ALTA TENSIÓN EN BRASIL

Oposición abuchea a Rousseff en el Congreso y preconiza un "año difícil"

La presidenta tuvo un duro recibimiento en la sesión inaugural del año legislativo. Además de los abucheos, hubo amenazas de nuevas "dificultades" en la relación entre ambos poderes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rousseff pasó un momento difícil en el Congreso brasileño. Foto: Reuters

El Congreso dio hoy un duro recibimiento a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en su sesión inaugural del año, con abucheos y amenazas de nuevas "dificultades" añadidas a las ya turbulentas relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo.

La participación de Rousseff en la ceremonia fue un gesto de acercamiento al Congreso, después de haber vivido el año pasado hostilidades crecientes con ambas Cámaras legislativas, porque en años anteriores la jefa de Estado siempre delegó esa tarea en uno de sus ministros.

Los abucheos inundaron varias veces la sesión plenaria, que reunió a todos los integrantes de la Cámara de los Diputados y el Senado, en una forma de protesta de la oposición ante la propuesta de Rousseff de crear un nuevo impuesto que el Gobierno considera necesario para corregir el déficit.

El presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, quien está enemistado con Rousseff, recordó en su discurso las tensas relaciones entre el Gobierno y el Congreso el año pasado, advirtió que "la crisis" está "en alza" y dijo que 2016 "será un año difícil".

No obstante, Cunha no citó la cuestión que llevó el año pasado la crisis política a su cenit: el inicio de los trámites en la Cámara Baja para promover un juicio político con el que despojar de su mandato a Rousseff.

Los trámites del juicio político, que se basa en unas maniobras irregulares supuestamente realizadas por el Gobierno para maquillar sus resultados fiscales, empezaron el pasado diciembre, pero el proceso fue suspendido por orden del Tribunal Supremo por haber detectado "errores de procedimiento".

Cunha ha anunciado que pretende volver a impulsar el proceso en las próximas semanas, con el propósito de que la Cámara de los Diputados decida si juzga a Rousseff o no hasta el próximo mes de marzo.

En la sesión inaugural del Congreso, el presidente del Senado, Renan Calheiros, fue la única autoridad que hizo un gesto amistoso hacia la mandataria, pues afirmó en su discurso que la decisión de Rousseff de participar en la ceremonia "es una demostración de quien busca el diálogo y soluciones".

Rousseff decidió acudir a la ceremonia para pedir apoyo a los diputados y senadores para aprobar las leyes de perfil económico que pretende impulsar el Gobierno con el objetivo de sacar el país de la recesión.

Precisamente una de esas medidas, la propuesta de un nuevo impuesto para gravar todas las transacciones financieras, provocó las respuestas más airadas por parte de la oposición.

Los opositores abuchearon sonoramente a la mandataria y también mostraron carteles contra ese impuesto, con el que calcula que podrá recaudar cerca de 10.000 millones de reales (unos 2.500 millones de dólares) anuales.

Desde la tribuna del Congreso, Rousseff apeló directamente a los que "tienen dudas y se oponen" al nuevo tributo y pidió que "consideren la excepcionalidad del momento" para cambiar de opinión y votar a favor de la medida.

Asimismo, desgranó una serie de propuestas económicas a corto, medio y largo plazo, entre las cuales se comprometió a simplificar el complejo sistema de impuestos indirectos y a impulsar la reforma del sistema de previsión social, para lograr que el pago de las pensiones sea sostenible en las próximas décadas.

Rousseff también aprovechó para pedir que se castigue "con rigor" a los responsables de actos de corrupción, en alusión al escándalo que tiene en su eje a la petrolera estatal Petrobras y por el que son investigados medio centenar de diputados y senadores.

Entre los legisladores investigados por beneficiarse de las corruptelas en la petrolera estatal, se encuentran los presidentes de la Cámara de los Diputados y del Senado.

Cunha, cuya investigación es una de las más avanzadas por la Fiscalía, se está enfrentando asimismo a un juicio político que le puede costar perder su escaño debido a su supuesta implicación en el escándalo de corrupción.

No obstante, ese juicio político también deberá volver a comenzar su trámite desde el principio, después de que el vicepresidente de la Cámara baja, Waldir Maranhão, anuló la sesión parlamentaria en la que se inició el proceso por un problema de procedimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)