VIDEOS

Padre del joven asesinado, a Maduro: "¡Era mi único hijo!"

Fue jefe del presidente de Venezuela cuando era chofer de ómnibus.

"Nicolás, por favor. No era malandro, era un estudiante graduado. Nicolás, por favor, soy David Vallenilla, fui tu jefe. ¡Era mi único hijo! Que esto no quede así nada más". Este desgarrador llamado de justicia lo hizo el padre del joven que el jueves murió por un disparo a quemarropa de un militar en el marco de una protesta contra el régimen chavista.

El joven asesinado, David José Vallenilla, tenía 22 años, y su padre fue jefe de Maduro cuando el ahora presidente era chofer de ómnibus.

"Yo quiero que esto no quede así nada más, Nicolás, por favor. No era malandro (delincuente), era un estudiante graduado. Hoy entregaba su dinero para su graduación. Nicolás, por favor, soy David Vallenilla, fui tu jefe", dijo el padre desde la morgue en la que se encontraba el cuerpo de su hijo.

Vallenilla aseguró que trabajó en el Metro de Caracas con el presidente, y que Maduro conoció a su hijo cuando este era pequeño. También destacó que "es claro que hubo una agresión directa contra David José" y enfatizó en que el joven, su único hijo, no era un delincuente.

"Por favor, Nicolás, (...) por favor, amigo, yo te digo que eres mi amigo porque yo te respeto, porque tú eras una persona muy centrada (...). Está en tus manos ayudar a que esto quede claro. Y no era malandro, era mi único hijo", dijo Vallenilla con voz entrecortada.

El militar disparó al menos dos veces con un fusil empleado para lanzar perdigones a escasa distancia del joven, desde el interior de la base aérea militar de La Carlota (ver recuadro junto a la secuencia de fotos).

Con esta muerte, la Fiscalía contabiliza 75 víctimas mortales durante la ola de protestas que se inició el 1° de abril.

Si no puede ver el video haga click aquí

David José Vallenilla tenía 22 años y murió el jueves por un disparo. Foto: Reuters
David José Vallenilla tenía 22 años y murió el jueves por un disparo. Foto: Reuters

Más violencia.

Ayer viernes la violencia continuó en Caracas, llegando esta vez a la sede del Parlamento. Un grupo de civiles, armados y adeptos al chavismo, atacó con explosivos, piedras y palos la sede administrativa del Parlamento, de mayoría opositora; cuatro personas fueron heridas además de los daños materiales en el edificio. Los agresores eran miembros de los llamados colectivos —organizaciones civiles afines al gobierno— e intentaron derribar la puerta principal de acceso al edificio, mientras otros detonaron explosivos y fuegos artificiales.

El ataque se produjo cuando decenas de trabajadores del Poder Legislativo realizaban un "trancazo" de las vías cercanas al Parlamento, un modo de protesta antigubernamental que fue convocada por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para repudiar el asesinato del joven Vallenilla.

"Estábamos manifestando en paz, cuando llegaron los esbirros, los asesinos colectivos, dirigidos y enviados por (el alcalde del municipio Liberador de Caracas) Jorge Rodríguez, empistolados, con chaleco antibalas para tirarnos gas pimienta, cohetes, acorralándonos y debimos encerrarnos en la planta baja de la sede administrativa", aseguró Ingrid Torrealba, jefa de funcionarios parlamentarios.

El Parlamento ha denunciado que mientras ocurrieron estos hechos un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) "no hizo nada para evitar la situación de violencia" pese a estar apostados a pocos metros de la Cámara.

En tanto, en la base militar donde el jueves asesinaron a Vallenilla, volvieron a enfrentarse ayer efectivos de la GNB y opositores. Pero a diferencia del jueves, esta vez la GNB empleó agua y gases lacrimógenos para dispersarles.

En tanto, el Ministerio Público (Fiscalía) venezolano informó sobre el asesinato de dos policías que el miércoles fueron tiroteados y posteriormente incinerados en la localidad de El Cementerio, en el municipio caraqueño de Libertador.

"Más nadie".

En este clima de violencia, Maduro llamó ayer viernes al alto mando militar a "adecuar" las fuerzas para que "no caiga más nadie" durante la oleada de protestas opositoras. "Es una meta", expresó Maduro en un acto con la cúpula de la Fuerza Armada transmitido por la televisora estatal VTV.

