Crisis en Grecia

Primera huelga al gobierno de Tsipras

Grecia se hallaba ayer paralizada por una huelga general y por masivas manifestaciones contra la reforma del sistema de pensiones propuesta por el gobierno de izquierda de Alexis Tsipras bajo presión de los acreedores internacionales del país.

Unas 40.000 personas marcharon en Atenas y cerca de 14.000 en Salónica, indicó la Policía. En la capital, la Policía dispersó con gases lacrimógenos a manifestantes que habían arrojado cócteles molotov.

Se trata de la tercera huelga que enfrenta el gobierno de Tsipras, elegido hace un año con la promesa de poner fin a las políticas de austeridad exigidas por la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI para mantener a flote a este arruinado país de la zona euro. Pero Tsipras se vio obligado a aceptar en julio un nuevo plan, que incluye la reforma del sistema de jubilaciones, para obtener un rescate de 86.000 millones de euros.

Como consecuencia de la huelga, trenes, ferries y numerosos vuelos internos estaban paralizados.

Los hospitales se limitaban a atender las situaciones de emergencia, las estaciones de servicio estaban cerradas y no se veían taxis, que suelen abundar en Atenas.

La movilización dio lugar a una excepcional confluencia de sectores sociales, desde abogados hasta agricultores, que en los últimos días bloquearon carreteras con sus caravanas de tractores. En las marchas, se veía lado a lado a obreros y empleados de cuello blanco.

"Han masacrado a nuestra generación. Ya no podemos casarnos ni tener hijos", afirmaba Dina, dueña de una tienda de ropa en Atenas, que participaba en una protesta, denunciando los rescates y ajustes económicos que se suceden desde hace cinco años.

Muchos manifestantes llevaban globos negros sobre los que habían escrito: "Promesas al aire", en referencia al programa electoral del gobernante Tsipras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)