CRISIS POLÍTICA EN ESPAÑA

El PSOE se quiebra y Rajoy espera pescar en río revuelto

Crisis de socialistas españoles pone a prueba liderazgo de Pedro Sánchez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sanchez: centro de la peor crisis del PSOE en las últimas décadas. Foto: AFP

Los socialistas españoles se encontraban ayer jueves inmersos en una lucha fratricida tras el intento de forzar la dimisión de su líder Pedro Sánchez, mientras Mariano Rajoy espera sacar tajada de esto para volver a ser presidente del Gobierno.

Sánchez se niega a dimitir y reunió ayer en la sede central del PSOE en Madrid a lo que queda de la ejecutiva federal, del que el miércoles dimitieron en bloque 17 miembros críticos con su gestión.

Los renunciantes y otros dirigentes socialistas discrepan con la estrategia de Sánchez de intentar formar un gobierno alternativo al de Rajoy, líder del Partido Popular (PP) y presidente en funciones desde diciembre. Y le piden, además de su renuncia, que permita gobernar al PP para darle tiempo al PSOE de fortalecerse desde la oposición después de cosechar en el último año los peores resultados electorales de su historia a nivel nacional y en las regiones de Cataluña, País Vasco y Galicia.

Sin embargo, Sánchez, que es el primer secretario general del PSOE en haber sido electo de manera directa por las bases, ha apostado por solicitar unas primarias el 23 de octubre, en las que la militancia renueve su liderazgo.

Más allá del futuro inmediato de Sánchez, la pregunta está en ver si esta grave crisis en el PSOE desbloquea la situación política en España.

El PP ganó sin mayoría absoluta los comicios legislativos, por lo que necesita apoyos externos para gobernar.

Hasta el momento no ha logrado sacar adelante la investidura de Rajoy por la oposición frontal de Sánchez, que jura y perjura que no entregará el gobierno a un partido que hizo recortes en los años de la crisis y está implicado en graves casos de corrupción.

Si no hay un acuerdo para el 31 de octubre, se tendrán que convocar nuevas legislativas, las terceras en un año, algo nunca visto en España.

Ante el debilitamiento de Sánchez, artífice de este "no" rotundo a Rajoy, el politólogo Pablo Simón cree no obstante que "las probabilidades de que no haya terceras elecciones se han incrementado". Y añade que el líder socialista se ha quedado "muy solo", ya que "ha perdido todos sus apoyos internos orgánicos al margen de la militancia" y "no tiene apoyo ni de grupos mediáticos ni de grupos políticos".

Sánchez, al frente de la segunda bancada en el Parlamento, ha defendido su voluntad de explorar un gobierno alternativo. Para ello necesitaría el apoyo del mayor rival del PSOE en la izquierda, Podemos, y de los nacionalistas catalanes, que exigen un referendo de independencia rechazado de plano por los socialistas.

La influyente presidenta socialista de Andalucía, Susana Díaz, censuró esas opciones, afirmando sin nombrar a Sánchez que últimamente "ha habido exceso de temeridad y de aventurismo".

"Ha habido compañeros que se han cegado por los fogonazos de esos partidos nuevos (...) eso nos ha hecho perder la perspectiva de lo que es el PSOE" y "nos ha pasado factura" en las urnas, donde el partido ha sufrido "una cadena de derrotas", añadió en un discurso en Sevilla.

El ascenso de "Pedro el guapo"

Apodado "Pedro el guapo", el jefe de los socialistas españoles, Pedro Sánchez, es un profesor de economía de 44 años. Era prácticamente un desconocido cuando en julio de 2014 tomó las riendas del PSOE, gracias a las primeras elecciones internas en los 137 años de historia del partido. De 1,90 de estatura, cabello oscuro y siempre impecablemente vestido, Sánchez está casado y es padre de dos hijas. Viene de una familia acomodada, de padre empresario y madre abogada. Amante de la política desde joven, fue concejal municipal en Madrid de 2004 a 2009, y desde entonces ocupa un escaño en el Congreso.

Para entender el bloqueo político

España atraviesa una tormenta política sin precedentes desde la muerte del dictador Francisco Franco en 1975: carente de Gobierno desde hace nueve meses, bajo la amenaza de secesión de Cataluña y con el histórico PSOE al borde de la implosión.

El bloqueo comenzó en las legislativas de diciembre de 2015, cuando el PP logró 123 diputados de los 350 de la Cámara, pero sin mayoría para gobernar. Si no se conforma un gabinete para el 31 de octubre, se convocará a nuevas elecciones en diciembre.

Pedro Sánchez, líder del PSOE, enfrentó el miércoles la dimisión en bloque de una parte de la dirección, que buscaba forzar su salida. Los "barones", poderosos dirigentes regionales del partido, le echan en cara los fracasos electorales en las legislativas.

El surgimiento de Podemos, izquierda radical, en parte explica la crisis del PSOE: la formación de Pablo Iglesias, surgida en 2014, ha captado los votos de los electores socialistas decepcionados por una dirigencia que considera muy cercana al poder establecido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)