EL "ZAR" DE LA DROGA

Cómo atraparon al "Chapo" Guzmán

Guzmán tenía un fusil de asalto, pero no disparó, dijeron sus captores. Su esposa, la reina de belleza Emma Coronel, estaba con él cuando lo detuvieron. En Chicago, "El Chapo" es considerado el "enemigo público número uno", que superó a Al Capone.

El capo del narcotráfico es escoltado por autoridades mexicanas. Foto: EFE

AP Y EFEmar feb 25 2014 04:19

Los funcionarios hablaron bajo la condición de no ser identificados porque no estaban autorizados para hablar públicamente sobre cómo las autoridades estadounidenses localizaron a Guzmán.

Durante sus 13 años como prófugo, "El Chapo" Guzmán veía desde las escarpadas montañas del occidente de México cómo las autoridades capturaban o mataban a los líderes de cada grupo que desafiaba el lugar del Cártel de Sinaloa en la cumbre mundial del tráfico de drogas.

Indemne y protagonista de una leyenda cada vez más conocida, el bajo y fornido narcotraficante, hijo de un campesino, se ganó un lugar en la lista de multimillonarios de la revista Forbes y un estatus folclórico de capo que se había vuelto demasiado poderoso para atraparlo. Sin embargo, a finales de 2013, las autoridades comenzaron a acercarse a su círculo íntimo. Era el jefe del narco más buscando del mundo.

Finalmente este 16 de febrero, los investigadores de México con ayuda de agentes antidrogas de la DEA, del Servicio Federal de Alguaciles de Estados Unidos y de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) consiguieron la clave que necesitaban: rastrearon un celular hasta una de las casas que Guzmán utilizó para esconderse en Culiacán.

El teléfono estaba relacionado con el jefe de comunicaciones del capo: Carlos Manuel Ramírez, alias "Cóndor". Al día siguiente, las autoridades mexicanas arrestaron a uno de los mensajeros de Guzmán, que rápidamente proporcionó detalles sobre las casas donde Guzmán y sus allegados se escondían, según dijeron los funcionarios.

PUERTAS DE ACERO Y TÚNELES

En cada casa, los militares mexicanos encontraron lo mismo: puertas de acero reforzado y una vía de escape debajo de las bañeras. Cada escotilla conducía a una serie de túneles interconectados con el sistema de drenaje de la ciudad.

Los funcionarios dijeron que en una de las casas de seguridad se encontraron tres toneladas de drogas, aparentemente de cocaína y metanfetaminas.

Un reportero de The Associated Press que caminó a través de uno de los túneles tuvo que bajar en un canal y agacharse para entrar en un tubo de desagüe, lleno de agua y lodo que olía a aguas residuales. Unos 700 metros adelante, estaba abierta una portezuela que dejaba al descubierto un túnel recién construido. Grande y forrado con paneles de madera, como una cabaña, el pasaje tenía iluminación y aire acondicionado. Al final del túnel había una escalera azul pegada a la pared que conducía a una de las casas que las autoridades mexicanas dicen que Guzmán usó como escondite.

Un día después que los militares casi capturaron a Guzmán en Culiacán, fue arrestado un alto colaborador: Manuel López Osorio. Según los funcionarios, él contó a los investigadores que recogió en el alcantarillado a Guzmán, al jefe de comunicaciones Ramírez y a una mujer, antes de ayudarlos a huir a Mazatlán.

Una llamada intervenida por agentes de ICE en el sur de Arizona proporcionó la pista final, pues ayudó a rastrear a Guzmán al condominio en la playa donde finalmente fue detenido, dijeron los funcionarios.

LA PISTA CLAVE

La escucha de la ICE fue la pista más importante de la semana pasada, pues otras intervenciones telefónicas resultaron inútiles mientras Guzmán y sus colaboradores reaccionaban al haber estado tan cerca de ser capturados.

"De pronto todo se juntó. Teníamos a las personas adecuadas para arrestar y contábamos con una buena intercepción", dijo el funcionario del gobierno estadounidense. "La escucha de la ICE fue la última en pie. Esa intercepción en Nogales. Esa lo conectó (a Guzmán) con ese hotel".
Alonzo Peña, un ex alto funcionario de la ICE, dijo que las escuchas telefónicas en Arizona llevaron a las autoridades a la casa en Culiacán de la ex esposa de Guzmán, Griselda López, y al hotel en Mazatlán donde Guzmán fue arrestado.

