REDES SOCIALES

Polémica y despido en México por una periodista que se hizo aúpar

#LadyReportera fue el hashtag que recorrió el mundo; la periodista mexicana fue a cubrir una inundación y, para evitar mojarse, fue alzada por dos vecinos del barrio; la foto recorrió las redes sociales con cientos de bromas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Su nombre es Lydia Cumming, pero en México la apodaron "Lady Reportera".

El martes 28 de junio, el hashtag #LadyReportera se convirtió en el primer trending topic en México desde aproximadamente las 3 de la tarde y continuó siéndolo cerca de la medianoche, según el sitio de noticias mexicano Verne. Estaba acompañado de una fotografía en la que se ve a un hombre y a una mujer cargando a una reportera en un barrio inundada en la Ciudad de Puebla. Las bromas no tardaron en llegar, tampoco las críticas a su protagonista. Por lo que se aprecia en la fotografía evitaba hundir las piernas en el agua de lluvia, algo inusual para los reporteros que cubren inundaciones.

Si no puede ver la publicación, haga click aquí.

Su nombre es Lydia Cumming, de 24 años. Comenzó a trabajar en TV Azteca Puebla en septiembre de 2015. El viernes 27 de junio, ella y un camarógrafo se dirigían a cubrir un evento. "En este trabajo llevas una agenda, pero las cosas cambian a cada minuto", dice Cumming a Verne vía telefónica. "Ese día estaba lloviendo muy fuerte en el sur de la Ciudad (Puebla) y nos mandaron a cubrir la inundación a un barrio. Yo no traía equipo ni la ropa adecuada, no contaba con botas".

Si no puede ver la publicación, haga click aquí.

Entre las 5 y 6 de la tarde Cumming y el camarógrafo llegaron al lugar. Durante su cobertura, una de las vecinas a las que entrevistó la reportera le hizo una petición. "Me dijo que su padrino era el más afectado por las lluvias que vive en una casa al fondo de la calle. El padrino era un hombre de la tercera edad que usa silla de ruedas", explica. Ella accedió ir y le pidió a la mujer que la guiara hacia la casa. La mujer y su esposo ofrecieron cargarla. "Procuro mantener una relación de empatía con la gente y tenía miedo de sonar grosera si rechazaba el favor. Me cargaron dos segundos y después les pedí que me bajaran. Llegamos a la casa, que sí estaba muy afectada, yo mido 1.76 y el agua me llegaba un poco abajo de la rodilla".

Si no puede ver la publicación, haga click aquí.


Un reportero que también cubría las inundaciones tomó una fotografía cuando la pareja cargaba a Cumming. "Lo hizo en plan de relajo, los reporteros solemos burlarnos de los que nos sucede durante las coberturas", dice. Otro reportero presente en el lugar confirmó al medio mexicano Verne la versión de Cumming. Él agrega que la pareja recorrió una distancia de aproximadamente tres metros y luego la dejó bajar.

Si no puede ver la publicación, haga click aquí.

El autor de la fotografía la compartió en Facebook ese viernes por la noche. "No creí que fuera a trascender. Tampoco creí que se compartiría más allá de mi círculo de amigos en Facebook", dice Cumming. El lunes siguiente al mediodía, la reportera fue notificada por sus superiores en TV Azteca Puebla que ya no podía trabajar en la empresa a causa de la fotografía. "No entendía nada, fue como una cubetada de agua fría", relata. "Les conté lo que había pasado pero me respondieron que la imagen había llegado muy lejos y hasta ya había un meme. Yo no tenía idea, no lo había dimensionado".

Si no puede ver la publicación, haga click aquí.

El 29 de junio, TV Azteca Puebla compartió un comunicado a través de su cuenta de Twitter en el que explica la razón del despido de Cumming: "TV Azteca no pena la difusión de las imágenes, sino la falta de respeto mostrada hacia los vecinos, quienes eran parte de la cobertura de la reportera".

Ese mismo día, Cumming decidió tuitear un video en el que responde las críticas. "Una persona me recomendó contar mi versión de los hechos desde Twitter, donde comenzó todo. "Admito mis errores: fue un error permitir que me cargaran, fue un error dejar que la foto se compartiera y no reaccionar a tiempo cuando todo esto estaba sucediendo".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

La reportera asegura que no abandonará su carrera. "A pesar del trago amargo yo quiero ser periodista, amo esta profesión, he cubierto varias inundaciones, en las que me he mojado y nunca me ha importado. Después de que baje un poco todo esto seguiré buscando oportunidades". Cumming agrega que ha aprendido una lección sobre las redes sociales: "Pueden funcionar a tu favor o en tu contra y cambiar de uno a otro en cuestión de segundos. Debo ser mucho más cuidadosa y estar más al pendiente de lo que se comparte en mis redes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)