La acusación fiscal apaciguó los ánimos, pero el sábado hubo incidentes

Tras protestas en Baltimore se levantó el toque de queda

La alcaldesa de Baltimore puso fin ayer domingo al toque de queda vigente desde el martes en toda la ciudad entre las 22:00 y las 5:00 horas, tras una noche de saqueos e incendios por la muerte de un joven negro que sufrió lesiones fatales mientras estaba bajo custodia policial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un manifestante que hacía su reclamo pacífico fue gaseado por un policía.

Stephanie Rawlings-Blake aseguró que ya ha regresado una calma suficiente a Baltimore, que permite levantar la medida restrictiva, implantada a raíz de la violencia generada tras la muerte del joven de 25 años Freddie Gray.

"Mi objetivo ha sido siempre no tener vigente el toque de queda un día más de lo necesario. Creo que hoy hemos llegado a ese punto", comentó la alcaldesa en su cuenta de Twitter.

El inesperado anuncio hecho el viernes por la oficina del fiscal de la ciudad, de que presentaría cargos criminales contra los seis policías implicados en el arresto de Gray, ayudó a rebajar la irritación por la muerte.

otra manifestación.

Miles de manifestantes se congregaron el sábado pasado en Baltimore para denunciar la brutalidad policial y exigir justicia tras la muerte del joven negro Freddie Gray, un día después de la inculpación de seis policías por ese crimen.

"Sin justicia no hay paz", gritaron los manifestantes al inicio de una marcha desde el lugar donde Gray fue detenido hasta la alcaldía de Baltimore.

"Todos nosotros hemos experimentado la brutalidad policial y queremos cambios", dijo un hombre negro que sólo se identificó como Phil. Entre 2.000 y 3.000 personas, muy por debajo de las 10.000 que esperaban los organizadores, participaron en la marcha que se cumplió en calma.

Esta ciudad portuaria de 620.000 habitantes, ha sido escenario de protestas casi cotidianas desde la muerte de Gray el 19 de abril pasado, producto de una lesión grave durante su traslado en un vehículo policial.

"Los jóvenes no son delincuentes", "no hay paz en nuestras almas", se podía leer en algunas pancartas frente a la alcaldía, donde los manifestantes acudieron en respuesta al llamado de los abogados de la causa negra Black Lawyers for Justice, cuyo líder, Malic Shabazz, es un exintegrante del movimiento radical Panteras Negras. Shabazz, quien entonó consignas junto a los manifestantes, pidió a la fiscal que no les dé la espalda a los jóvenes manifestantes y al gobernador del estado de Maryland, Bob Hogan, que ponga fin al toque de queda.

Pese a ese llamado, la alcaldía extendió por una noche más el toque de queda que ha regido desde el martes. Tras el comienzo de la medida, la Policía realizó algunos arrestos de manifestantes que permanecieron en las calles.

La Guardia Nacional, llamada para reforzar la seguridad desde que estallaron los disturbios el lunes, movilizó a unos 3.000 efectivos el sábado "para garantizar la calma en Baltimore", indicó en su cuenta Twitter.

LOS ACUSADOS.

Suspendidos de sus funciones pero con goce de salario, los seis uniformados fueron interrogados antes de ser liberados durante la noche del viernes con fianzas de entre 250.000 y 350.000 dólares, según documentos judiciales.

Los policías serán presentados ante la Justicia el 27 de mayo, para una audiencia preliminar.

Las inculpaciones —por asesinato en el caso de uno de los policías— fueron celebradas por la familia de la víctima y en el barrio de Baltimore más golpeado por la violencia del lunes, los habitantes recibieron con alegría la decisión.

"Hace mucho que esperábamos esto", declaró Dexter Dillard, de 47 años, en la esquina de las calles West North y Pennsylvania, donde un supermercado fue saqueado e incendiado durante en los peores disturbios en Baltimore desde los años 1960.

Por su parte, el abogado del sindicato de policías denunció la decisión de la fiscal como precipitada. "Jamás vi tal afán de juzgar", denunció Michael Davey, abogado del sindicato de la Orden Fraternal de la Policía de Baltimore, que representa a los seis inculpados. El sindicato también escribió una carta abierta a la fiscal denunciando "conflictos de interés" y reclamando un "fiscal especial independiente".

Según la investigación y la autopsia, Gray murió de una "herida que fue fatal para él cuando no usaba cinturón de seguridad en la van de la Policía donde fue subido" con las manos y los pies atados y que paró tres veces, detalló Mosby. Para la fiscal, de 35 años y perteneciente a una familia de policías, los agentes "no pudieron proporcionar ninguna justificación" sobre el arresto y por ello tres policías serán imputados por haberlo arrestado "ilegalmente".

El presidente, Barack Obama, deseó el viernes que sea aclarada la muerte del joven.

A raíz de este hecho, otras manifestaciones tuvieron lugar el viernes en varias ciudades del país, incluida Nueva York. En la costa oeste, hubo episodios de violencia y decenas de arrestos en Oakland y Seattle. El drama en Baltimore y varios casos recientes, como en Ferguson, reavivaron tensiones raciales latentes en EE.UU. entre la comunidad negra y los uniformados.

Líder republicano se mostró indignado

n El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., el republicano John Boehner, aseguró que existe una crisis nacional como consecuencia del deterioro en las relaciones entre la comunidad negra y la policía, al comentar los disturbios ocurridos esta semana en Baltimore. "Lo creo. Si miras lo que ha ocurrido en el curso del último año, te tiene que hacer pensar", aseguró Boehner en una entrevista en el programa "Meet the Press" de la cadena NBC. Boehner se refería así a los casos recientes de abuso policial que se saldaron con fuertes protestas por las muertes de jóvenes negros. Recalcó que "los funcionarios públicos no deberían violar la ley" y señaló que "si los cargos (contra seis policías por la muerte de Gray) son ciertos, es indignante e inaceptable". [EFE]

campeona de tenis dijo sentirse muy apenada

La número uno del tenis mundial Serena Williams, declaró ayer que se siente triste por la muerte del joven negro Freddie Gray cuando se encontraba bajo custodia policial en Baltimore. El fallecimiento de Gray, de 25 años, ha provocado importantes manifestaciones y ha suscitado encendidos debates en el país de la célebre tenista. "Es una situación muy triste para todos los involucrados en ella", afirmó la tenista Serena Williams desde Madrid, donde ayer domingo se clasificó para la segunda ronda del torneo de tenis de la capital española.

"Es una pena lo que ha ocurrido, pero afortunadamente podemos continuar creciendo como nación y como país, y seguir adelante", añadió Williams. [AFP]

Un policía herido por un negro en nueva york

n Un policía fue herido gravemente el sábado en Nueva York al recibir un disparo en la cabeza mientras estaba en su auto en el barrio de Queens y un hombre negro sospechoso de ser el autor fue detenido, informaron la autoridades. El policía de 25 años, Brian Moore, "fue herido gravemente" señaló el alcalde de Nueva York Bill de Blasio. El policía fue operado y los médicos señalaron que su pronóstico es reservado. El hombre, que iba a pie, disparó contra los policías que empezaron a seguirlo por encontrar su comportamiento sospechoso. "Inmediatamente disparó antes de que pudieran salir del vehículo", dijo a la prensa el jefe de la Policía Bill Bratton. El agresor fue identificado como Demetrius Blackwell, un hombre negro de 35 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)