GUERRA EN SIRIA

La ONU y potencias pidieron una tregua

La ONU y las potencias occidentales del Consejo de Seguridad pidieron ayer establecer una tregua semanal en la ciudad siria de Alepo, donde el avance militar del régimen ha cortado el acceso a la ayuda a más de 250.000 personas.

El jefe humanitario de Naciones Unidas, Stephen OBrien, alertó de la "situación crítica" que vive la población atrapada en el este de Alepo y aseguró ayer ante el Consejo de Seguridad que existe el riesgo de que la zona quede bajo estado de "sitio". "La comunidad internacional no puede permitir que Alepo oriental se convierta en una más, y la más grande, de las áreas sitiadas" en Siria, dijo OBrien ante los quince miembros del Consejo.

Las hostilidades en la mayor ciudad del norte del país se han recrudecido en las últimas semanas y el ejército sirio ha logrado cortar el llamado camino de Castelo, la única vía de suministros que quedaba para los barrios del este de la población, bajo control de grupos armados opositores.

Según la ONU, desde el pasado 7 de julio los movimientos civiles, comerciales y humanitarios desde y hacia el este de Alepo se han detenido totalmente.

La organización advirtió de que esa zona, que además está siendo golpeada por bombardeos, podría quedarse sin reservas de alimentos a mediados de agosto. Por ello, OBrien propuso el establecimiento de pausas humanitarias de 48 horas cada semana, con el fin de permitir a la ONU y sus socios humanitarios entregar asistencia a la población atrapada, que se estima entre 250.000 y 275.000 personas. "Este debe ser un llamamiento de toda Naciones Unidas, no sólo mío como jefe humanitario. Esto debe venir de ustedes, del Consejo de Seguridad", dijo el diplomático a los 15 Estados miembros. Muchos de ellos, respaldaron la iniciativa, incluidas las potencias occidentales del Consejo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)