ENFERMEDAD TERMINAL

Otra oportunidad para salvar al bebé Charlie Gard

Hospital recibió oferta de un tratamiento experimental.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Movilización por Charlie Gard, el bebé de 11 meses que se encuentra en estado terminal. Foto: AFP

El hospital pediátrico británico Great Ormond Street, que proponía retirar la respiración asistida al bebé en estado terminal Charlie Gard, anunció ayer viernes que examinará nuevas posibilidades de tratamiento. El hospital pidió al Tribunal Superior de Londres, que anteriormente respaldó dejar morir al pequeño, que celebre otro juicio ante la posibilidad de nuevos tratamientos.

"Dos hospitales internacionales y sus investigadores nos han comunicado en las últimas 24 horas que tienen nuevas pruebas sobre el tratamiento experimental que proponen", declaró el centro pediátrico. "Creemos, al igual que los padres de Charlie, que es correcto examinar estas pruebas", afirmó. La opinión del hospital de Londres "no ha cambiado" y cree que debe ser la Justicia la que decida de manera "objetiva" y "en base a los hechos" lo que es mejor para el niño.

Previamente, los tribunales británico y europeo habían coincidido en que era mejor dejar morir dignamente al bebé de once meses y desautorizaron su traslado a otro país para someterle a un tratamiento experimental de consecuencias impredecibles y que, de acuerdo con otros expertos, le causaría un dolor innecesario. Charlie Gard, cuyo caso ha motivado ofertas de apoyo del presidente Donald Trump y del papa Francisco, padece una enfermedad degenerativa incurable resultante de haber heredado de sus padres, Connie Yates y Chris Gard, un gen RRM2B defectuoso.

La dolencia, una variedad grave de encefalopatía mitocondrial, le ha causado daño cerebral y le impide realizar cualquier actividad.

La decisión del hospital de Great Ormond Street de regresar a los tribunales se debe a que ha recibido dos cartas, una de las cuales ha sido difundida por los padres, en la que científicos del Reino Unido, Italia, Estados Unidos y España abogan por probar un tratamiento experimental. En la carta remitida por el hospital infantil dependiente del Vaticano Bambino Gesú, los expertos señalan que podría existir una posibilidad de relativa mejora para el bebé con un nuevo tratamiento conocido en inglés como deoxynucleoside therapy para la deficiencia del RRM2B, que ni siquiera ha sido probado en ratones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)