CRISIS EN VENEZUELA

ONU advierte "crímenes contra la humanidad" en Venezuela

Comisionado pide investigación internacional; OEA analiza llevar el caso a la Corte Penal Internacional.

Durante las manifestaciones contra fallecieron 125 personas.
Durante las manifestaciones contra fallecieron 125 personas. Foto: Reuters

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos pidió ayer lunes una investigación internacional sobre el uso excesivo de la fuerza por parte del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, porque sospecha que se cometen "crímenes contra la humanidad".

"Mi investigación sugiere la posibilidad de que se hayan cometido crímenes contra la humanidad (...) Exhorto al Consejo (de Derechos Humanos de la ONU) a lanzar una investigación internacional sobre las violaciones de los derechos humanos en Venezuela", afirmó Zeid Raad Al Hussein, en la apertura en Ginebra de la 36ª sesión de esta institución.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, presente en la sala, rechazó el planteo de Zaid, y acusó durante su intervención al Alto Comisionado de tener un "comportamiento selectivo, parcializado y politizado".

Y desde Caracas, Delcy Rodríguez, la presidenta de la Asamblea Constituyente, organismo integrado exclusivamente por chavista y que desplazó al Parlamento de mayoría opositora, acusó al Alto Comisionado de alentar una "intervención imperial" en Venezuela. Además, se refirió al "cinismo" de Zeid, que "rompe todos los esquemas morales y éticos y avala la violencia de la derecha venezolana contra el pueblo".

"Príncipe imperial justifica y avala terribles violaciones de DDHH de EEUU y sus aliados contra la humanidad! Exigimos no uso político de DDHH", añadió Rodríguez en su cuenta de Twitter sobre Zeid.

En su intervención ayer en la reunión en Ginebra, Zeid aseguró que existe un "real peligro" de que haya una "escalada de tensiones" y acciones del gobierno venezolano "contra instituciones democráticas y voces críticas", mediante "procedimientos judiciales contra líderes de la oposición, el recurso de detenciones arbitrarias, el excesivo uso de la fuerza y malos tratos a los detenidos", lo que "en algunos casos se asemeja a la tortura".

"El mes pasado —prosiguió Zeid— mi oficina divulgó un informe sobre Venezuela, subrayando el excesivo uso de la fuerza por parte de oficiales de seguridad, así como otras múltiples violaciones de derechos humanos en el contexto de las protestas antigubernamentales".

En ese informe, el Alto Comisionado había asegurado que existe en Venezuela "una erosión de la vida democrática", que "apenas sigue viva, si es que todavía está viva".

Zair Mundaray, exfuncionario de la fiscalía general venezolana, avaló este informe en un encuentro con la prensa organizado por la oenegé UN Watch, que monitorea a la ONU. Es más, afirmó que la situación es aún peor que la descrita por Zeid.

"Los resultados que allí se exponen son bastante similares a los obtenidos por el ministerio público venezolano en el transcurso de las investigaciones que hemos adelantado en esta materia, por lo que los avalamos plenamente", dijo.

Para añadir, "sin embargo me atrevo a afirmar que a pesar de lo dramático el panorama allí escrito, el material recopilado en el ejercicio de nuestras funciones nos permite sostener con fundamento probatorio que la situación es aún peor".

Apostillando, "no es posible la obtención de justicia en Venezuela y debemos acudir a otros mecanismos para procurar obtenerla".

Asimismo, Hillel Neuer, director general de UN Watch, sentenció: "ya es hora de que Venezuela sea suspendida del Consejo de Derechos Humanos. Es esto lo que estamos pidiendo".

El régimen chavista acusa de "cinismo" al comisionado de DD.HH. de la ONU.

En un comunicado divulgado por la ONG Human Rights Watch (HRW) en nombre de 116 organizaciones, en su mayoría latinoamericanas, los defensores de los derechos humanos explican que la "crisis en Venezuela debería ser una prioridad del Consejo" de derechos humanos de la ONU.

OEA investiga.

Por su lado, la Organización de los Estados Americanos (OEA) iniciará esta semana en su sede en Washington las audiencias para investigar si el régimen venezolano ha cometido "crímenes de lesa humanidad" y si hay base para denunciarlo ante la Corte Penal Internacional (CPI). A cargo de las sesiones estará el ex fiscal de la CPI Luis Moreno Ocampo, nombrado en julio para este cometido por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

La primera audiencia se celebrará este jueves con representantes de la sociedad civil venezolana, y la segunda el viernes con miembros de las Fuerzas Armadas del país.

Las siguientes sesiones no están aún programadas pero tendrán lugar en septiembre y octubre, todas en la sede de la OEA en Washington.

Almagro considera que en Venezuela el gobierno ha cometido crímenes de lesa humanidad y así lo ha denunciado.

En su informe del 17 de julio pasado consideró que existen evidencias que "apuntan al uso sistemático, táctico y estratégico del asesinato, encarcelamiento, tortura, violación y otras formas de violencia sexual como herramientas para aterrorizar al pueblo venezolano", lo que podrían considerarse crímenes de lesa humanidad a ser investigados por la CPI.

Papa, crítico.

En tanto, el papa Francisco dijo ayer que la ONU debería hacerse oír para ayudar en el "problema humanitario" que existe en Venezuela, durante la rueda de prensa en el avión en el que regresó a Roma de su visita de cinco días a Colombia. Francisco dijo que en el tema de Venezuela la Santa Sede siempre "habló fuerte y claramente".

"Lo que dice (Maduro), que lo explique él. No sé qué tiene en su mente. Pero la Santa Sede hizo mucho", subrayó.

El pasado agosto Maduro criticó al Secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, y a la Conferencia Episcopal Venezolana: "Clamo por el espíritu verdadero cristiano del papa y creo en él. Otra cosa es el Vaticano y la secretaría de Estado del Vaticano. Sobre ellos no voy a hablar. Otra cosa es la Conferencia Episcopal, sobre ellos no voy a hablar".

El régimen venezolano denunció ayer lunes penalmente a un grupo de diputados opositores por "traición a la patria", delito castigado hasta con 30 años de cárcel. El recurso fue presentado ante el fiscal general, Tarek William Saab, de línea chavista, tras una denominada "marcha antiimperialista" que convocó a cientos de personas en el centro de Caracas. "Solicitamos que sean sancionados al estar incursos en delitos de traición a la patria", señala el texto.

Aunque el documento no menciona a ningún dirigente opositor, los manifestantes acusaron al presidente del Parlamento, Julio Borges, y a su vicepresidente, Freddy Guevara, a quienes el mandatario Nicolás Maduro ha pedido juzgar.

La oposición domina el Legislativo con una amplia mayoría, pero sus decisiones son consideradas nulas por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) —servil al régimen de Maduro—, que lo considera en "desacato".

Si la Fiscalía encuentra razones para procesar a los parlamentarios, podría solicitar un antejuicio de mérito ante el TSJ, a fin de que les levante la inmunidad y los someta a juicio. "Vale decir que hoy tenemos un fiscal que hace justicia", destacó en el acto Darío Vivas, miembro de la Asamblea Constituyente que rige Venezuela con poderes absolutos desde el pasado 4 de agosto. Ese órgano, que cesó a la fiscal general Luisa Ortega Díaz, asumió varias funciones del Parlamento y el 29 de agosto anunció que enjuiciará a líderes opositores por "traición a la patria".

Según la denuncia penal, diputados de la oposición se han arrogado facultades del gobierno en política exterior para alentar una "intervención extranjera y derrocar" a Maduro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)