Según Maduro, el militar que el jueves mató al joven Vallenilla, está siendo sometido "a la ley".

Maduro insistió ante las tropas, en el Patio de Honor del ministerio de la Defensa, en responsabilizar a dirigentes opositores por la violencia. "¿Cuál es la meta de ellos? (...) Mantener la mecha prendida y que haya un muerto aquí, un muerto allá. Es como un goteo de la muerte", expresó. Y defendió la actuación de las Fuerzas Armadas, que calificó de "ejemplar para el mundo entero". "¿Qué pasaría si un grupo enmascarado atacara una base militar en Estados Unidos? ¿Qué creen que pasaría?", agregó Maduro, y aseguró que diputados opositores han contactado a jefes castrenses para que se subleven.

Represión a sangre fría: disparo a quemarropa.

David José Vallenilla tenía 22 años. El jueves murió por un disparo frente a la base militar La Carlota. Fue la víctima fatal número 75 desde el pasado 1° de abril, cuando comenzaron las manifestaciones contra el régimen de Nicolás Maduro. Su muerte quedó registrada en los videos y fotografías de los medios venezolanos que muestran al militar disparar a quemarropa al joven desde el interior de la base. El efectivo accionó el arma cuando un grupo de encapuchados lanzaban piedras y bombas molotov contra la reja del predio militar. Ese mismo jueves, en rueda de prensa con corresponsales extranjeros, Maduro había ratificado que el uso de perdigones y armas de fuego para el control de manifestaciones está "prohibido" y que quien viole la norma "irá preso".

"La guardia y la policía han hecho un esfuerzo heroico y lo deben seguir haciendo, sin armas de fuego, sin escopetas de perdigones, que están prohibidas, con agua y gasecito lacrimógeno, que está permitido", dijo Maduro. Poco después de estas palabras del presidente, Vallenilla moría frente a la reja de la base militar, por impactos de balas.

"David Vallenilla, de 22 años, se suma a la lista de jóvenes que por soñar con un país distinto, un país de futuro y oportunidades, fue asesinado por la Guardia Nacional", dijo el médico y diputado opositor José Manuel Olivares.

DENUNCIA DE SU ESPOSA.

Leopoldo: "¡Lilian, me están torturando!".

El líder opositor venezolano Leopoldo López grita "¡me están torturando!" desde dentro de la cárcel militar de Ramo Verde, donde se encuentra detenido desde 2014, según consta en un video que difundió ayer su esposa, Lilian Tintori, en las redes sociales.

"¡Lilian, me están torturando! ¡Denuncien, denuncien! ¡Lilian, denuncia!", grita López a su esposa Tintori según se escucha en el audiovisual de 26 segundos de duración que fue grabado desde las cercanías de la prisión, ubicada a las afueras de Caracas.

"Leopoldo grita desde Ramo Verde. Denuncio que a Leopoldo lo están torturando", apuntó Tintori al pie del video sin más detalles, por lo que se desconoce cuándo fue grabado.

Más temprano, la esposa del político venezolano denunció que su marido lleva 78 días sin acceso a sus abogados y responsabilizó de esta situación al presidente Nicolás Maduro.

"Han pasado 78 días sin que Leopoldo reciba la visita de sus abogados. La visita, la llamada o lo que sea. Leopoldo está incomunicado", declaró Tintori en rueda de prensa en Caracas.

La esposa de López añadió: "Y esta orden denunciamos que la dio en televisión Diosdado Cabello", en referencia al primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), y uno de los chavistas de línea dura.

"Es irregular, es una violación a sus derechos", agregó Tintori, que dijo no haber podido visitar a su marido en 19 días y anunció un nuevo viaje ayer al penal de Ramo Verde para intentar acceder a la cárcel y ver a su esposo.

Tintori hizo un llamamiento a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) que intervenga en el caso de López y denunció que el representante venezolano ante este organismo bloqueó su intento de presentar argumentos ante la comisión.

López fue condenado en septiembre de 2015 a casi 14 años de prisión como responsable de los disturbios ocurridos al final de una marcha antigubernamental en 2014, en los que murieron tres personas. El político de 46 años ha sido declarado "preso de conciencia" por Amnistía Internacional (AI).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)