CUATRO CANDIDATOS CON CHANCE

Un país estremecido sale a votar

Primera vuelta a presidente en Francia ; Macron y Le Pen lideran hacia balotaje.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Candidatos favoritos a las elecciones en Francia

Aún estremecidos por el ataque terrorista cometido en la noche del jueves en los emblemáticos Campos Elíseos de París, los franceses concurren hoy a los circuitos de votación para elegir presidente, en unas elecciones que presentan definición incierta, en una de las potencias mundiales y motor económico junto con Alemania de la Unión Europea.

El nuevo ataque, que altera el ritmo de la vida cotidiana y genera angustia, no solo provocó nuevas reacciones de los candidatos en la jornada final de la campaña, sino también obliga a las autoridades a reforzar el enorme operativo de seguridad para la jornada en la que casi 47 millones de ciudadanos están habilitados a votar.

El final de una elección que será el 7 de mayo en el balotaje, debido a que todo indica que ninguno de los aspirantes a la presidencia alcanzará el 50% requerido para triunfar en la primera vuelta, muestra —según las encuestas realizadas antes del atentado terrorista— una reñida lucha entre el socioliberal Emmanuel Macron (candidato de ¡En Marcha) y la ultraderechista Marine Le Pen (Frente Nacional), seguidos de cerca por el conservador François Fillon (Los Republicanos) y el izquierdista radical Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa). Entre Macron, que lidera y Mélenchon, que está en cuarta posición hay una diferencia de apenas cinco puntos porcentuales. Esa diferencia está dentro del margen de error de las encuestas. En quinta posición, aunque bastante rezagado, aparece Benoît Hamon (Partido Socialista).

Hasta ahora centrada en los escándalos judiciales que afectaron a Fillon y Le Pen —ambos sospechosos de malversación de fondos públicos— la campaña vio cómo el terrorismo regresó al primer plano y provocó un cruce de acusaciones en los días finales.

Le Pen, segunda favorita aunque en ligera caída en los últimos sondeos, fue la primera en comparecer ante la prensa, después del ataque terrorista, para dejar una ristra de reproches al Ejecutivo socialista del presidente François Hollande, quien tiempo atrás renunció a buscar su reelección.

"A este gobierno efímero, dirigido por la inacción, le pido que ordene la restauración inmediata de nuestras fronteras nacionales", dijo Le Pen desde su sede de campaña en Partís, con gesto circunspecto y vestida de negro. Abogó además por incrementar con 15.000 agentes más los efectivos de la Policía y de la Gendarmería, por un refuerzo de los servicios secretos y de los medios del Ejército, así como por "una adaptación de la política penal y carcelaria a este tipo de criminalidad".

Si no puede ver la infografía haga click aquí

A su vez, Macron, pidió a los franceses que no cedan al pánico frente a la amenaza terrorista, y consideró "indispensable" reformas en la Unión Europea para garantizar la seguridad de los ciudadanos. Agregó que hay que "refundar una Europa que proteja, tanto frente a la amenaza terrorista como frente al cambio del mundo".

"La primera misión del presidente de la República (...) es proteger a los franceses. Estoy listo para hacerlo", indicó antes de desgranar las principales líneas de su programa en materia antiterrorista. Explicó que hay que actuar en Siria y en Irak porque es allí donde se encargan y se preparan los atentados, y que su política diplomática y militar "tendrá como prioridad la seguridad" de los franceses.

Prometió aumenta el número de policías y gendarmes con 10.000 agentes durante el quinquenio, creará un órgano de coordinación bajo su control encargado de "actuar las 24 horas del día contra el Estado Islámico", y pondrá en marcha "una acción vigorosa para luchar contra la radicalización islamista, también en Internet".

Por su parte, Fillon, con gesto adusto, puso en el plano internacional la lucha contra el radicalismo musulmán y avisó de que "cuanto más divididos estén Estados Unidos, Europa, Rusia, Irán, Turquía y los países del Golfo, más tarde llegará la victoria contra el totalitarismo islámico".

Otra de las voces de condena al terrorismo fue la de Mélanchon quien señaló la necesidad de que Francia se mantenga firme ante los embates de los grupos violentos que quieren socavar la democracia.

Los socialistas, a través de su candidato Hamon, enfatizaron la voluntad inquebrantable de los franceses de impedir que el terrorismo logre su objetivo de destruir la democracia.

Impacto.

