacer frente a un sistema escalonado antimisiles como el norteamericano.

"Esos sistemas ya comenzaron a entrar en servicio este año en las Fuerzas Armadas", dijo.

Tensión.

El líder ruso volvió a arremeter contra EE.UU. por seguir adelante con sus planes después del acuerdo alcanzado con Irán sobre su controvertido programa nuclear.

"Nos dijeron que el escudo y su segmento europeo están dirigidos a la defensa de los misiles balísticos iraníes. Sin embargo, ahora sabemos que la situación con el problema iraní ya está arreglada y se firmó el correspondiente acuerdo", dijo.

Denunció que "las referencias a la amenaza de los misiles iraníes y norcoreanos simplemente ocultan los auténticos planes y su auténtico objetivo que es neutralizar el potencial estratégico y nuclear de otros países".

En su opinión, el principal objetivo del escudo es Rusia y su arsenal nuclear, que incluye la aviación estratégica, los misiles intercontinentales y los submarinos atómicos, tríada que permite a Moscú mantener la paridad estratégica con Estados Unidos.

De esa forma, agregó, EE.UU. "quiere lograr una decisiva superioridad militar con todas sus consecuencias".

Putin, que ha advertido en numerosas ocasiones que nunca permitirá la hegemonía estratégica de Estados Unidos sobre Rusia, acusó a Occidente de no atender las preocupaciones rusas y de ignorar sus propuestas de cooperación en ese ámbito. "Hemos dicho en numerosas ocasiones que tales acciones las vemos como intentos de minar la actual paridad en el terreno del armamento nuclear y, en resumen de cuentas, arruinar todo el sistema de estabilidad regional y global", señaló.

Putin ha instado en muchas ocasiones a Washington a renunciar al despliegue de su escudo antimisiles, que tiene elementos en Rumania, Bulgaria, Polonia y España, al considerar que es una amenaza directa para la seguridad de Rusia.

En los últimos años el presidente ruso ordenó reforzar el presupuesto en defensa con el fin de modernizar las Fuerzas Armadas, en especial sus misiles balísticos de emplazamiento marítimo (Bulavá) y su alicaída flota de buques y submarinos, la más afectada por la desintegración soviética.

Putin no ha dudado en calificar de "impresionantes" estos planes de rearme del Ejército, que debe recibir este año más de 50 nuevos misiles intercontinentales capaces de superar el escudo norteamericano.

Los planes militares de Estados Unidos y la expansión de la OTAN hacia sus fronteras, son las principales amenazas incluidas en la nueva doctrina militar aprobada en diciembre pasado por Putin.

¿Complot?

Los medios de comunicación egipcios agitaban la teoría de un "complot angloestadounidense", respondiendo así a las capitales occidentales que han privilegiado públicamente la tesis de un atentado del grupo yihadista Estado Islamíco (EI) en el siniestro del avión ruso.

Gran Bretaña y Estados Unidos fueron los primeros países en evocar la hipótesis de un acto "terrorista" para explicar el siniestro del Airbus de la compañía rusa Metrojet, que el 31 de octubre despegó con destino a San Petersburgo (Rusia) desde Sharm el Sheij (Egipto) con 224 personas a bordo, la mayoría rusos. Luego, después que Moscú cambiara radicalmente de idea el sábado, Francia, Israel y otros países admitieron la hipótesis de una bomba colocada en el interior del aparato.

Los medios egipcios, en su gran mayoría, comenzaron a hablar inmediatamente de un "complot angloestadounidense" destinado a "vengarse" del acercamiento entre El Cairo y Moscú, que ha quedado patente por las numerosas visitas al presidente ruso Vladimir Putin por parte de su homólogo egipcio Abdel Fatah al Sisi, después de que éste derrocara a su antecesor electo, el islamista Mohamed Mursi, en julio de 2013.

El presidente de Egipto alertó sobre extremismos.

El presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi, alertó que los "países árabes" están expuestos al grave peligro de las ideologías extremistas. Sisi alertó a que naciones árabes "están atravesando peligros reales a causa de grupos que adoptaron ideologías extremistas y que buscan aprovecharse de la situación actual en la región para empujar a esos países hacia el caos y la división". "Pero el pueblo egipcio rechazó tales tentativas", añadió Sisi en la cumbre de jefes de Estado de América del Sur-Países Árabes (ASPA).

Moscú media entre régimen de Asad y los rebeldes sirios.

Rusia abordó ayer con Irán y con representantes de la oposición moderada en Siria la necesidad de iniciar un diálogo político con el régimen sirio de Bashar al Asad. El viceministro de Exteriores ruso, Mijaíl Bogdánov, se reunió con su colega iraní, Hoseín Amir, y con el jefe del Frente Popular para el Cambio y la Liberación y la Coalición de Fuerzas Pacíficas por el Cambio, Qadri Yamil. Según la Cancillería rusa, los tres abogaron por coordinar los esfuerzos para el "pronto lanzamiento de un proceso de diálogo entre el Gobierno sirio y un amplio abanico de la oposición siria". Ese diálogo se basaría en el comunicado de Ginebra de 2012 —una transición política con participación de ambos bandos— respaldado por la comunidad internacional. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reconoció que uno de los principales escollos es la elaboración de una lista de organizaciones terroristas, que debe ser consensuada en el curso de la reunión sobre Siria que tendrá en Viena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)