Dos partidos de fútbol cancelados por supuestas amenazas terroristas

La psicosis por posibles ataques

El atentado más grave de la historia de Francia sigue provocando una suerte de psicosis en la población de ese país y buena parte de Europa por temor a que ocurran episodios parecidos. Ayer, la Torre Eiffel cerró por unas horas y dos partidos de fútbol fueron suspendidos por supuestas amenazas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policías custodiaron el predio del estadio londinense.

Sobre la noche europea de ayer, las autoridades alemanas cancelaron el partido de fútbol amistoso que iba a enfrentar a Alemania y Holanda en Hannover ante el temor a que se produjera un atentado islamista, aunque por el momento no se han hallado explosivos.

El responsable de Interior del estado federado de Baja Sajonia, Boris Pistorius, afirmó que, aunque el operativo policial sigue en marcha, las fuerzas de seguridad no se han incautado de ningún artefacto explosivo ni se ha practicado ninguna detención.

La Policía de Hannover confirmó en un comunicado después de que se cancelara el encuentro, que se investigaron varios objetos sospechosos y no se encontró ningún explosivo.

No obstante, el ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière, justificó la decisión "dura" y "amarga" de suspender el encuentro por la serie de indicios que se habían ido acumulando a lo largo de la tarde en Hannover.

La decisión ha sido "dura", pero "en tan difícil situación tiene prioridad la seguridad de la gente", argumentó.

El ministro reconoció que la decisión se había tomado "tarde" —hora y media antes del inicio del partido y con espectadores ya en el estadio— pero explicó que los indicios se habían ido consolidando a lo largo de la tarde y que "no fue posible antes".

Anteriormente, el jefe de Policía de Hannover, Wolker Kluwe, aseguró en declaraciones a la televisión pública "ARD" que había "indicios concretos" de un posible ataque terrorista con "explosivos".

Además del estadio, evacuaron de manera parcial la estación central de Hannover y desalojaron el salón de conciertos TUI Arena. Estaba previsto que en este lugar, con capacidad para 14.000 personas, tocara una banda alemana.

En el estadio londinense de Wembley, en tanto, jugaron un amistoso Francia e Inglaterra. Centenares de policías armados custodiaron el predio del escenario, adonde asistió el primer ministro británico David Cameron. Al encuentro asistieron 80.000 personas quienes entonaron el himno francés.

Otros hechos.

El sábado la orden fue clara: los espacios turísticos más convocantes de Francia debían ser cerrados al público para evitar más tragedias. Por eso, el Museo del Louvre, Disneyland y la Torre Eiffel cerraron sus puertas.

Ayer, tres días después de esa petición y tras haber sido reabierta el lunes, la Torre Eiffel volvió a cerrar al público debido a la organización de su nuevo dispositivo de seguridad en el lugar y de las medidas de vigilancia internas, según un comunicado de la empresa que gestiona ese monumento (SETE).

Sobre la noche, volvió a abrir sus puertas. La dirección se disculpó con los visitantes y recordó que la torre iba a volver a iluminarse con los colores de la bandera francesa en la noche de ayer y en la noche de hoy.

El miedo y la alarma también se instaló en algunas aerolíneas comerciales.

Un vuelo de Spirit con destino a Chicago salió ayer con retraso porque cuatro personas fueran sacadas del avión justo antes de despegar después de que otro pasajero alertara a la tripulación de que estaban teniendo una "actividad sospechosa". Las autoridades de Maryland, donde está Baltimore, aclararon poco después que ninguno de los pasajeros interrogados había sido arrestado o acusado de ningún delito.

Otro episodio similar, que llegó a las alertas de las principales televisiones del país, ocurrió en un vuelo de British Airways que partió de Londres con destino a Boston.

Al principio se dijo que una persona había tratado de entrar a la cabina del piloto, pero después se supo que se trataba de una mujer "intoxicada" que había intentado abrir una de las salidas del aparato.

Tras los ataques de París, el Metro de Washington desplegó patrullas adicionales y mantendrá esa presencia policial reforzada por plazo indeterminado.

EFECTOS DEL ATAQUE.

Presupuesto - El bloque ayudará a Francia.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, dijo ayer que el ejecutivo de la Unión Europea podría ofrecerle a Francia margen en su presupuesto para considerar prioridades de seguridad tras los ataques del viernes en París. El bloque reevaluará el presupuesto francés a la luz del gasto nuevo por los atentados.

Sinaí - Avión explotó por una bomba.

Rusia confirmó ayer que la caída de un avión ruso en el Sinaí egipcio el 31 de octubre fue provocada por una bomba, prometió "castigar" a los responsables y anunció que intensificará los bombardeos en Siria. Los servicios secretos rusos ofrecieron 50 millones de dólares a quién ayude a "identificar a los terroristas". El atentado fue reivindicado enseguida por el Estado Islámico.

Seguridad - Más protección, pero menos libertad.

Tras los atentados terroristas del pasado viernes en París, ocho de cada diez franceses aseguran estar dispuestos a que haya más controles y una cierta limitación de sus libertades a cambio de un incremento de la seguridad, según indica un sondeo difundido ayer. La encuesta la hizo el instituto demoscópico Ifop para el diario "Le Figaro".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)