ELECCIONES EN ESPAÑA

Partido Popular sale reforzado

Los comicios le dieron a Rajoy 14 escaños más; se perfila para ser el candidato para lograr los acuerdos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rajoy agradeció el apoyo y prometió lograr acuerdos. Foto: Reuters

En España quedó claro, una vez más, que los partidos políticos necesitan flexibilizar sus posturas para que pueda haber gobierno. Ayer, el Partido Popular (PP, centroderecha) ganó las elecciones legislativas y aunque mejoró los resultados de diciembre pasado quedó lejos de la mayoría absoluta, con lo que tendrá que conseguir el apoyo de al menos otros dos partidos para alcanzarla y retener el Gobierno. Un resultado muy similiar al de diciembre.

"Reclamamos el derecho a gobernar porque hemos ganado las elecciones", dijo Rajoy ayer de noche a los miles de simpatizantes congregados en la sede de su partido en Madrid.

Si no puede ver las gráficas haga click aquí

Con el 99,89 por ciento escrutado, el PP logró 137 escaños, 14 más que en las elecciones de diciembre, por delante de los socialistas, que con 85 perdieron cinco. En total, el partido de Rajoy obtuvo más de 7,9 millones de votos.

La coalición de izquierda Unidos Podemos obtuvo 71 escaños, los mismos que por separado lograron sus partidos hace seis meses, y los liberales de Ciudadanos sumaron 32 diputados (8 menos).

La participación fue ligeramente inferior al 70% en unas elecciones que confirmaron que se ha superado el tradicional bipartidismo basado en PP y PSOE con la inclusión de dos nuevas fuerzas, Podemos y Ciudadanos.

La incapacidad de los partidos para cerrar pactos —solo hubo uno entre PSOE y Ciudadanos que resultó insuficiente— llevó a la repetición de los comicios ayer, que han resultado beneficiosos para el PP.

Acusado de pasividad, porque incluso rechazó el ofrecimiento del rey Felipe VI de someterse a la investidura en el Congreso, Mariano Rajoy sale bien parado de estos comicios, porque mejora sus resultados, sube más de cuatro puntos su apoyo —hasta el 33 por ciento de los votos— y estará en mejor posición para negociar.

¿Cómo lo hará Rajoy?

"A partir de mañana hablaremos con todo el mundo. Nuestro único horizonte es defender a todos los españoles", afirmó Rajoy, que asumió el Gobierno en diciembre de 2011, en plena crisis económica que hizo perder las elecciones a los socialistas.

Asimismo, declaró que el objetivo de su partido es "defender a España y al 100% de los españoles, es para lo que estamos aquí".

Rajoy, que calificó al PP de "instrumento útil para España", dijo que el país "asoma la cabeza", después de años de crisis, e insistió en que "caminamos en la buena dirección".

El dirigente, que ha logrado bajar levemente el desempleo, se presentó en la campaña como el político que ha sacado a España de la crisis y pedía el voto para continuar en esa dirección.

Sin embargo, no lo tendrá fácil. La opción aparentemente más próxima es un acuerdo con Ciudadanos, pero los 32 escaños de los liberales no son suficientes para tener la mayoría absoluta, fijada en 176 de los 350 escaños del Congreso.

Sería más fácil ser elegido en una segunda votación, por mayoría simple, pero para eso debería contar con la abstención de otros grupos.

Rajoy ha venido apostando de manera genérica por una "gran coalición" con los socialistas, sin concretar acuerdos, pero el PSOE ha reiterado su rechazo a ese planteamiento.

Ahora los socialistas tendrán que decidir qué actitud tomar y se ven abocados a un fuerte debate interno.

Resistencia y fracaso.

El PSOE ha visto con alivio que mantiene su liderazgo en la izquierda española, a pesar de que todas las encuestas auguraban que sería superado por la coalición Unidos Podemos.

Este partido, que en marzo pasado rechazó la investidura como jefe del Ejecutivo del socialista Pedro Sánchez, ha sufrido un grave traspié, porque se veía ya como alternativa al PP.

Tras años de drásticos recortes en políticas sociales que dispararon la desigualdad, muchos españoles confiaban en un fuerte ascenso de Unidos Podemos que lograse poner en cuestión la austeridad imperante en la UE, aliado a otras izquierdas europeas.

Su líder, Pablo Iglesias, heredero de los movimientos de "indignados" con el bipartidismo español, reconoció su insatisfacción con los resultados, que suponen un incremento de lo que considera bloque conservador, donde incluye al PP y Ciudadanos. "No estamos satisfechos con los resultados, teníamos otras expectativas", reconoció Iglesias, en rueda de prensa en un teatro madrileño, donde la coalición izquierdista habían organizado una noche electoral prevista para festejar y que en lugar de gritos de júbilo vio caras largas.

"Es el momento de reflexionar", admitió.

El socialista Sánchez felicitó al líder del PP y presidente del Gobierno en funciones y criticó a Iglesias porque "pudo haber acabado con Rajoy y ahora la derecha ha mejorado resultados".

Mariano Rajoy,el superviviente tenaz

Criticado por su falta de carisma, Mariano Rajoy, que ayer salió reforzado de las elecciones legislativas y reivindica permanecer al frente del Gobierno español, da muestras de una tenacidad a la hora de superar los obstáculos que se le presentan.

Alto, con barba gris y lentes de montura fina, el conservador se presenta a sus 61 años como abanderado de la estabilidad frente a sus rivales más jóvenes.

"Ha sido duro, ha sido difícil, ha sido complicado pero hemos dado la batalla por España", lanzó a sus seguidores tras conocer que su partido pasaba a 137 escaños frente a los 123 de diciembre.

Escogido líder del Partido Popular (PP) en 2004, sobrevivió a dos derrotas electorales antes de llegar al poder en 2011 con mayoría absoluta gracias a un electorado furioso por la gestión de la crisis económica por parte del gobierno socialista.

Cuando perdió esta mayoría en las legislativas de diciembre y se encontró sin aliados para seguir gobernando, fueron muchos —incluso dentro de su partido— quienes le reclamaron apartarse para que España saliera de la parálisis política. Finalmente, salió airoso.

Otro fracaso de las encuestas electorales

Una vez más, sin que sirva de precedente pero sin que tampoco se eche en saco roto, las encuestas se han dado un buen tropezón en España en lo que a las previsiones de los resultados electorales se refiere.

Todas daban al gobernante Partido Popular como ganador esta noche pero la inmensa mayoría auguraba una leve pérdida de escaños, cuando el resultado final es que ha ganado, nada menos, 14 diputados al pasar de 123 a 137.

Todas adelantaron que la coalición izquierdista Unidos Podemos iba a adelantar —el famoso zarpazo— al histórico Partido Socialista, cuando lo ocurrido es que éste resiste como segunda fuerza pese a perder 5 escaños de los 90 que tenía.

Unidos Podemos, una amalgama de grupos que en estos comicios se ha presentado con Izquierda Unida, cuyo principal referente es el Partido Comunista, se quedó con 71 diputados en un tercer puesto allí donde esperaba ganar las elecciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)