VIDEO

Políticos y empresas unidos en apoyo a los "soñadores"

El martes Trump anunciará el futuro del programa migratorio de Obama.

Donald Trump anunciará el martes el futuro del programa migratorio de Barack Obama que protege a 800.000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo menores, en medio de fuertes presiones políticas y empresariales para que lo mantenga.

El plan Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), fue creado en junio de 2012 por Obama con el objetivo de sacar de la clandestinidad a jóvenes que habían ingresado ilegalmente. Esos jóvenes, conocidos como dreamers (soñadores), vivieron casi toda su vida en Estados Unidos y están totalmente integrados a su cultura.

Trump estaba el viernes bajo fuerte presión de empresarios, políticos de la oposición y de su partido, así como de organizaciones sociales, para no derogar el programa, como anunció que haría en la campaña electoral.

El presidente, que quiere deportar a millones de inmigrantes sin papeles, ha tenido un discurso contradictorio sobre los jóvenes amparados con el DACA. En la campaña insistió en que no estaba dispuesto a dar a los dreamers una "amnistía ilegal", pero luego suavizó su discurso y prometió tratarlos con un "gran corazón".

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, explicó ayer que Trump todavía está "finalizando" los detalles sobre qué hacer con el DACA y que piensa dar a conocer su decisión el próximo martes, al término del puente festivo con motivo de la celebración del Día del Trabajo en Estados Unidos.

Ayer más temprano Trump había dicho que podría tomar una decisión en cuestión de horas o este fin de semana. Sobre si los dreamers deben estar preocupados, Trump comentó: "Amamos a los dreamers. Amamos a todo el mundo. Creemos que los dreamers son fantásticos". En la misma línea, Sanders señaló durante su rueda de prensa que el presidente está trabajando "en la mejor decisión posible".

Según informó este jueves la cadena Fox, Trump prevé anunciar el final del DACA, pero permitir a sus beneficiarios quedarse en Estados Unidos hasta que expire su permiso de residencia, un plazo que podría ser de hasta dos años para aquellos que acaban de renovar su inscripción al programa.

Trump puede acabar con el DACA mediante una orden ejecutiva, el mismo mecanismo que Obama usó para promulgar el plan en 2012 con carácter temporal, pues el Congreso es el único que tiene capacidad para aprobar leyes y cambiar el sistema migratorio de Estados Unidos.

Los
Los "dreamers" son jóvenes que llegaron a EEUU como hijos de inmigrantes legales. Foto: AFP

Presiones.

El mandatario ha recibido una gran presión para acabar con el DACA por parte de fiscales generales de diez estados conservadores, encabezados por Texas y que amenazaron con interponer antes del 5 de septiembre una demanda contra el gobierno si no deroga el programa.

El fiscal general de Tennessee, el republicano Herbert Slatery, formaba parte de este grupo, pero ayer viernes en una carta a los senadores de su estado anunció que se retiraba debido a que considera que hay "un elemento humano" en el DACA que debería tenerse en cuenta.

Mientras, el republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, pidió a Trump que mantenga el DACA, dado que, a su juicio, la situación de los beneficiarios del programa es "algo que el Congreso necesita arreglar".

En tanto, directivos de varias de las grandes empresas estadounidenses, desde Amazon hasta Apple pasando por Facebook, Cisco, eBay, General Motors y Microsoft, también pidieron que se mantenga el programa migratorio.

Las condiciones para beneficiarse de dicho programa eran tener menos de 31 años en junio de 2012, haber residido continuamente en el país desde 2007 y no tener antecedentes penales. Los beneficiarios recibieron la garantía de no ser expulsados y la posibilidad de trabajar legalmente.

Estos jóvenes han "crecido en Estados Unidos, están registrados ante las autoridades estadounidenses, (...) pagan impuestos y desempeñan un rol activo en sus comunidades", señala el mensaje de los directivos de las empresas.

En caso de suspenderse el programa, estos jóvenes "perderían la posibilidad de trabajar legalmente en el país y estarían expuestos al riesgo de deportación. Nuestra economía perdería 460.300 millones de dólares del PIB nacional y 24.600 millones de contribuciones fiscales al sistema de seguridad social".

El presidente de Microsoft, Brad Smith, publicó ayer un escrito en el blog de la compañía titulado "Los dreamers hacen más fuerte a nuestro país y a nuestras comunidades". Allí cuenta que en Microsoft hay 27 beneficiarios del DACA, entre los cuales hay ingenieros de software, personal de finanzas y empleados de ventas.

Muro: seleccionan a cuatro empresas.

El gobierno estadounidense seleccionó a cuatro empresas para construir los prototipos de muros de concreto reforzado en la frontera con México. Estos contratistas participaron de un llamado a ofertas del servicio federal de aduanas y de protección de la frontera en marzo pasado. La construcción de los prototipos, que medirán entre 5,50 y 9 metros de altura, se realizará en San Diego, California. Cada sección del muro costará entre 400.000 y 500.000 dólares.

Desde su campaña presidencial, Donald Trump sostiene que hará que México pague la construcción del muro en la frontera binacional. "De una manera u otra, México pagará por el muro", reiteró Trump el lunes en la Casa Blanca. "El muro es necesario para nuestra seguridad, el muro es necesario para luchar contra las drogas", subrayó el mandatario.

La estructura de los muros no fue presentada, pero incluirá elementos para impedir que sean escalados. Las cuatro empresas son Caddell Construction Co (Alabama); Fisher Sand & Gravel Co (Arizona); Texas Sterling Construction Co (Houston); y W.G. Yates & Sons Construction Company (Filadelfia). Los términos del proyecto aún no han sido anunciados y deberán ser negociados con el Congreso, que prepara un presupuesto para el año fiscal que comienza el 1° de octubre próximo.

Ronald Vitiello, subdirector de la Patrulla Fronteriza, dijo que la próxima semana se anunciará el nombre de hasta cuatro compañías más que edificarán los prototipos de una verja compuesta por otros materiales, como acero. La idea es que, en la mayor parte de los 3.180 kilómetros de frontera, haya una verja que permita ver qué ocurre en el otro lado y que, en algunas zonas de mayor peligrosidad, exista un muro sólido, hecho con materiales consistentes como el cemento y que sirva para reforzar la seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)