Todavía no confirmaron si el cabecilla está entre los yihadistas muertos

Operación gigante en Saint Denis tras líder del ataque

La Policía y los servicios de seguridad franceses lanzaron ayer una gigantesca operación antiterrorista en el municipio de Saint Denis, en la periferia norte de París, en la que consiguió neutralizar a un comando yihadista preparado para atentar y que se saldó con al menos dos islamistas muertos y ocho detenciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las fuerzas de seguridad trasladan a uno de los siete detenidos. Foto: EFE.

Un total de 110 agentes emplearon cerca de 5.000 municiones en una operación que duró siete horas en esa conflictiva localidad parisina en la que se ubica el Estadio Nacional de Francia, atacado por tres terroristas suicidas el pasado viernes, que formaban uno de los tres comandos que mataron a 129 personas e hirieron a más de 350 en esos atentados.

"La investigación ha progresado considerablemente y el asalto de esta noche es la demostración. Un nuevo equipo terrorista ha sido neutralizado y todo indica que, a la vista de su armamento, de su organización estructurada y su determinación iban a pasar a la acción", declaró ante la prensa el fiscal de París, François Molins.

Las pesquisas, sin embargo, aún no han aportado todos sus frutos y no se descarta que haya más terroristas muertos entre los escombros del apartamento en el tercer piso del número 8 de la calle del Corbillon asaltado por las fuerzas especiales.

"El carácter complejo de la operación ha requerido de fusiles de asalto, francotiradores y granadas. El hecho de que al menos un terrorista se haya explotado, la destrucción parcial del interior del edificio, y en fin, el estado de los cuerpos y los restos de los cuerpos necesitará numerosos exámenes por la policía científica", añadió Molins. Ese asalto de "extrema dificultad" se complicó aún más cuando la puerta blindada del apartamento resistió a la carga explosiva de las fuerzas especiales, lo que permitió "a los terroristas preparar su respuesta", en la que resultaron heridos cinco agentes.

Identificación.

El terrorista que se sabe que se inmoló, según medios locales como las cadenas "BFMTV", "iTélé" y la revista "LExpress", es una mujer de 26 años, identificada como Hasna Aitboulahcen y nacida en 1989 en la localidad francesa de Clichy-la-Garenne, en los suburbios del norte de París.

La Policía sospecha que tiene vínculos de parentesco con el supuesto cerebro de los atentados, el belga Abdelhamid Abaaoud, a quien la Policía fue a buscar al apartamento de Saint Denis tras recibir información confidencial de que estaba "en territorio francés".

"Este testimonio recibido el lunes al final del día, fue recibido con gran precaución ante el riesgo de manipulación y fue objeto de numerosas verificaciones, en particular telefónicas y bancarias", precisó el fiscal.

Abaaoud no se cuenta entre los detenidos y los agentes no han podido establecer todavía si se trata de uno de los terroristas fallecidos, precisó Molins, que no identificó al yihadista suicida, aunque indicó que todo indica que se trata de una mujer. "Los primeros elementos de la investigación nos llevan a pensar que la explosión fue obra de una mujer que detonó un cinturón de explosivos" aunque está "pendiente de verificación", indicó el fiscal.

Molins describió al supuesto arquitecto de la matanza del 13-N como el "sospechoso de ser el inspirador de numerosos proyectos de atentados terroristas en Europa en nombre del Estado Islámico", organización terrorista que reivindicó los atentados desde Siria a través de los hermanos y yihadistas franceses Fabien y Jean Michel Clain, cuyo papel en la masacre también falta por precisar.

Respecto a los terroristas suicidas que cometieron el mayor atentado terrorista de la historia de Francia, se han identificado a cinco de los asaltantes. Además, se sabe que al menos un terrorista de los tres comandos que prepararon los atentados, Salah Abdeslam, huyó, y no se descarta que pudiera haber un noveno yihadista también en fuga.

Drogas.