La investigación de la ICE comenzó hace aproximadamente un año con una pista de la oficina de la agencia en Atlanta, según la cual alguien estaba cruzando la frontera con unos 100.000 dólares, dijo Peña, quien fue informado sobre la investigación. Esa persona llevó a los investigadores a otro elemento operativo del cártel, que se cree que era un comerciante de aeronaves, lo que les permitió localizar los equipos de comunicaciones de Guzmán.

Aún no está claro qué va a pasar ahora con Guzmán, excepto que él será el centro de un largo y complicado proceso legal para decidir si México lo juzga primero o EE.UU.

En México, es probable que Guzmán enfrente una serie de cargos relacionados con su liderazgo del Cártel de Sinaloa, que se cree que traficaba con cocaína, marihuana, heroína y metanfetaminas en unos 54 países. Los jurados de investigación de al menos siete tribunales federales de distrito en EE.UU. -como Chicago, San Diego, Nueva York y Texas- ya han emitido acusaciones contra Guzmán por varios cargos, que van desde contrabando de cocaína y heroína hasta participar en una organización criminal relacionada con asesinatos y la delincuencia organizada.

Los funcionarios federales en Chicago estuvieron entre los primeros en decir que querían llevar a juicio a Guzmán. El segundo fue el vicefiscal federal en Brooklyn, Steven Tiscione, quien comunicó vía email que su oficina también pedirá la extradición de Guzmán, pero que la decisión final dependería de Washington. Un funcionario del Departamento de Justicia, que habló bajo condición de anonimato porque se trata de un asunto diplomático delicado, dijo que no se han tomado decisiones respecto a la extradición.

Cinco millones de dólares por su cabeza

El año pasado, "El Chapo" fue nombrado por la Comisión del Crimen de Chicago el "enemigo público número uno" de la ciudad. "El Chapo' ha sobrepasado con creces la carnicería y destrucción social que causó Al Capone", dijo la Comisión del Crimen cuando hizo el anuncio el año pasado.

En 2001, el Departamento del Tesoro incluyó a "El Chapo" en su "lista negra" de narcotraficantes, con el fin de congelar todas sus propiedades en EE.UU. e impedir sus transacciones financieras, y luego fue añadiendo a ese listado a sus familiares y colaboradores.

Desde 2004, el Departamento de Estado y la DEA ofrecían hasta US$5 millones por la captura de Guzmán, que fue detenido en México en 1993 pero escapó de la prisión en enero de 2001. Dicen que después de fugarse, él recuperó el control de su organización criminal y diversificó sus actividades.

No obstante, los principales mercados del cartel de Sinaloa siguen siendo EE.UU. y Europa del este, según dijo a EFE en 2011 el escritor británico Malcolm Beith, autor del libro "El último narco" sobre la vida de "El Chapo".

Entonces, Beith pronosticó que una captura de "El Chapo" no supondría el fin de ese cartel debido a las dimensiones de su mercado en EE.UU., donde más del 12 % de la población son consumidores que gastan anualmente unos US$65.000 millones en drogas.

La caída

Cuando Joaquín "El Chapo" Guzmán -el hombre que había eludido a las autoridades mexicanas por más de diez años- finalmente fue capturado, se veía regordete y encorvado. Vestía una camisa blanca desabotonada y pantalones negros sin cinturón. En la actualidad Guzmán tiene 56 años y logró eludir a las autoridades desde 2001 cuando escapó de prisión en un carrito de lavandería.

Dicen que durante estos 13 años como prófugo, vivió en diferentes lugares, desde Argentina hasta el "triángulo dorado" de México, una región montañosa situada entre los estados norteños de Sinaloa, Durango y Chihuahua.

Bajo su liderazgo, el cártel fue haciéndose más poderoso y letal, al apoderarse de muchas de las lucrativas rutas de contrabando a lo largo de la frontera con Estados Unidos. Su ruina comenzó a fines del año pasado, cuando autoridades de ambos lados de la frontera detuvieron a personas cercanas a Guzmán y a uno de sus dos socios principales: Ismael "Mayo" Zambada.

Joaquín Guzmán

Mientras las fuerzas militares mexicanas se abrían paso por el principal escondite de Joaquín "El Chapo" Guzmán en Culiacán, el capo de las drogas más poderoso de México ya había escapado de la casa a través de un túnel escondido debajo de una bañera. Pero el escape de Guzmán sería efímero; fue capturado unas horas después cuando estaba escondido en un condominio en Mazatlán, una ciudad mexicana turística en la costa del Pacífico.

"El Chapo" fue detenido en una operación conjunta mexicana y estadounidense, enfrenta cargos en al menos tres tribunales federales de Estados Unidos por liderar una organización criminal -el cartel de Sinaloa-, blanquear dinero y conspirar para importar cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas al país norteamericano. Se cree que trafica en 54 países.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.