Los países de la Unión Europea aún no se ponen de acuerdo con el tema

Plan para aceptar a 40.000 migrantes traba la cumbre

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pidió a los Estados miembros que presenten compromisos claros para la acogida de demandantes de asilo a finales de julio y no caigan en la hipocresía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Problemático: algunos de los miles que llegan a las costas italianas. Foto: Reuters.

"La solidaridad sin sacrificio es pura hipocresía y no necesitamos declaraciones vacías de solidaridad, sino hechos y cifras", declaró Tusk a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de gobierno que se celebra desde ayer en Bruselas.

Tusk reconoció que no existe consenso entre los 28 socios comunitarios para aceptar cuotas de asilo obligatorias, pero recalcó que un sistema voluntario no puede ser la excusa para no hacer nada, al tiempo que dijo que este Consejo Europeo debe mandar un "mensaje fuerte".

"Puedo entender a los que quieren un mecanismo voluntario, pero solo pueden ser creíbles si se asumen compromisos precisos y significativos para finales de julio", continuó.

El presidente del Consejo Europeo afirmó que contener la inmigración irregular debería ser una prioridad.

"Todos los que no son demandantes de asilo legítimos no tendrán ninguna garantía de quedarse en Europa", subrayó.

La canciller alemana, Angela Merkel, apuntó a la necesidad de encontrar una solución sostenible a través de más solidaridad reforzada y una lucha decidida contra las raíces del problema. "La propuesta de la Comisión Europea va en la dirección adecuada y por eso Alemania contribuirá constructivamente al debate", dijo Merkel, quien admitió que existen ciertas tensiones entre diferentes países por esta cuestión. "No nos lo podemos permitir", advirtió la canciller alemana.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, pidió solidaridad y responsabilidad para resolver la cuestión migratoria y que se distinga entre refugiados e inmigrantes.

El primer ministro británico, David Cameron, cuyo país goza de una cláusula de no participación en medidas como la propuesta por la Comisión Europea (CE) para el reparto de 40.000 demandantes de asilo de Italia y Grecia, aseguró que el Reino Unido desempeñará su papel y recordó que la Marina ha participado en las tareas de rescate en el Mediterráneo.

Cameron incidió en que el Reino Unido ya está dando ayuda para estabilizar a los países africanos y apuntó a la lucha contra las mafias que trafican con personas como otra de las medidas que deben impulsarse.

Acuerdo en borrador.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, anunció que pese a la oposición de los Estados miembros, mantendrá su proposición en la cumbre.

En el borrador de conclusiones que será presentado este jueves a los dirigentes europeos no figura ninguna obligación de acoger a demandantes de asilo.

En el documento, los jefes de Estado y de gobierno están simplemente invitados a "dar su acuerdo la reubicación, a lo largo de un período de dos años, de 40.000 personas llegadas a Italia y Grecia, y necesitadas de una protección provisional". La "reubicación" supone para los países que participen de este mecanismo en el tratamiento de las solicitudes y la acogida de las personas el tiempo que ello dure.

Los ministros del Interior discutirán sobre el reparto en una reunión los días 9 y 10 de julio en Luxemburgo, que debe ser efectivo a finales de julio.

Pero el borrador ha encontrado uno de sus mayores tropiezos en el planteo formulado por el primer ministro británico, David Cameron.

En su primera cumbre europea desde su reelección en mayo, Cameron indicó al llegar que quiere suscitar debate. Su idea es renegociar primero el encaje del Reino Unido en la UE, y luego, convocar un referendo en 2017 para preguntar a sus conciudadanos si quieren seguir o no en el bloque.

"Actualmente estamos en una etapa crucial del proceso, que consiste en decir que el Reino Unido tiene derecho a obtener esa renegociación y ese referendo, para responder a las preocupaciones del pueblo británico respecto a Europa", explicó. Pero de momento "no siento que haya muchas ganas, dada la situación, de una larga discusión sobre la cuestión británica", confió bajo anonimato una fuente diplomática europea de alto rango.

La cuestión se debatió anoche en Bruselas. Para empezar, Cameron ya escuchó más de una advertencia.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que solo se negociarán cambios institucionales que sean "seguros" para Europa.

"Hay una cosa que debe quedar clara desde el principio: los valores fundamentales de la UE no se venden, y no son negociables".

Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, también cargó contra Cameron, quien dijo que los cambios que pide requieren la modificación de tratados.

"Creo que un cambio de tratado es bastante difícil. El gobierno británico no debería centrarse solo en un cambio de tratado", indicó Schulz.

El tema británico, en cualquier caso, no se tratará en esta cumbre con la misma urgencia que las negociaciones con Grecia o el flujo de migrantes en el Mediterráneo.

Así, lo que se espera no es una discusión a fondo sobre las reformas reclamadas por Londres, sino un acuerdo acerca de la próxima etapa del proceso, es decir, conversaciones técnicas, y un nivel inferior.

Según el borrador de las conclusiones de la cumbre, que fue filtrado a la prensa, los líderes europeos indicarán simplemente que reexaminarán la cuestión en diciembre.

Según fuentes gubernamentales de Londres, Cameron quiere garantías de protección para los países no integrantes de la Eurozona, y garantías sobre la soberanía, en particular la posibilidad de no respetar el compromiso de una mayor convergencia entre los estados miembros.

El dirigente también quiere poder limitar el acceso de los inmigrantes a ciertas prestaciones sociales.

A propósito de este debate, el miércoles la reina de Inglaterra entró al trapo durante una visita a Alemania, al advertir de los riesgos que genera la división en Europa.

"Sabemos que la división en Europa es peligrosa y que debemos evitarla tanto en el oeste como en el este de nuestro continente", dijo la reina en un banquete de Estado durante su visita a Alemania, según una copia de su discurso en la página web de la casa real.

Hoy se reanuda el debate en un clima complejo.

Elogian plan de españa al tema de inmigrantes.

El Consejo Europeo elogió ayer la respuesta de España a los problemas de la inmigración ilegal y ha considerado que esa política es "el modelo" que ha de seguir la UE para hacer frente a este fenómeno. El reconocimiento a la tarea desarrollada por España en este ámbito se ha puesto de manifiesto en la primera jornada de la cumbre que los líderes de la UE celebran en Bruselas, que tenía en su agenda el análisis de la política de los Veintiocho ante la inmigración ilegal. Fuentes españolas han informado de que en las intervenciones de los líderes durante este debate se han sucedido las referencias a España por el éxito que consideran que ha tenido su respuesta ante este problema. Las fuentes citadas han subrayado que especialmente entusiasta con el modelo español se ha mostrado el primer ministro británico, David Cameron que se reunió el 11 de junio con Mariano Rajoy para hablar del tema.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)