Salud

La OMS anunció el fin de la epidemia de ébola en África

Más de 11.000 personas perdieron la vida en el continente africano a causa de esta enfermedad, que fue combatida durante dos años. Este mismo jueves, Putin anunció que Rusia desarrolló el medicamento "más efectivo" contra el virus.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un médico trata a un niño infectado con ébola en Sierra Leona. Foto: AFP.

Tras casi dos años de batalla contra un virus aliado con el analfabetismo, la falta de recursos médicos y la desatención internacional, África Occidental ha logrado superar la epidemia de ébola más grave de la historia, que ha matado a 11.300 personas y ha condenado la vida de muchas más.

Como en un prólogo de Hollywood, la tragedia se gestó a finales de 2013 en un pequeño pueblo de Guinea Conakry, donde un niño de dos años que jugaba con murciélagos alojados en un tronco hueco enfermó repentinamente y murió a los pocos días.

Siguiendo las tradiciones funerarias de la región, el pequeño Emile fue velado durante tres mañanas con caricias y besos de sus familiares y vecinos, lo que desencadenó la propagación de la enfermedad y lo convirtió en el paciente cero.

Tres meses después, el Gobierno guineano informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que había detectado 80 contagios de ébola, 59 de ellos con resultado de muerte.

La mayor parte de los enfermos residía en zonas fronterizas con Sierra Leona y Liberia -países que terminarían siendo los más devastados por el virus- y Médicos Sin Fronteras alertó de que podría convertirse en una "epidemia sin precedentes".

Sin embargo, la OMS consideró que el brote estaba siguiendo los patrones establecidos, y que, si bien era una situación preocupante, distaba de ser extraordinaria.

Con una tasa de mortalidad del 90% y sin tratamiento ni vacuna conocida, los contagios y las muertes crecieron de forma exponencial en pocos meses.

El analfabetismo generalizado de la zona, donde la cebolla cruda y la fe son los métodos de curación más aceptados, fue un factor decisivo en la propagación.

En junio, el virus había matado a 518 personas en Guinea, Sierra Leona, Liberia y Nigeria; en agosto a 1.779 y en septiembre a 2.461.

La epidemia solo fue percibida como una amenaza real cuando cruzó los océanos para su inevitable desembarco en otros países, como Estados Unidos o España.

Su extrema peligrosidad vista desde cerca provocó la reacción de las potencias internacionales, que comprometieron grandes partidas económicas y enviaron médicos apoyados por destacamentos militares.

Este despliegue, junto a la acción intensificada de la OMS -que finalmente admitió su error en los cálculos de la propagación- permitió afrontar una epidemia que ya había generado miles de pequeñas tragedias en forma de muerte y estigma. Hubo enfermos que lo superaron y que, al salir del hospital, chocaron con el miedo irracional de sus amigos y de sus propias familias.

"Perdí a mi marido. Se fue poco después de que me ingresaran y mis dos hijos estuvieron desatendidos muchos días en mi casa porque los vecinos no se atrevían a entrar", contó Siannie Beyan, una de las 4.000 personas que ha sobrevivido al contagio y que tuvo que buscar el anonimato en otra ciudad para poder rehacer su vida.

Además de personas, el virus también enfermó economías, incluso a miles de kilómetros de distancia.

Según una previsión realizada por el Banco Mundial, el ébola ha costado 32.000 millones de dólares a la región y países como Kenia o Tanzania, que se encuentran a unos 5.300 kilómetros, vieron reducidas sus reservas turísticas en un 70%.

A pesar del fin de la epidemia declarado hoy, la OMS sospecha que podrían aparecer nuevos casos en los próximos meses (Liberia ya ha sido declarada libre de ébola en dos ocasiones), por lo que mantendrá equipos de vigilancia y respuesta rápida en esta zona del continente.

El gran reto de la región, donde actualmente hay desplegados 1.013 colaboradores de la organización, es la reforma de unos precarios sistemas sanitarios que apenas alcanzan para tratar enfermedades comunes.

23.000 niños africanos necesitan apoyo según Unicef

Cerca de 23.000 niños que han perdido a uno o ambos progenitores cuidadores a causa de la epidemia de ébola continúan necesitando apoyo, advirtió Unicef este jueves.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia recordó la situación en que han quedado miles de niños huérfanos en el día en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado el fin de la epidemia en África Occidental, donde ha causado 11.300 muertes.

El anuncio de que Liberia está libre de la transmisión del ébola, tras cumplirse el periodo de 42 días sin ningún caso, llega después de que en diciembre se anunciara que Guinea había superado la enfermedad y un mes antes Sierra Leona.

"Frenar esta epidemia ha sido un logro, pero no podemos olvidar el terrible impacto del ébola en estos países", incidió el director regional de Unicef para África Occidental y Central, Manuel Fontaine.

"Muchas personas continúan sufriendo, especialmente los niños cuyas vidas han quedado aún más vulnerables", agregó, a través de un comunicado.

La mayoría de los niños que han quedado huérfanos por el virus letal han sido acogidos por familiares cercanos, parientes u otros miembros de sus comunidades.

Más allá de la fase de emergencia, los menores necesitarán apoyo, a través de ayudas económicas, para acudir a la escuela, obtener ropa y alimentos, además de atención familiar.

Desde que se produjo el brote de ébola hace dos años se han infectado 28.637 personas, de las que 4.767 son niños.

Putin anuncia el medicamento más efectivo contra el ébola

Vladimir Putin, presidente de Rusia. Foto: AFP.
Vladimir Putin, presidente de Rusia. Foto: AFP.

Rusia ha registrado la patente de un medicamento contra el ébola, más efectivo en la cura de esta enfermedad que sus predecesores, anunció este jueves el presidente ruso, Vladímir Putin.

"Tenemos una buena noticia. Hemos registrado (la patente de) un medicamento contra el ébola, que en los correspondientes ensayos ha demostrado una gran efectividad, superior a los compuestos que se emplean en la actualidad en el mundo", afirmó Putin durante una reunión con miembros del Gobierno ruso.

A finales del pasado mes de diciembre, la jefa del Servicio ruso de Protección de los Derechos del Consumidor (Rospotrebnadzor), Ana Popova, informó de que se habían presentado los documentos para registrar el fármaco.

Anteriormente, la viceprimera ministra de Política Social, Olga Golodets, había informado que los ensayos del medicamento habían resultado ser un éxito.

La comunidad médica internacional también cuenta con una vacuna que ha superado las primeras fases de ensayos clínicos y se puede ofrecer a personas en riesgo de contraer el virus.

Aunque ese producto no cuenta con las autorizaciones necesarias y puede ser utilizado sólo en ensayos o casos particulares, la Organización Mundial de la Salud ya trabaja con los productores y entidades reguladoras para conseguir que pueda utilizarse ante eventuales rebrotes de la enfermedad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)