LA CORRUPCIÓN EN AMÉRICA LATINA

Piden informe a EE.UU. por el vice de Maduro

Nuevo desafío del Parlamento opositor al régimen chavista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Aissami: es uno de los dirigentes más fanáticos del régimen chavista. Foto: Reuters

El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, pedirá información a Estados Unidos sobre las sanciones por narcotráfico que impuso al vicepresidente Tareck El Aissami, dentro de un proceso que podría llevar a su destitución. Esto abre un nuevo choque entre el legislativo opositor y el ejecutivo chavista.

"Enviaremos una solicitud de información al Congreso, al Departamento del Tesoro y a los departamentos de Seguridad de Estados Unidos", anunció Freddy Guevara, presidente de una comisión especial que se instaló ayer miércoles para investigar las acusaciones.

La Asamblea Legislativa también pedirá información a las autoridades venezolanas.

"Tenemos un deber moral (...) El país sufrió una vergüenza por la sanción al vicepresidente por narcotráfico, lavado de dinero y corrupción, al igual que por la sanción a un venezolano llamado Samark López", añadió Guevara.

El Departamento del Tesoro acusa a El Aissami —vicepresidente desde el 4 enero— de facilitar, proteger y supervisar el envío de droga desde Venezuela hacia México y Estados Unidos mientras se desempeñaba como ministro de Interior y gobernador del estado de Aragua (2008-2017).

Por ello ordenó congelar los bienes que puedan poseer en Estados Unidos el funcionario y el empresario López, a quien señala de "testaferro". También prohibió a ciudadanos y empresas estadounidenses hacer negocios con ellos.

El Aissami publicó ayer miércoles en el diario New York Times una carta dirigida al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en la que niega las acusaciones y asegura que como ministro de Interior capturó a 102 capos de la droga, y extraditó 21 a Estados Unidos y 36 a Colombia.

Guevara señaló a la AFP que la Cámara podría aprobar una moción de censura contra el vicepresidente, lo que implicaría su remoción. "El Aissami no puede ejercer funciones de vicepresidente, o de presidente de Venezuela, en caso de una ausencia de Nicolás Maduro. No puede suscribir contratos de interés nacional con Estados Unidos", sostuvo.

Pero el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) considera que el Parlamento está en desacato y todas sus decisiones son "nulas" por no haber desvinculado formalmente a tres diputados opositores acusados de fraude electoral.

Respuesta al tesoro.

A todo esto, el vicepresidente El Aissami tachó de "ilegal" y violatoria de sus derechos la sanción que le fue aplicada la semana pasada por el Departamento del Tesoro por sus supuestos vínculos con el narcotráfico. El Aissami publicó ayer miércoles una carta de una página completa en el diario The New York Times, dirigida el nuevo secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien firmó las sanciones el mismo día de su confirmación en el cargo, el pasado lunes 13.

En su carta, El Aissami afirmó que las sanciones son "ilegales y en violación de la legislación internacional", ya que el Tesoro carece de evidencias y actúa como "una policía extraterritorial y sin poderes para hacerlo".

El dirigente chavista añade en su carta que "más allá de cualquier consideración política o geopolítica, la decisión (...) constituye una seria violación de mis derechos humanos y afecta seriamente mi dignidad y mi honor".

El Aissami señaló en su carta que la sanción de congelar eventuales bienes o activos que posea en Estados Unidos es "absurda y patética".

"No tengo bienes en Estados Unidos o en ningún otro país, y es absurdo y patético que un cuerpo de la administración estadounidense, sin presentar cualquier evidencia, adopte una medida para congelar bienes y activos que no poseo", señaló.

"Usted ha sido engañado por sectores políticos" que quieren evitar que Estados Unidos y Venezuela "restablezcan sus relaciones diplomáticas y políticas", expresó El Aissami dirigiéndose directamente a Mnuchin.

Un alcalde opositor preso en estado grave.

Familiares y abogados del alcalde opositor venezolano Delson Guarate, preso en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), denunciaron ayer el grave estado de salud en el que se encuentra. Guarate es alcalde del municipio Mario Briceño Iragorry del estado Aragua. "Delson ha perdido 27 kilos, está perdiendo masa muscular y sufre de fiebres muy altas. Su situación es bastante difícil", dijo su esposa, Jenny de Guarate. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)