VIDEO

La polémica envuelve al jefe del "Foreign Office"

Las declaraciones de Boris Johnson, nada diplomáticas.

Calificándolo de mentiroso, cobarde o bromista, la clase política de Europa recibió la designación de Boris Johnson, un euroescéptico, como ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido con un coro de consternación y descrédito.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, pasó de las sutilezas diplomáticas para preguntar cómo un hombre que dijo mentiras como líder de la campaña para salir de la Unión Europea en el referendo británico del mes pasado podría ser un interlocutor creíble.

"No estoy preocupado sobre Boris Johnson, pero (...) durante la campaña mintió mucho al pueblo británico (...) Yo necesito un socio con quien pueda negociar y que sea claro, creíble y fiable", dijo Ayrault a la radio Europe 1 el jueves.

Johnson fue acusado de engañar a los votantes sobre la cifra que Reino Unido pagaba a la UE. La campaña por abandonar el bloque reconoció luego que el número fue inflado.

El ex alcalde de Londres, que trabajó también como periodista, ha insultado o satirizado a varios líderes mundiales, entre ellos el presidente estadounidense Barack Obama, el mandatario turco Tayyip Erdogan y a los candidatos republicanos y demócratas que han aspirado a suceder a Obama.

La sucesora del ex primer ministro David Cameron, Theresa May, nombró a Johnson como ministro de Relaciones Exteriores el miércoles y a otro veterano euroescéptico, David Davis, a cargo de las negociaciones del "Brexit".

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, dijo que la designación de Johnson era una clara señal de que Reino Unido tenía la intención de salir de la UE. La canciller Angela Merkel declinó hacer declaraciones, pero Steinmeier indirectamente calificó al ex alcalde como "irresponsable".

Estas declaraciones han sido un anticipo de una potencial recepción hostil a Johnson en su primera reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la UE el lunes en Bruselas.

El ex primer ministro belga Guy Verhofstadt, ahora el principal federalista liberal en el Parlamento europeo, resumió los sentimientos de muchos en el continente al escribir en Twitter: "Claramente el humor británico no tiene límites".

Rebecca Harms, líder del grupo ecologista Verdes en el legislativo de la UE, dijo: "Primero pensé que era una broma. Ahora no sé si reír o llorar. Pero sé que no es bueno cuando se premia la irresponsabilidad en la política".

Algunas de las críticas más fuertes se originaron en los propios medios británicos. El diario Daily Mirror, de tendencia izquierdista, publicó una fotografía del entonces alcalde Johnson colgado de un cable en los Juegos Olímpicos de Londres usando un casco y agitando banderas del Reino Unido junto al texto: "Querido Mundo... perdón".

Boris Johnson fulminó a figuras de varios gobiernos europeos. Foto: Reuters
Boris Johnson fulminó a figuras de varios gobiernos europeos. Foto: Reuters

El "Brexit".

"Hay una gran diferencia entre el hecho de que vamos a abandonar la UE y nuestra relación con Europa, que en cualquier caso va a verse reforzada", dijo Johnson en su primera declaración desde que fue nombrado.

"En Europa, vamos a implementar la voluntad del pueblo en el referéndum, pero eso no significa para nada abandonar Europa", afirmó el exalcalde de Londres y actual canciller.

La conservadora Theresa May se comprometió a "llevar a cabo el desafío" del Brexit, prometiendo al mismo tiempo "justicia social". El jueves por la mañana, el nuevo ministro de Finanzas, Philip Hammond, pareció dar cuerpo a esa promesa al asegurar a los medios británicos que no habrá presupuesto de emergencia para el Brexit, y por tanto, quedan excluidas nuevas medidas de austeridad.

Hammond, anteriormente ministro de Relaciones Exteriores, postergó los anuncios presupuestarios a la "declaración de otoño", habitualmente presentada a finales de noviembre o principios de diciembre.

Obama confiado en la "relación especial".

El presidente estadounidense, Barack Obama, conversó ayer telefónicamente con la nueva primera ministra británica, Theresa May, para felicitarla y reafirmar el "compromiso" por la "relación especial" entre Estados Unidos y el Reino Unido, informó la Casa Blanca.

"El presidente la llamó para felicitarla en su nueva posición de liderazgo", afirmó Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca en su rueda de prensa diaria.

En la conversación, agregó Earnest, Obama reiteró el "compromiso no solo de mantener sino de profundizar" la relación especial entre Washington y Londres.

Por otro lado, el portavoz evitó polemizar sobre el nombramiento como ministro de Exteriores británico de Boris Johnson, controvertido político conservador, quien ha apuntado que las "parciales raíces kenianas" del presidente Obama mostraban "un ancestral recelo por el imperio británico". El mandatario pareció hacer a un lado las alusiones de Johnson.

La "relación especial" entre EE.UU. y el Reino Unido "trasciende cualquier persona específica" y "estamos convencidos" de que continuará, subrayó Earnest sin citar a Johnson.

May, que sucede al también conservador David Cameron, desveló este miércoles el núcleo duro de su Gobierno, que incluye un departamento específico para el "brexit" y pone la cartera de Exteriores en manos de Johnson, abanderado de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)