El peronismo fuera del poder

El peronismo intenta poner la casa en orden tras derrota

El reciente Congreso Nacional del PJ dejó al desnudo heridas y divisiones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kirchnerismo: una primera línea de referentes del gobierno anterior en Argentina.

Cuando dicen que nos peleamos, es que nos estamos reproduciendo", el dicho ya es una máxima de la identidad peronista y su impronta de choque entre propios y ajenos. Aunque la imagen que genera es un tanto grotesca, la historia política argentina muestra que les ha funcionado.

Según expone el diario La Nación, con una frase similar y sus singulares maneras ingresó el miércoles pasado al club Obras Sanitarias el controvertido ex secretario de Comercio Interior y ex embajador en Roma del kirchnerismo, Guillermo Moreno: "Cada vez que el peronismo se junta transpira, pero transpira amor".

En ese club se desarrolló el Congreso Nacional del Partido Justicialista (PJ) y la reafirmación de las máximas cual mantra parecen ser tan deseadas como necesarias, en épocas de un presidente como Mauricio Macri cuyo joven partido no reconoce raigambre peronista ni radical, aún cuando varios de sus miembros hayan pasado por alguna de esas dos fuerzas tradicionales. Un contexto en el que el PJ dejó de ser oficialismo a nivel nacional tras más de 12 años de hegemonía (los tres períodos kirchneristas y el gobierno de Eduardo Duhalde tras la Crisis de 2001); o mejor dicho, una realidad que encuentra a todos los peronistas —incluso los llamados disidentes— como oposición tras un largo proceso signado por las rupturas y la imposibilidad de generar y consensuar un nuevo liderazgo ordenador por fuera de la ex presidente Cristina Fernández.

Así, 2015 inició con la puja por las candidaturas dentro del entonces oficialista Frente para la Victoria (FpV), una alianza conformada por el PJ y otros partidos más pequeños; y culminó con la derrota en balotaje de la fórmula presidencial Daniel Scioli-Carlos Zannini.

La última expresión de los desencuentros estuvo signada por la ruptura del bloque de diputados del FpV que se visibilizó a nivel postural para con el nuevo gobierno de Macri.

Unidad.

"En el peronismo todo tiende a un cambio de modo, de darle mayor tradicionalidad, más apacado, moderado, no tan agresivo porque hoy no hay identidad", refirió a El País una fuente que desde hace años es cercana al llamado peronismo disidente y agregó: "El kirchnerismo se rompe como bloque duro, en la oposición no habrá ningún bloque homogéneo" y aunque opinó que el kirchnerismo duro "quedará como un núcleo pequeño que le dará más oxígeno y vida a Macri", el cristinismo "tiene lugar en este nuevo esquema, ya que nadie le dice a (la ex presidente) Cristina (Fernández) lo que tiene que hacer, hace lo que quiere y se lo ganó". Al Congreso Nacional del PJ concurrieron 662 de los 900 congresales; empezó a los empujones y, dadas las circunstancias, se generó en un marco lógico de tensión, reproches cruzados y autocríticas. Sin embargo, logró la conformación de una Junta Electoral que organizará los comicios internos para definir las autoridades del partido el próximo 8 de mayo; un mes antes se darán a conocer las listas; aunque, según consignan los principales medios argentinos, el PJ buscaría saltearse y simplificarse la instancia electoral apelando a una "fórmula de unidad partidaria".

La importancia de esas elecciones se explica por el impacto político a nivel real, de cargos de gobierno electivos por voto popular (gobernadores, intendentes y legisladores), que ostenta el universo peronista.

"El peronismo se despliega en el sistema político argentino más allá de su derrota de 2015. De los gobernadores de provincia, el universo peronista alcanza a 17 gobernadores, más de dos tercios del total. Y eso también se refleja en el Senado y en Diputados", explicó a El País el analista político, Rosendo Fraga. "Con el peronismo está ocurriendo lo esperable, hay necesidades financieras de los gobernadores que necesariamente iba a terminar en que algunos de ellos tomaran una actitud racional de negociación y colaborar con la gobernabilidad del presidente Macri; y por otro lado una suerte de ruptura de bloque como ya lo hubo en Diputados, un drenaje que puede seguir a lo largo del tiempo.

Si la duda era que podía pasar hacia adentro del partido, hasta acá han optado por que no pase nada importante más allá de algunos gestos políticos como el hecho de que La Cámpora quedó excluida de la conducción, pero la verdad es que eso habrá que ver después donde termina en la medida que empiece el año legislativo porque lo que está quedando claro es que no hay liderazgo, más allá de el de la estructura de los gobernadores y los intendentes, y eso es un problema porque además si sigue habiendo algún liderazgo, aún desgastado, es el de Cristina quien va a tener un peso dentro del partido", dijo a El País Carlos Fara, ex presidente y actual chairman de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos.

Divisiones.

Durante el Congreso Nacional, La Cámpora quedó por fuera de la Junta Electoral. Desde esa fracción del FpV señalaron que resolvieron dejarle su lugar a un gobernador o intendente del partido; otra versiones indican que se les ofreció un solo lugar y que lo rechazaron porque querían más espacios. Asimismo, la instancia se restringió a cumplir con los pasos formales para avanzar en el proceso de institucionalización y evitó adoptar una posición determinada sobre el rol opositor que debe tener el PJ respecto del gobierno de Macri para no profundizar las diferencias internas.

Juan Abal Medina: Se valoró mal a Macri.

El senador Juan Manuel Abal Medina, quien se desempeñó como jefe de gabinete de Cristina Fernández reflexionó sobre el rol de su fuerza política. "Desvalorizamos a Macri (…) Hubo una desvalorización que llevó a una gran irresponsabildad de nuestro espacio político (…) Si uno perdió una elección es porque algo hizo mal. Ahora habrá un debate mucho más horizontal, a nosotros no nos gusta perder una elección, siempre pensamos que necesitamos a la mayoría de la Argentina, cuando perdemos nos sentimos incómodos y el debate es profundo y obviamente duro".

Gioja: "Una lista por la unidad" del peronismo.

Actual diputado del FpV y ex gobernador de su provincia natal, San Juan, José Luis Gioja, criticó en el ingreso al Congreso del PJ a quienes dicen que el peronismo está "dividido" ya que "es muy fuerte decir eso" porque el partido tiene "una intensa vida interna" y abogó por "una lista de unidad", según la agencia Télam. De hecho, su nombre es el que resuena desde la derrota frente a Cambiemos para ser presidente del PJ y, según maneja la mayoría de los medios argentinos, su figura es la que lograría ese consenso aunque él "se hace el distraído sobre esas especulaciones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)