TERRORISMO

Primer atentado de ISIS en Irán deja 13 muertos

Los Guardianes de la Revolución culpan a EE.UU. y Arabia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Varios civiles fueron tomados de rehenes, la policía mató a cuatro terroristas. Foto: Reuters

El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS) llevó ayer su campaña de terror a la capital iraní, Teherán, con dos ataques coordinados contra el Parlamento y el mausoleo del imán Ruholá Jomeiní —el fundador de la República Islámica en 1979—, causando al menos 13 muertos y casi medio centenar de heridos.

Los atentados, que tuvieron como blanco dos edificios simbólicos en el centro de Teherán, son los primeros reivindicados por el ISIS en Irán, país que ha logrado mantener la estabilidad pese a los conflictos que desangran Oriente Medio.

El primer grupo de terroristas, que atacó el mausoleo, estaba compuesto por dos personas: una se hizo explotar en los jardines del mausoleo y la otra fue abatida por la policía.

El segundo grupo, integrado por cuatro yihadistas, atacó el Parlamento. Dos se inmolaron y otros dos fueron abatidos. Los atacantes al Parlamento tenían entre 20 y 25 años e iban disfrazados de mujer.

Todos los yihadistas iban armados con fusiles Kaláshnikov, pistolas y explosivos, y abrieron fuego de forma indiscriminada.

En el Parlamento, los asaltantes tomaron a varios rehenes y mantuvieron en jaque a la policía durante casi cinco horas, durante las que los disparos fueron constantes.

La situación fue primero controlada en el mausoleo, mientras que en el Parlamento la operación para reducir a los asaltantes se prolongó debido al gran número de civiles atrapados en el interior.

Además de estas dos células terroristas, una tercera fue detenida antes de que cometiera alguna acción en Teherán.

El ISIS, de la rama suní del islam, había amenazado en varias ocasiones a Irán, de mayoría chií, que en los últimos meses desmanteló algunas células yihadistas.

En la reivindicación, difundida por su agencia Amaq, el grupo yihadista anunció que ambos ataques fueron cometidos por "combatientes", entre ellos suicidas. Amaq también publicó un breve e inusual vídeo, supuestamente filmado en un despacho del Parlamento, que muestra a un hombre armado y a una persona muerta con una herida de bala.

Los ataques fueron condenados de forma unánime por la comunidad internacional, desde Rusia y países vecinos a Irán, hasta la Unión Europea y Estados Unidos.

El líder supremo de Irán, Alí Jameneí, aseguró que los atentados "no influirán en la voluntad del pueblo iraní y de sus responsables", que derrotarán "pronto" a los terroristas. En la misma línea, el presidente, Hasan Rohaní, subrayó que "la nación iraní neutralizará todo complot enemigo a través de la unidad" y reforzará "su determinación en la lucha contra el terrorismo". Irán respalda al régimen sirio, junto a Rusia, en su lucha contra la oposición armada y los extremistas del ISIS, al que también combate en Irak mediante milicianos chiíes.

"Venganza".

Por su parte, los Guardianes de la Revolución, el ejército de elite iraquí, acusaron a Arabia Saudita, rival regional de Irán, y a Estados Unidos, que no mantienen relaciones diplomáticas con Teherán, de haber "ordenado a sus marionetas" que lleven a cabo estos atentados. En un comunicado, señalaron que los atentados tuvieron lugar tras el encuentro del presidente Donald Trump con "el jefe de uno de los gobiernos reaccionarios de la región, que siempre ha apoyado a los terroristas", en alusión a Arabia Saudtia. "La reivindicación de Dáesh (acrónimo árabe de Estado Islámico) demuestra que están implicados", agregaron, prometiendo no dejar "nunca sin venganza la sangre de inocentes derramada".

Golfo: Trump ofrece mediar.

El presidente Donald Trump habló ayer miércoles con el emir de Catar y ofreció mediar en la crisis con los vecinos del emirato en el Golfo Pérsico. "El presidente ofreció ayuda para que las partes resuelvan sus diferencias; inclusive con una reunión en la Casa Blanca", dijo la propia Casa Blanca. Trump habló con el Sheikh Tamim bin Hamad Al-Thani, cuando Catar enfrenta el bloqueo de los países del Golfo, liderados por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes.

Los vecinos de Catar lo acusan de apoyar a los grupos yihadistas, sus nexos con Irán y la financiación de la cadena Al Jazeera, que con frecuencia critica a los gobiernos del Golfo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)