MIGRACIÓN EN EUROPA

Primer año del pacto migratorio que Turquía usa para amenazar

Drástica caída en la cifra de refugiados que llegan a Europa en los últimos doce meses. Sigue la tensión por acusación de “nazi” a la canciller Merkel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Acuerdo europeo sobre migración cumple un año en medio de la polémica. Foto: AFP

Hoy lunes 20 de marzo se cumple un año de la firma del acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía para frenar la ola migratoria a Europa. Sin embargo, este primer aniversario no llega en buen momento. Mientras la UE defiende la vigencia del acuerdo y buen funcionamiento, Turquía amenaza con hacerlo caer cada vez que surgen tensiones con el bloque europeo.

La Comisión Europea (CE) reiteró su apoyo al acuerdo e indicó que espera que ambas partes cumplan con sus compromisos, en respuesta a la amenaza turca, tras la crisis diplomática entre Turquía y Holanda por el rechazo holandés a que ministros turcos realizaran mítines electorales en su territorio.

Las cifras son contundentes: gracias al acuerdo, las entradas diarias desde Turquía a las islas griegas se han reducido un 98%, pasando de 10.000 en octubre de 2015, en plena crisis migratoria, a 43 en la actualidad, según el último informe de la CE, publicado a principios de marzo. Por otra parte, el número de personas fallecidas en la ruta del Egeo ha disminuido de 1.100 en 2015 a 70 en el último año. Además, desde la entrada en vigor del acuerdo se han producido 849 retornos de personas desde las islas griegas a Turquía y 3.565 sirios han sido trasladados desde Turquía a la UE.

Para expertos como Stefani Weiss, del centro de estudios Bertelsmann Stiftung, el acuerdo fue "la mejor solución que se podía lograr" para gestionar una situación que se encontraba fuera de control, con cerca de un millón de personas llegadas a la UE en 2015.

Weiss indicó a EFE que el pacto, pese a las cuestiones que puede plantear desde el punto de vista ético, ha facilitado además una vía legal de entrada a los refugiados de Siria y ha ayudado a frenar los muertes en el mar Egeo. Sin embargo, según la misma experta, "no debe ser un modelo para afrontar el problema migratorio en el Mediterráneo central", que se ha convertido en la principal preocupación de la UE en la actualidad, por la llegada masiva desde Libia de inmigrantes que en su mayoría no tienen derecho al asilo.

Weiss añade que pese a las reiteradas amenazas de Turquía de reevaluar el pacto —la última vez hace solo unos días por la crisis diplomática con Holanda— a Ankara no le interesa romperlo, no solo por la fuente de ingresos que representa, sino porque al país no le conviene una "ruptura drástica" de los lazos con la UE.

Por su parte, el director de la organización VoteWatch Europe, Donu Frantescu, explicó a EFE que "la opinión actual en Europa es favorable a reducir el número de llegadas de refugiados, que es el objetivo del acuerdo con Turquía".

Añade que "en la actualidad, la mayoría de los partidos políticos dominantes en Europa lo han apoyado, también porque tienen que encontrar una manera de contener el aumento de los partidos políticos de extrema derecha contrarios a la inmigración".

Según Frantescu, "hay un consenso amplio entre los partidos de centro-izquierda y de centro-derecha para apoyar el acuerdo", e incluso los partidos socialistas, que hace unos años lo criticaban, ahora "son más favorables, sobre todo porque ven en las encuestas cómo la crisis de refugiados les ha afectado en los últimos dos años".

Admite, por otro lado, que el deterioro de las relaciones entre Turquía y países europeos como Holanda y Alemania puede complicar la aplicación del pacto en el futuro.

El pacto con Turquía, muy criticado en su momento por las organizaciones humanitarias, incluye el compromiso de Ankara de aceptar la devolución de todos los inmigrantes y refugiados llegados de forma irregular a las islas griegas, así como un sistema conocido como "uno por uno", por el cual la UE se compromete a recibir a un sirio por cada sirio devuelto a Turquía.

