RELACIÓN TENSA

El Presidente busca zanjar discrepancia con militares

Jefe del Ejército renuncia tras denunciar riesgo creado por recorte decidido por Macron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Macron forzó la dimisión del jefe del Ejército, Pierre de Villiers. Foto: Reuters

El presidente de Francia, Emmanuel Macron rindió un homenaje a la acción de los militares franceses, en un intento por limar asperezas tras la renuncia del jefe del Estado Mayor del ejército en desacuerdo con los recortes previstos en defensa.

"La labor del ejército aéreo y de todos los ejércitos es necesaria y la respeto profundamente (...) sé lo que la Nación les debe", declaró Macron en un discurso, el jueves, en la base aérea de Istres, en el sur de Francia.

"Quiero que tengan los medios a la altura de sus misiones", agregó el joven mandatario de 39 años, quien expresó a los militares su "profunda estima" y "confianza".

En un intento por reconquistar al ejército francés después de la dimisión de su máximo responsable, el general de cinco estrellas Pierre de Villiers, de 60 años, el presidente Macron reafirmó su compromiso de aumentar el presupuesto del ministerio de Defensa al 2% del PIB para el año 2025, frente a cerca del 1,8% actual.

Aseguró además que en 2018 el único ministerio que contará con un aumento de presupuesto será el de Defensa, con una dotación de 34.200 millones de euros. "Estos son compromisos que he tomado y cumpliré con ellos", señaló el presidente.

Respecto de la polémica sobre los recortes de 850 millones en el gasto militar contemplado para 2017, que provocó la renuncia de De Villiers, el presidente estimó que "colectivamente, merecemos más que ese tipo de debates".

Aseguró además que los recortes de defensa, que hacen parte de una disminución prevista de 4.500 millones de euros en el gasto del Estado en 2017, no tendrán "ningún impacto ni en la estrategia ni en las capacidades" de la defensa.

En desacuerdo con el jefe de Estado sobre los recortes presupuestales previstos para este año, el general De Villiers presentó renuncia el miércoles, un hecho que resulta insólito desde el nacimiento de la V República en 1958.

El sustituto de De Villiers, el general François Lecointre, un héroe de guerra de 55 años, quien se ha ilustrado en varios frentes, incluyendo Irak y Sarajevo, acompañó a Macron durante su visita a Istres.

En una muestra de su popularidad entre las tropas francesas, el personal del ministerio de las Fuerzas Armadas se despidió de De Villiers con una guardia de honor y aplausos calurosos.

El video de su salida del ministerio fue publicado en la cuenta oficial de Twitter del Estado Mayor del ejército francés con el mensaje "Gracias".

En el comunicado en el que anunció su renuncia, el general dijo que no tenía más remedio que dejar su cargo frente a los recortes contemplados por el ejecutivo.

"En las circunstancias actuales considero no estar ya en condiciones de asegurar la perennidad del modelo de ejército en el que creo para garantizar la protección de Francia y de los franceses", dijo.

De Villiers se quejaba regularmente de la falta de recursos asignados a las Fuerzas Armadas en momentos en que Francia está comprometida en varios frentes contra la amenaza terrorista.

ESCENARIO.

Exigencias a soldados con gastos reducidos.

El 14 de julio, el general Pierre de Villiers publicó un artículo en Le Figaro, en el que señalaba las exigencias enormes a las que están sometidos los soldados franceses por contraste con un presupuesto exiguo. "Esta distancia no es sostenible", escribió. "Nuestra libertad de acción ya sufre por ello, puntualmente."

Además de los 7.000 militares de la operación Sentinelle que patrullan en todo el país —en estado de emergencia tras la mortífera ola de atentados de 2015— miles de militares franceses están desplegados en la región africana del Sahel (4.000 hombres) y en Oriente Medio (1.200).

El pulso continuó el domingo en una entrevista del presidente en el Journal du Dimanche: "Si hay algo que me oponga al jefe del Estado Mayor, el jefe del Estado Mayor cambia", dijo EmmanuelMacron. La señal era clara. De Villiers debía marcharse, y es lo que hizo elmiércoles al anunciar la dimisión.

Con experiencia en Kosovo y Afganistán, De Villiers ocupaba el cargo desde hacía tres años. El 1° de julio había renovado su mandato un año más.

Todos los partidos de la oposición, de la extrema derecha del Frente Nacional a la izquierda alternativa de Jean-Luc Mélenchon, pasando por los socialistas y la derecha de Los Republicanos, lamentaron la actitud de Macron ante De Villiers.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)