DOS VISIONES

Peña Nieto justificó recibimiento dado al polémico Donald Trump

La visita del candidato republicano encendió la polémica en México.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El encuentro de Peña Nieto con el candidato republicano ahondó la polémica. Foto: AFP

Se marchó Donald Trump y México quedó en llamas. La visita relámpago del candidato republicano a la tierra que ha pisoteado una y otra vez, no gustó a nadie. Excepto en el propio Gobierno, las críticas fueron unánimes y obligaron al presidente Enrique Peña Nieto, en horas críticas, a salir a la palestra. "Los postulados de Trump representan una enorme amenaza y no puedo quedarme de brazos cruzados. Mi obligación es defender a los mexicanos", se justificó en una inusual entrevista televisada.

Trump fulminó cualquier atisbo de esperanza. Fiel a sí mismo, a las pocas horas de terminar la reunión con Peña Nieto, se despojó de sus ropajes de hombre de Estado, abandonó la retórica del "diálogo constructivo" que había blandido ante Peña Nieto y en un multitudinario mitin en Phoenix (Arizona) volvió a su esencia.Muro, deportaciones masivas, odio al indocumentado. "México pagará el muro. Al 100%. Todavía no lo saben, pero pagarán por el muro", remachó frente una audiencia enfervorecida.

El golpe retumbó en México. El discurso de Trump supuso la estocada final para la arriesgada diplomacia de Peña Nieto. Si alguien pensó que se había logrado tender un puente con el histriónico magnate, el acto de Arizona borró cualquier esperanza. Trump volvía a ser Trump. Ni había pedido disculpas por sus insultos ni cejaba en sus delirantes planes. México había sido una mera extensión de su campaña electoral.

El resultado fue demoledor. El equipo de Peña Nieto se quedó sólo en su defensa de la visita. A la mañana siguiente, en el universo fractal de la prensa mexicana, las críticas a la reunión eran unánimes. Por haberle invitado o por la oportunidad perdida al tenerle cara a cara. Daba igual. Ninguna voz reconocida quiso recoger el testigo presidencial. Y las encuestas flash marcaban que la visitaba era abrumadoramente rechazada. "El presidente mexicano no tuvo el valor de decirle a Trump lo que él y los mexicanos pensamos, lo que nos hemos cansado de decir en México. Peña perdió una oportunidad de oro para hablar en nombre de su país y de su gente. Pagará su omisión en el arco de la disminuida presidencia", escribió el intelectual Héctor Aguilar Camín. "Fue una invitación innecesaria, inútil y a destiempo. Los mexicanos estamos tremendamente enojados con Trump. El mero hecho de que Peña lo reciba, le dé la mano, aparezca en Los Pinos con él y que Trump lo llame su amigo, hará que lo poco que le queda de popularidad a Peña se desvanezca", indicó en una columna el exsecretario de Relaciones Exteriores, Jorge G. Castañeda.

La andanada, a la que se sumó la oposición en pleno, desencadenó la reacción del presidente. Lejos de esperar a que las aguas volvieran a su cauce, Peña Nieto salió a la palestra. En un momento delicadísimo de su presidencia, con la violencia en ascenso, la economía estancada y su popularidad a la baja, el mandatario intentó retomar la iniciativa. Para ello, en un gesto muy poco habitual, concedió una entrevista televisiva a la prestigiosa periodista Denise Maerker. En la conversación, el mandatario reconoció a las claras que el candidato republicano era "una amenaza para el futuro de México" y que en la reunión le había expresado el agravio de los mexicanos.

—¿Pero no fue un error?, le inquirió la periodista.

—Hay que encarar los riesgos a los que se enfrenta México, zanjó Peña Nieto.

Ahora busca conquistar voto de afroamericanos.

Donald Trump vuelve a cortejar el voto afroamericano, y tiene previsto visitar mañana la Great Faith Ministries International, una iglesia de la comunidad negra de Detroit, histórica ciudad de voto demócrata donde los afro-estadounidenses son amplia mayoría (83%). Luego de participar de una ceremonia religiosa, el candidato presidencial republicano tiene previsto responder a una docena de preguntas del obispo Wayne T. Jackson, las cuales ya fueron enviadas anticipadamente al prelado. Será una sesión cerrada al público en general y a la prensa. Sin embargo, luego de la misma, el magnate brindará un breve discurso. Luego realizará una visita por los alrededores junto a Ben Carson, su ex rival en las Primarias y ahora uno de los que apoyan la candidatura de Donald Trump. ANSA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)