A cambio, la UE prometió al Gobierno turco 3.000 millones de euros para ayudar en la acogida de refugiados sirios en su territorio y la liberalización de los visados a ciudadanos turcos, una vez que se cumplan 72 requisitos, de los que aún quedan pendientes por completar siete. De los 3.000 millones, se han distribuido 2.200 millones para financiar 39 proyectos de asistencia humanitaria y de otro tipo, según los datos más recientes del Ejecutivo comunitario.

Organizaciones humanitarias que trabajan con refugiados han hecho un llamamiento a terminar con este acuerdo. Entre ellas Médicos Sin Fronteras (MSF), Amnistía Internacional (AI) y Médicos del Mundo (MdM). La presidenta del MSF en Grecia, Marietta Provopulu, afirmó que el acuerdo "no es una historia de éxito", y denunció que las "restricciones de los flujos migratorios hacen que los refugiados no tengan más opción" que recurrir a los traficantes.

Alemania dice que Erdogan "sobrepasó un límite"

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, calificó de "absurdos" los ataques verbales de Recep Tayyip Erdogan contra la canciller Angela Merkel y consideró que el presidente turco "ha sobrepasado un límite". "Somos tolerantes, pero no somos tontos", dijo el ministro al diario Passauer Neue Presse. Gabriel dijo sentirse enojado con las "inenarrables acusaciones y comparaciones absurdas" procedentes de Turquía. "Por eso le he dejado muy claro a mi colega turco que aquí se ha sobrepasado un límite", subrayó.

Estas declaraciones coinciden con nuevas acusaciones por parte de Erdogan, que ayer domingo volvió a acusar a Alemania, y personalmente a la canciller Merkel, de mantener "una actitud nazi". Este nuevo ataque se suma a los numerosos vertidos recientemente por parte turca a raíz de la cancelación en los últimos días de actos electorales de ministros turcos en Alemania.

Las relaciones bilaterales ya se habían visto afectadas por el encarcelamiento en Turquía del germano-turco Deniz Yücel, corresponsal en ese país del diario alemán Die Welt. Erdogan acusó ayer domingo a Yücel de ser un agente terrorista. El periodista fue detenido tras informar sobre mail que un colectivo izquierdista de hackers había obtenido supuestamente de la cuenta privada de Berat Albayrak, ministro de Energía de Turquía y yerno de Erdogan. (EFE, Reuters)

Hechos y cifras de la migración en la UE

Extranjeros. De los casi 507 millones de habitantes de la UE, 34,1 millones (menos del 7%) son "nacionales extranjeros" que no tienen la nacionalidad de su país de residencia, según datos de Eurostat de 2014. De estos, 14,3 millones son nacionales de otro Estado miembro de la UE, y 19,8 proceden de países de fuera de la UE.

Residencias. Unos 2,6 millones de nuevos permisos de residencia se concedieron en la UE a ciudadanos de terceros países (de fuera de la UE) en 2015. Reino Unido fue el país que más permisos otorgó (633.000). El país que concedió más permisos de residencia por razones de empleo fue Polonia.

Crisis migratoria. La UE vivió en 2015 y 2016 una afluencia excepcional de cientos de miles de migrantes a través del Mediterráneo, de los que la mayoría huían de la guerra y de la inseguridad en sus países. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de un millón de personas llegaron a Europa en 2015, de las cuales más de 850.000 usaron las costas griegas. La mayoría procedían de Siria (56%), Afganistán (24%) e Irak (10%).

Asilo. En 2016 se registraron más de 1,2 millones de solicitudes de asilo en países de la UE, un poco por debajo del récord alcanzado en 2015 con 1,26 millones. Los sirios (334.800), los afganos (183.000) y los iraquíes (127.000) fueron los principales solicitantes. Alemania ese el país donde más solicitudes se registraron (722.300 en 2016, es decir, el 60% del total).

Economía. A finales de 2015, la Comisión Europea estimó que "si se gestiona correctamente (la afluencia de refugiados) tendrá un ligero efecto favorable en el crecimiento a corto y medio plazo". (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)