VIDEO

Presidenta acusó a Temer y Cunha y de estar complotados

A pocos días de la votación del juicio político en Diputado, Dilma arremete.

Vivimos tiempos extraños y preocupantes, vivimos tiempos de golpe, de farsa y de traición", comentó la presidenta Dilma Rousseff ante un auditorio de docentes y estudiantes en el Palacio del Planalto. Aunque no mencionó el nombre del "traidor", los oyentes lo entendieron enseguida y corearon "Fuera Temer".

La holgada votación a favor del juicio político contra Rousseff en la comisión especial de Diputados fue la primera mala noticia para la mandataria. La filtración "por error" de un audio donde el vicepresidente Michel Temer ensaya un discurso como si la presidente ya estuviera destituida, fue la segunda mala noticia. Y la que definitivamente colmó la paciencia de Dilma.

Lo cierto es que los días que restan hasta la reunión del plenario para la votación —que se llevará a cabo el próximo domingo, según anunció el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha— prometen continuar elevando las tensiones políticas.

Conspiración.

"Ayer usaron la farsa de la filtración de la grabación, ahora están conspirando abiertamente a la luz del día contra una presidenta legítima elegida", abundó Rousseff en su embestida contra Temer.

Las relaciones ya desgastadas entre la mandataria y su vice acabaron de romperse con la divulgación de esa grabación y la victoria opositora en Diputados, donde se aprobó la moción para que se dé curso al impeachment.

Esto sucedió en la noche del lunes en una comisión de la Cámara Baja, y está previsto que el tema sea tratado el domingo en el Plenario. Los adversarios del gobierno se impusieron por 38 votos a 27 ayer, pero el domingo necesitarán el apoyo de 342 legisladores sobre un total de 513 que componen la Cámara de Diputados.

Ocurre que la ley del impeachment es considerada una norma "especial", similar a una reforma de la Constitución, y para su aprobación es necesario alcanzar los dos tercios del cuerpo. Dos directivos del PMDB cercanos a Temer formularon ayer declaraciones en defensa del vicepresidente y acusaron al gobierno de movilizar millonarios recursos para captar diputados de cara a la votación del fin de semana.

Esto puede marcar el inicio del fin de la era petista en el gobierno iniciada en 2003 con la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva.

El senador "pemedebista" Romeo Jucá descartó de plano que la grabación de Temer haya sido divulgada deliberadamente para atizar los ánimos.

Luego Jucá expresó su optimismo sobre la victoria del impeachment en la sesión del domingo ya que la oposición recibe diariamente más apoyo.

Por otra parte Moreira Franco, una suerte de vocero oficioso de Temer y presidente de la Fundación Ulysses Guimaraes del PMDB, acusó al Palacio del Planalto de estar "subastando cargos".

Varios ministros están "trabajando todo el día para atraer" el voto de diputados e impedir que el próximo fin de semana el Plenario de la Cámara Baja apruebe la apertura de un proceso contra Rousseff, declaró Moreira Franco.

"Ellos están pagando al contado" con puestos en ministerios o empresas públicas a los dirigentes partidarios con los que se reúnen "regularmente", reforzó. Mencionó, además, que el expresidente Lula es uno de los responsables de negociar la entrega de cargos y recursos del Estado.

"¿Quién quiere voltear a Dilma?", preguntó Lula durante un acto realizado el lunes a la noche en Río de Janeiro "contra el golpe". "En primer lugar Temer, en segundo Eduardo Cunha; y después Moreira Franco", enumeró el fundador y dirigente de más peso en el Partido de los Trabajadores.

"Dos jefes".

Rousseff también dio a entender que esa supuesta trama golpista tiene "dos jefes", en una aparente referencia al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien en diciembre pasado aceptó iniciar el trámite para un posible juicio con fines de destitución.

"Quedó claro que existen dos jefes del golpe que actúan en conjunto y de forma premeditada. Como muchos brasileños, tomé conocimiento y confieso que quedé chocada con la desfachatez de la filtración, que fue deliberada", afirmó.

Según Rousseff, la filtración de ese audio dejó claro que era un discurso de "toma de posesión anticipada" y prueba que "hasta en eso son golpistas, sin ningún respeto por la democracia", ya que ella está "en el pleno ejercicio" de su función de presidenta. "Si había dudas sobre el golpe, la farsa y la traición, ya no hay más. Si había alguna duda de mi denuncia de que hay un golpe en marcha, ya no queda ninguna", aseguró la mandataria.

Rousseff también calificó de fraude el informe votado el lunes en Diputados.

Diputados sesionará entre viernes y domingo.

La Cámara de Diputados de Brasil confirmó ayer que celebrará tres sesiones extraordinarias, entre los próximos viernes y domingo, para decidir si el trámite para un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff llega al Senado. En la sesión del viernes serán escuchados en el pleno los abogados responsables de la denuncia y también la defensa de la mandataria. El domingo estará dedicado a la propia votación, que será oral, lo que supondrá que cada uno de los 513 diputados deberá pronunciarse a viva voz.

Arrestan a exsenador cercano a Rousseff por caso Petrobras.

El fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, responsable de la investigación del caso Petrobras, afirmó ayer que el sistema político brasileño está "podrido" por el "abuso del poder económico". Dos Santos realizó la declaración durante una rueda de prensa en la que explicó los detalles de la detención del exsenador Gim Argello, político cercano a la presidenta Dilma Rousseff, en el marco de una nueva fase de las investigaciones sobre las corruptelas en la estatal Petrobras.

La Fiscalía cree que Argello aceptó millonarios sobornos por parte de las constructoras OAS y UTC para obstaculizar en 2014 el trabajo de una comisión parlamentaria, de la que era vicepresidente y que investigaba los desvíos ocurridos en la petrolera."La corrupción es recurrente en el sistema político", afirmó dos Santos, quien precisó que "no hay indicios" de que estos partidos conocieran el origen ilícito de los recursos. La Policía Federal cumplió 22 órdenes judiciales en Brasilia, San Pablo y Río de Janeiro, entre otras ciudades, en la llamada operación "Victoria Pírrica". EFE

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, junto al vicepresidente Michel Temer. Foto: Reuters.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, junto al vicepresidente Michel Temer. Foto: Reuters.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)