MISIL DE LARGO ALCANCE

ONU condenará a Corea del Norte por lanzar un misil intercontinental

Corea del Norte insiste en que el lanzamiento es parte de un programa espacial exclusivamente científico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kim Jong-Un, ahora, parece querer buscar la negociación con Seúl. Foto: AFP.

Corea del Norte probó "exitosamente" un misil intercontinental este domingo, desafiando a la comunidad internacional, que ve con inquietud las actividades del régimen de Pyongyang, en la picota por sus ensayos con armas nucleares.

El vuelo del misil norcoreano, que decoló desde la base de Dongchang-ri, en el noroeste del país, alrededor de las 09h00 locales (00h30 GMT), provocó la censura de Estados Unidos, China, Japón y Corea del Sur, mientras la ONU convocó una reunión de urgencia para este mismo domingo.

El lanzamiento fue ordenado personalmente por el líder Kim Jong-un y "exitosamente puso en órbita nuestro satélite de observación terrestre Kwangmyong 4", informó la televisión gubernamental.

"El completo éxito del lanzamiento constituye un evento trascendental en el desarrollo de la capacidad científico, tecnológica y defensiva de nuestro país a través del ejercicio legítimo del derecho al uso del espacio con propósitos independientes y pacíficos" dijo, en su habitual estilo rimbombante, la presentadora estrella de la televisión gubernamental, Ri Chun-Hee.

Corea del Norte insiste en que el lanzamiento es parte de un programa espacial exclusivamente científico.

Pero muchos países lo consideran un ensayo camuflado de un plan que busca dotar al régimen de Pyongyang de misiles intercontinentales capaces de llevar bombas atómicas hasta cualquier sitio del planeta.

Ese fue precisamente el motor oculto de la carrera espacial en las décadas del 50 y del 60 entre Estados Unidos y la disuelta Unión Soviética. Por definición, un cohete capaz de poner un satélite en órbita, puede soltar una carga sobre cualquier sitio del globo.

Provocación

Este ensayo norcoreano es "desestabilizador y provocador", dijo en Washington la asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice.

"Los programas de misiles y armas nucleares de Corea del Norte representan serias amenazas para nuestros intereses, incluyendo la seguridad de algunos de nuestros aliados más cercanos, y socavan la paz y la seguridad en la región", agregó.

Desde Pekin la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, manifestó su "pesar por la insistencia de la República Democrática Popular de Corea de realizar un lanzamiento de misiles pese a la oposición internacional".

Corea del Norte "tiene el derecho al uso pacífico del espacio, pero este derecho está limitado por las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", recordó la vocera china.

El primer ministro japonés Shinzo Abe calificó el lanzamiento como "absolutamente intolerable" y una "clara violación" de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que prohibió a Pyongyang ensayar con misiles balísticos intercontinentales.

Por su lado la presidenta surcoreana Park Geun-Hey, en un mensaje televisado dijo que "el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debe adoptar rápidamente severas medidas punitivas".

En Nueva York el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon pidió a Corea del Norte "cesar sus acciones provocadoras".

La última violación norcoreana a las resoluciones de la ONU que le prohíben ensayar misiles y armas atómicas fue el ensayo nuclear norcoreano del 6 de enero.

Consejo de Seguridad de la ONU se reúne

El motivo de la reunión fue condenar el lanzamiento de un cohete por parte de Corea del Norte, semanas después de que hiciera su cuarto ensayo nuclear.

"Tenemos consenso para condenar esta clase de violaciones de las sanciones" de la ONU, dijo el embajador venezolano, Rafael Ramírez, quien ocupa la presidencia del Consejo, antes del inicio de la sesión a puertas cerradas.

"Esto es una prueba de tecnología de un misil balístico y como tal es una violación de cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad", dijo el embajador británico adjunto, Peter Wilson, quien llamó a una "respuesta fuerte y rápida".

Diplomáticos occidentales y sus aliados de Japón y Corea del Sur esperan que este último lanzamiento impulse a China, un aliado de Pyongyang, a aceptar un proyecto de resolución de la ONU que imponga nuevas sanciones más enérgicas a Corea del Norte.

El borrador del texto, preparado por Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, ha sido negociado durante semanas, pero Pekín ha estado reticente a apoyar medidas que puedan afectar la alicaída economía de Corea del Norte.

"China pide más diálogo. No necesitamos dialogar más, sino usar la presión sobre Corea del Norte", dijo el embajador japonés, Motohide Yoshikawa.

China puede vetar cualquier resolución que contenga medidas como impedir el atraque de buques de Corea del Norte o restringir el suministro de petróleo.

Francia pidió una postura firme después del lanzamiento del cohete.
"Lo que está en juego después de esta provocación inadmisible es el futuro del régimen de no-proliferación que hemos construido juntos pacientemente en las últimas décadas", dijo el embajador francés, François Delattre.

"Por esto la debilidad no es una opción", añadió.

El Consejo ha impuesto cuatro conjuntos de sanciones a Corea del Norte desde el primer ensayo de un artefacto atómico, en 2006.

Veinte entidades y 12 personas de Corea del Norte están en la lista negra de sanciones de la ONU, lo que implica el congelamiento de sus bienes y la prohibición de viajar al exterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)