ESPAÑA

Oposición propuso censura a Mariano Rajoy por casos de corrupción

El presidente español deberá declarar como testigo por el caso de los sobornos a funcionarios del PP para adjudicar obras públicas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mariano Rajoy en conferencia de prensa en la Torre Ejecutiva. Foto: Reuters.

El grupo opositor de izquierdas Unidos Podemos anunció el jueves una moción de censura contra el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, por los recientes escándalos de corrupción, aunque es probable que su iniciativa no prospere al no contar con el respaldo de otros partidos mayoritarios en el Congreso.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, planteó la moción como una "obligación ética" ante las nuevas investigaciones por presunta corrupción a antiguos dirigentes del Partido Popular (PP), formación que gobierna en minoría. "La necesidad de sacar al PP del gobierno es una demanda social amplia y creciente", dijo el diputado en una conferencia de prensa junto a representantes de su grupo.

"España vive una situación de excepcionalidad extremadamente grave, hablamos de una vergüenza delante de Europa y del mundo, hablamos de un presidente que va a tener que declarar ante la Justicia", dijo Iglesias sobre la próxima citación como testigo de Rajoy en el connotado caso de corrupción denominado "Gürtel".

Aunque Unidos Podemos tiene suficientes diputados para plantear una moción de censura, debe sumar a representantes de otros partidos para alcanzar la mayoría absoluta de 176 escaños necesaria para que prospere. Además, tendría que plantear también un candidato alternativo a Rajoy.

El Partido Socialista (PSOE) lideró la oposición generalizada a la propuesta. Su portavoz parlamentario, Antonio Hernando, dijo que Iglesias "sabe que no hay una alternativa a la del PP (...) El PSOE votará no", agregando que "estamos perdiendo un tiempo precioso con estos fuegos artificiales para exigir responsabilidades al PP por el pantano de corrupción en el que está inmerso".

Aunque no prospere, la iniciativa aumenta la presión sobre Rajoy, que tendrá que comparecer ante el Parlamento para hablar sobre la presunta financiación irregular del PP, y obliga a retratarse al resto de partidos, al presentar a Podemos como la única oposición activa al gobierno.

El partido Ciudadanos, que apoya al gobierno, pidió tranquilidad ante una "etapa complicada por la corrupción que está aflorando". "Lo que hay que hacer es aclarar responsabilidades judiciales y políticas (..) no vamos a secundar ningún número de circo", dijo su secretario general, José Manuel Villegas.

Desde el PP, su portavoz Rafael Hernando pidió a Unidos Podemos que deje de "hacer el ridículo" e insistió en las medidas anticorrupción impulsadas por el Gobierno en la anterior legislatura. "España no está para 'charlotadas', está para cosas serias", comentó

Rajoy a declarar por la trama Gürtel

El presidente del gobierno español deberá comparecer como testigo en el juicio por la amplia trama de corrupción que le hizo perder su mayoría absoluta en 2015.

"Rajoy será el primer presidente del gobierno en ejercicio que tenga que comparecer como testigo ante un tribunal", es decir de manera presencial destacó el historiador Jaume Muñoz-Jofre, autor del libro 'La España corrupta: breve historia de la corrupción'.

La amplia trama 'Gürtel', dirigida por el empresario español Francisco Correa, alcanzó a dirigentes del PP como quien fuera su tesorero, Luis Bárcenas, según el cual Rajoy conocía la 'caja B' de contabilidad oculta del partido.

Rajoy siempre dijo no estar al corriente de ninguna de las actuaciones supuestamente ilícitas de miembros de su partido. Ante el Congreso de los diputados, en 2013, Rajoy admitió que se había "equivocado" al depositar su confianza en Bárcenas.

Correa confesó que pagaba sobornos y hacía regalos a funcionarios del PP para lograr la adjudicación de obras públicas a empresas "amigas". Según él, parte de esas "comisiones" eran entregadas a Bárcenas.

Dentro del proceso 'Gürtel', 37 personas, entre ellas varios excargos del PP, son juzgadas desde octubre de 2016, sospechosas de participar en una sofisticada red que desvió fondos públicos entre 1999 y 2005.

El caso salpicó entre otros a la exministra conservadora de Sanidad Ana Mato, que se vio obligada a dimitir y fue procesada en tanto presunta "partícipe a título lucrativo" de los regalos realizados por esta trama a su exmarido, Jesús Sepúlveda, alcalde de Pozuelo (Madrid) entre 2003 y 2009.

La imagen del PP, que gobierna España desde 2011, está profundamente dañada por la proliferación de escándalos de corrupción en los últimos años, que indignó más a la opinión pública a raíz de la grave crisis económica que el país sufre desde 2008. (Efe)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)