EL LABERINTO POLÍTICO ESPAÑOL

El PSOE dividido sobre propuesta de Podemos

Los socialistas se sienten presionados por los radicales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Iglesias junto a Felipe en una ronda de consultas para proponer un candidato. Foto: EFE.

Podemos presiona a los socialistas españoles para formar gobierno, al tiempo que muestra su desconfianza sobre las intenciones de sus potenciales socios, agravando una incertidumbre que empieza a sembrar la impaciencia en círculos económicos.

"No hay tiempo que perder", insistió ayer en El País de Madrid el jefe de este partido de izquierda radical, Pablo Iglesias, un mes después de las legislativas. Llamó al líder del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, a mostrarse "a la altura", aprovechando la oportunidad "histórica" para formar un gobierno del cambio tras la sorpresiva decisión del jefe del ejecutivo conservador saliente, Mariano Rajoy, el viernes, de no presentarse por ahora a la investidura.

El Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy fue el más votado en las generales del 20 de diciembre, pero con sólo el 28,7% de los sufragios, lo que no es suficiente para lograr la investidura en el Parlamento.

El PP no tiene aliados ya que Ciudadanos (centro liberal) rechaza apoyarlo, reprochándole los numerosos escándalos de corrupción que empañaron su mandato.

Pablo Iglesias habló en la tarde del domingo con Pedro Sánchez, al que propuso el viernes dirigir un gobierno del que él sería vicepresidente y en el cual su partido tendría ministerios clave.

La proposición, anunciada a la prensa sin que Sánchez hubiese sido advertido y presentada como un favor al PSOE, tras cosechar "el peor resultado electoral de su historia", fue percibida como un insulto por numerosos socialistas. El partido calificó la maniobra de "chantaje".

Aunque, según el comunicado conjunto, la conversación entre Sánchez e Iglesias fue "cordial", el líder socialista aprovechó la ocasión para decirle a Iglesias que hay que ponerse de acuerdo sobre el programa antes de repartir ministerios. Y este lunes, algunos socialistas insistían sobre el hecho de que su partido piensa hablar no sólo con Podemos sino también con Ciudadanos.

Pablo Iglesias mantuvo la presión este lunes recordando que los votos recibidos por su partido asociados a los de sus aliados eco-comunistas son más numerosos que los del PSOE: 6 millones frente a 5.

"Garantía".

"Es importante que nos pongamos a trabajar ya en un gobierno de progreso y un gobierno de cambio", insistió en la radioemisora Cadena SER, afirmando que quiere evitar que los socialistas se encierren "en el búnker con PP y Ciudadanos", ya que el PSOE "en estos momentos estaría dispuesto a poner su firma en cualquier papel" para alcanzar el poder.

La presencia de Podemos "es la única garantía de que el Partido Socialista va hacer que las cosas que dice", añadió.

E insistió en que las negociaciones se hagan con transparencia para evitar "la traición, las filtraciones falsas y el doble juego". "Nunca lideraré un gobierno basado en las desconfianza", respondió Sánchez en su cuenta de Twitter, mientras que César Luena, uno de sus lugartenientes, insistió en que "no vamos a formar gobierno a cualquier precio".

Los españoles preferirían que llegaran a un acuerdo más que volver a tener que acudir a las urnas, según dos sondeos publicados por la Cadena SER y el rotativo conservador ABC. Ambos auguran que unas nuevas elecciones no cambiaría la relación de fuerzas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)