VIDEO

Primer aval del Senado al gabinete de Trump en medio de protestas

La confirmación de Jeff Sessions como fiscal general de Estados Unidos se convirtió ayer martes en el primer gran pulso entre grupos de derechos civiles y activistas hispanos con la administración del presidente electo Donald Trump y el nuevo Congreso de mayoría republicana.

  •  
WASHINGTONEFE Y REUTERS11 ene 2017

Estos grupos presionan desde hace días al Senado para que rechace la nominación de Sessions, senador republicano.

Sessions, a quien sus pares le negaron hace 30 años un cargo de juez federal por sus tendencias racistas, no ha moderado sus opiniones desde entonces e incluso ha calificado de antipatriotas a varias organizaciones defensoras de los derechos civiles. Sin embargo, ayer Sessions tildó de "falsas" algunas de las acusaciones que se han lanzado contra él, como que apoyó al grupo racista Ku Klux Klan, del que dijo que lo "aborrece" por "lo que representa y su odiosa ideología".

Sessions respondió preguntas en la audiencia de confirmación en el Senado, la primera de una serie para los funcionarios propuestos para integrar el gobierno de Trump desde el 20 de enero.

Tal es la tensión que genera su nombramiento que su intervención fue interrumpida en varias ocasiones por manifestantes que gritaron: "¡No a Trump, no a un EE.UU. fascista, no al Ku Klux Klan".

Sessions mostró nuevamente su oposición a la llegada de millones de inmigrantes indocumentados porque, a su juicio, contribuyen a disminuir los salarios de los estadounidenses y les hace más difícil encontrar un trabajo.

Además, dijo que DACA, el programa del presidente saliente Barack Obama que protege a unos 750.000 jóvenes de la deportación, es constitucionalmente "muy cuestionable", pero que su prioridad sería repatriar a aquellos que han cometido crímenes, pues el país "no es capaz" de "buscar y expulsar a todos los indocumentados".

Sessions, de 70 años, dijo que no está de acuerdo con impedir la entrada de musulmanes a Estados Unidos y sostuvo que el ahogamiento simulado es tortura y una práctica ilegal.

Durante la campaña, Trump dijo que el simulacro de asfixia o "submarino" era una técnica de interrogación eficaz. Al ser consultado sobre el procedimiento, Sessions dijo que es "ilegal usar el ahogamiento simulado o cualquier otra forma de tortura".

El fiscal general nominado por Trump habló sobre inmigración. Foto: Reuters

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.