Muchos combatientes yihadistas abandonaron la ciudad siria bajo ataque

En pleno bombardeo a Raqa, EI ejecutó rehenes

Al Raqa, bastión yihadista en Siria, se convirtió en diana de bombardeos rusos y franceses, que causaron 33 muertos y la huida de familiares de los combatientes extranjeros del grupo Estado Islámico (EI), el cual anunció la ejecución de un rehén chino y otro noruego.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desde un comando en un punto desconocido los mandos monitorean el ataque a Al Raqa.

AFP / BEIRUT

En la última edición de su revista, Dabiq, el EI informó ayer de la ejecución de los rehenes. En ella se ven dos cuerpos con los rostros ensangrentados y una banda roja en la que se lee: "Ejecutados después de haber sido abandonados por las naciones y las organizaciones infieles". La cooperación inédita entre Moscú y París, dos países con una posición diametralmente opuesta sobre el futuro del presidente sirio Bashar al Asad, es la consecuencia de los atentados en París y contra un avión ruso en el Sinaí egipcio, reivindicados por el EI.

En su revista, el EI aclara que hizo caer el avión ruso el 31 de octubre introduciendo una bomba en su interior. Publica fotos del supuesto explosivo, al parecer disimulado en una lata de refresco, y de pasaportes de algunos de los pasajeros fallecidos, que recuperó en el lugar donde se estrelló el Airbus A321. Los dos países quieren atacar al EI donde más le duele, en Raqa, una ciudad norteña a orillas del Éufrates conquistada por los yihadistas al comienzo de 2014. "Allí es donde hay que golpear a Daesh (acrónimo árabe del EI), en sus fuerzas vivas", afirmó el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian.

Según un balance preliminar, los bombardeos franceses y rusos contra depósitos de armas, cuarteles y puestos de control en Raqa y sus alrededores, provocaron "33 muertos y decenas de heridos en las filas del EI" en 72 horas, declaró Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"El número limitado de muertos se debe a que los yihadistas habían tomado precauciones. Sólo había guardias en los alrededores de los depósitos y de los cuarteles, y la mayoría de ellos han muerto", explicó.

Según él, muchas familias de combatientes extranjeros abandonaron Raqa y se refugiaron en la ciudad iraquí de Mosul, otro feudo del EI considerado "más seguro". Otros "intentan refugiarse en las inmediaciones de Raqa" controladas por el EI, informó Aktham Alwany, un opositor oriundo de Raqa.

Terror en Raqa.

En Raqa "los ciudadanos se limitan a lo esencial" porque "nadie sabe cuándo tendrá lugar el próximo bombardeo", prosiguió.

"Es un secreto a voces que las bases del EI se encuentran entre las viviendas de civiles. Lo que parece una base está vacía o es ficticia. Los yihadistas se hallan en las casas de civiles", explica Aktham Alwany.

El EI se apoderó de Raqa en enero de 2014 y seis meses más tarde de Mosul, la segunda ciudad de Irak donde el autoproclamado "califa" Abu Bakr al Bagdadi pronunció su único discurso público.

El EI llevó a cabo ejecuciones públicas, sobre todo por decapitación o lapidación de opositores, homosexuales y mujeres acusadas de adulterio. Al mismo tiempo, restableció la electricidad y puso en marcha la administración, cuentan testigos. Ahora los yihadistas están "en apuros" frente a los bombardeos y al avance de las fuerzas rebeldes y kurdas, asegura Aktham Alwany.

A raíz de los atentados de París, el presidente francés François Hollande y el ruso Vladimir Putin acordaron una "coordinación más estrecha" entre sus agencias de inteligencia.

Putin ordenó además a sus buques de guerra en el Mediterráneo que se pongan en "contacto directo" con el portaviones Charles de Gaulle, que llegará "al final de la semana" a la zona, y que "cooperen con los aliados" franceses.

Estados Unidos también modificó su posición respecto a Moscú. Rusia, afirmó el presidente Barack Obama, fue "un socio constructivo" en las negociaciones de Viena "intentando crear una transición política" en Siria. Como parte de la "unión sagrada" contra el EI, Turquía anunció que ella y Estados Unidos intensificarán sus operaciones "en los próximos días" para expulsar a los yihadistas de la frontera turca.

Turquía se une a ataque a yihadistas.

Turquía y EE.UU. intensificarán las operaciones para expulsar a militantes del Estado Islámico en la frontera norte entre Siria y Turquía en los próximos días, dijo el miércoles el ministro de Relaciones Exteriores turco Feridun Sinirlioglu. La lucha contra los yihadistas se ha agudizado luego de los ataques en París y de que una bomba derribara un avión ruso sobre la península egipcia del Sinaí el mes pasado, provocando 224 víctimas fatales. "No permitiremos que Daesh (acrónimo de Estado Islámico en árabe) continúe su presencia en nuestra frontera", dijo Sinirlioglu, según la agencia Anadolu. "Hemos continuado nuestras operaciones por aire en esa región con Estados Unidos (...) tenemos ciertos planes de terminar con la presencia de Daesh en nuestra frontera. Una vez que estos planes finalicen, nuestras operaciones se intensificarán. Veremos esto en los próximos días", sostuvo el funcionario.

EI muestra bomba que usó en el avión.

El grupo Estado Islámico (EI) aseguró ayer en su revista que introdujo una bomba a bordo del avión ruso que se estrelló en la península egipcia del Sinaí el 31 de octubre. El EI explicó que descubrió "una forma de superar la seguridad" en el aeropuerto de Sharm el Sheij, desde donde despegó el avión que se estrelló con 224 personas a bordo mientras se dirigía a San Petersburgo. El grupo publicó fotos del supuesto explosivo, disimulado en una lata de refresco, y de pasaportes que pertenecían a algunos de los pasajeros fallecidos, que recuperó en el lugar donde se estrelló el Airbus A321 de la aerolínea rusa Metrojet. Según la revista digital del EI, Dabiq, los yihadistas querían derribar un avión de un país integrante de la coalición antiyihadista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)