Salah Abdeslam, el octavo terrorista prófugo, fue retenido en febrero pasado en un control de tráfico cuando la Policía holandesa encontró una pequeña cantidad de droga en el interior del coche en el que viajaba hacia Bélgica.

Salah Abdeslam, que presuntamente alquiló algunos de los vehículos utilizados por los atacantes en los atentados de París, circulaba en compañía de otro hombre, aparentemente uno de sus hermanos, en dirección a Bélgica cuando le paró la Policía en la autovía A27 a la altura de Gorcum, en la provincia de Holanda Meridional, informó la agencia ANP. En el control de tráfico, los datos relativos a Abdeslam no aparecieron en los sistemas policiales, por lo que, tras desembolsar 70 euros de multa, pudo marcharse.

Los hermanos Adeslam, Ibrahim que murió en París al detonar un cinturón de explosivos en el ataque, y Mohamed, que quedó el lunes en libertad, eran dueños del bar "Les Beguines", en el distrito bruselense de Molenbeek, que había sido cerrado el pasado 4 de noviembre por tráfico de estupefacientes. Precisamente anoche en esa comuna tuvieron lugar registros por tenencia de armas, que se saldaron sin resultados y tampoco produjeron nuevas detenciones. La Fiscalía de Bruselas había indicado que esos registros no tenían ningún vínculo establecido, a priori, con los recientes operativos antiterroristas en Molenbeek.

EL MÁS BUSCADO.

EE.UU. da US$ 5: por líder clave terrorista.

Estados Unidos ofrece una recompensa de US$ 5 millones por cualquier información que conduzca a la captura o localización del "líder clave" del Estado Islámico (EI) Abu Muhammad al-Shimali, indicó ayer el Departamento de Estado. El Gobierno de EE.UU. responsabiliza al sujeto, conocido también con el nombre de Tirad al-Jarba, de haber ayudado en 2014 a personas de Australia, Europa y Oriente Medio a viajar desde Turquía a Siria con el fin de integrarlas en las filas del EI, según un comunicado del Departamento de Estado.

Esta decisión de EE.UU. se produce después de los atentados perpetrados el pasado viernes en París, atribuidos al mismo grupo terrorista y que causaron 129 muertos y más de 350 heridos con ataques contra una sala de conciertos, restaurantes y bares.Washington considera al individuo un "líder clave" de la Comisión de Inmigración y Logística del Estado Islámico, posición desde la que se encarga de facilitar los viajes de combatientes de naciones extranjeras a través de la ciudad de Gaziantep, en el sureste de Turquía. Desde allí, para facilitar la entrada de los nuevos reclutas, al-Shimali viaja a Jarabulus, localidad siria cercana a la frontera con Turquía y controlada por los terroristas, especifica la nota. Según EE.UU., Al-Shimali y los otros miembros de la Comisión de Inmigración y Logística se encargan de coordinar las actividades de contrabando del grupo yihadista, así como las transferencias financieras y el movimiento de suministros en Siria e Irak, donde el EI proclamó un califato a finales de junio de 2014. Además de reclutar a nuevos yihadistas, al-Shimali se encargaba de dirigir unos centros de entrenamiento en la población de Azaz, en la frontera entre la provincia siria de Alepo y Turquía. En la web del Departamento de Estado dedicada a anunciar las recompensas ofrecidas por la captura de fugitivos (https://www.rewardsforjustice.net/) aparece una foto de al-Shimali. Al lado de la foto, en una ficha, se muestra el número de pasaporte de al-Shimali, que caducó el 2 de julio de 2008, y se especifica que nació en Irak, tiene la nacionalidad de Arabia Saudí y nació el 20 de noviembre de 1979.

Los ataques en París han hecho revivir a EE.UU. el fantasma de los atentados del 11 de septiembre de 2001, al generar una gran preocupación por la seguridad del país y duras críticas contra los refugiados sirios, a los que la oposición republicana quiere cerrar las puertas al considerarlos una amenaza. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)