polémica

En Puerto Rico proponen multar a padres de niños obesos

El polémico proyecto de ley ya fue presentado y es una iniciativa para luchar contra el elevado índice de obesidad infantil en Puerto Rico: si durante un período determinado el niño obeso no baja de peso se multará a los padres y se los acusará de maltrato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Obesidad en las niñas puede adelantar pubertad.

Un senador puertorriqueño ha presentado un proyecto de ley para multar a los padres de los niños obesos, una iniciativa que despertó todo tipo de críticas en la isla, que sufre de un elevado índice de obesidad infantil.

La polémica fue tal que el senador, Gilberto Rodríguez Valle, tuvo que salir al paso y en declaraciones a la prensa decir que estaba dispuesto a revisar su propuesta.

Su iniciativa, que se tramita en el Senado, propone multar a padres de niños obesos y acusarlos de maltrato si durante un período determinado los menores no muestran mejoras en su condición física.

"No es la forma correcta de hacerlo. Va a traer complicaciones porque hay nenes obesos por complicaciones médicas y factores genéticos", dijo al diario El Nuevo Día Ricardo Fontanet, presidente de la Academia Americana de Pediatría en Puerto Rico.

La propuesta establece que el Departamento de Educación sea el responsable de identificar los casos en mayor riesgo de obesidad infantil que no sean producto de una condición de salud preexistente o aleatoria y orientar a los padres sobre las consecuencias de ese mal.

Según el proyecto, que se debate en el Senado, si a los seis meses considera que el menor no ha mejorado, el trabajador social podrá remitir el caso al Departamento de la Familia.

Si pasado un período similar sigue sin haber mejora se propone multa a los padres o encargados del niño con 500 dólares. Si seis meses después tampoco hay progreso, se impondría otra multa de 800 dólares.

Sin embargo, el senador José Luis Dalmau defendió la idea y argumentó de que un niño obeso "es un problema de salud y puede convertirse en una carga económica porque podría desarrollar enfermedades del corazón, diabetes y otras" patologías.

A su juicio, "tiene que haber consecuencias para los padres de niños obesos".

La nutricionista Milly García, recordó que gran parte de la culpa de la elevada obesidad infantil no recae sobre la actitud de los padres sino sobre las dificultades económicas.

"Que la mitad (de los casos de obesidad infantil) esté relacionada a estilos de vida no da derecho a entrar en estos espacios. Esto no es maltrato, es una enfermedad", defendió.

En la exposición de motivos de la propuesta se apunta que la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública de más alto crecimiento en el siglo XXI.

"Es una realidad innegable que lamentablemente estamos viviendo una etapa social donde la familia vive muy desconectada. Los padres trabajan demasiado y caen presos del estrés brindándole cada vez menos atención a sus niños", añade.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)