Se llega a la jornada electoral sin saber con exactitud cuál ha sido el impacto del ataque en la actitud de los ciudadanos al emitir el voto.

"Si beneficiara a alguno sería a Le Pen quien ha centrado su campaña en la seguridad, o Fillon por su estatura presidencial", señaló Adélade Zulfikarpasic, directora de la compañía de encuestas BVA.

Hasta ahora, los votantes estaban más preocupados por temas económicos como el desempleo o el poder adquisitivo, pero sus prioridades podrían cambiar, advierten analistas.

Francia, en estado de emergencia desde los atentados cometidos por el terrorismo en París el 13 de noviembre de 2015 en los que murieron 130 personas, vive con el temor a nuevos ataques.

Por un lado, está el peligro de infiltración de elementos terroristas en el flujo de migrantes ilegales que llegan desde Siria y otras zonas de conflicto. Por otro, la amenaza ya está instalada en el país y muchas veces resulta difícil de descubrir, porque los protagonistas de los hechos sangrientos son jóvenes nacidos en Francia. En algunos casos, son sospechosos que están en la mira de las autoridades, pero sin pruebas para acusarlos.

El primer ministro Bernard Cazeneuve afirmó que "nada debe obstaculizar la cita democrática" que los franceses tienen hoy con las urnas.

Movilizan a 57.000 policías y militares.

El primer ministro de Francia, Bernard Cazeneuve, anunció un refuerzo de la seguridad ante la primera vuelta de las elecciones presidenciales, después del atentado en París que causó la muerte de un policía.

En una declaración al término del Consejo de Defensa presidido por el jefe del Estado, François Hollande, Cazeneuve explicó que habrá "unidades especializadas de intervención para garantizar una capacidad de respuesta total", y recordó que 57.000 policías, gendarmes y militares se desplegarán hoy domingo con la finalidad de que los comicios se desarrollen con normalidad, como es la tradición del país.

El ataque, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), sucedió en los Campos Elíseos de París, en pleno corazón turístico y comercial de la ciudad, y resultó además con dos agentes heridos, cuyas vidas no corren peligro, y con la muerte del propio asaltante.

Cazeneuve agregó que el Gobierno está "totalmente" movilizado y pidió no ceder "al miedo" ni a la "división".

"Es la unidad lo que debe prevalecer", pidió el primer ministro, quien demandó "dignidad y responsabilidad" en estos momentos.

El atentado yihadista ha conmocionado la campaña presidencial, la más disputada que se recuerda.

EL ESCENARIO ELECTORAL.

Hay varias visiones en inmigración.

François Fillon y Marine Le Pen preconizan una política restrictiva sobre la inmigración, con medidas que limiten el reagrupamiento familiar, las prestaciones sociales y la concesión de la nacionalidad francesa.

Benoît Hamon y Jean-Luc Mélenchon no hacen de la inmigración o del asilo un tema dominante, pero el primero propone un visado humanitario para los refugiados y ambos acordarían el derecho a voto a los extranjeros en las elecciones locales.

En materia de instituciones, la oferta es muy variada. Fillon y Macron no desean cambiar la Constitución. Mélenchon y Hamon quieren una VI República, con menos poder para el jefe del Estado y más referéndums de iniciativa popular. Referéndums también ha prometido Le Pen, que incluiría la preferencia nacional en la Constitución. Fillon plantea cuotas de inmigración. Todos, con excepción de Fillon, instaurarían, en distintos grados, la representación proporcional en las elecciones.

Economista y mécanico se postulan.

En las elecciones de Francia hay propuestas para todos los gustos e idologías. Once ciudadanos aspiran a llegar a la Presidencia, de los cuales seis se postulan por partidos menores. Son estos:

—Françcois Asselineau (59 años), ex inspector de finanzas, soberanista, que se describe como el "candidato de la liberación nacional" y quiere que salir de la UE.

—Nathalie Arthaud (47), del partido de extrema izquierda Lucha Obrera, profesora de economía y administración.

—Jacques Cheminade (75), ex funcionario público que se define como candidato "contra los políticos de siempre que han sellado un pacto con el imperio del dinero".

—Nicolas Dupont-Aignan (56), presidente del movimiento soberanista De Pie Francia, que reclama el despertar de los franceses y abandonar el euro.

—Jean Lassalle (61), diputado centrista y ex pastor de ovejas. Recorrió el país durante nueve meses para escuchar a los franceses.

—Philippe Poutou (50), mecánico de una fábrica de automóviles y líder de un partido anticapitalista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)