beatificación

El Papa da primer paso para beatificar al arzobispo uruguayo Jacinto Vera

El papa Francisco aprobó el decreto con el que se reconocen las "virtudes heroicas" de Jacinto Vera, que fue el primer obispo de Montevideo y nacido de padres canarios, primer paso en el proceso de beatificación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Papa Francisco. Foto: EFE

El decreto con el que Jacinto Vera es declarado "venerable" y el de otros fueron firmados ayer en la audiencia que concedió el papa al prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, al arzobispo Angelo Amato.

Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido un milagro debido a su intercesión y para que sea canonizado (santo) es necesario un segundo milagro. Ese segundo milagro debe ocurrir después de ser proclamado beato.

La Iglesia uruguaya ha pedido siempre acelerar el proceso de beatificación de Jacinto Vera, cuya causa comenzó hace 80 años.

Vera, quien fuera el primer obispo uruguayo, murió el 6 de mayo de 1881 en una posada del pueblo Pan de Azúcar, en uno de sus numerosos viajes misioneros. Había nacido el 3 de julio de 1813 durante el viaje en el que sus padres, provenientes de las islas Canarias, venían como inmigrantes a Uruguay.

El episcopado uruguayo siempre ha evocado el testimonio ejemplar de este obispo y su entrega a los más desfavorecidos, de dónde surge el motivo para aprobar en el futuro su canonización como el primer santo de Uruguay.

Vera pasó su niñez en el territorio que hoy corresponde a la localidad de Toledo y entró con 19 años en el seminario de los jesuitas y fue ordenado sacerdote el 28 de mayo de 1841 en Buenos Aires.

En 1856 se convirtió en vicario apostólico de Montevideo y luego tras ser nombrado obispo fue el fundador del primer seminario de jesuitas en Uruguay. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)