EL CHAVISMO ANTE LA CONDENA REGIONAL

OEA da los pasos para suspender a Venezuela

En dos semanas, Almagro deberá decidir si convoca un mecanismo al que no se apeló en tres lustros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tintori presentó el libro escrito en prisión por su esposo Leopoldo López. Foto: AFP

La Organización de Estados Americanos (OEA) se encamina a hacer valer la Carta Democrática frente al gobierno de Venezuela, lo que podría implicar que ese país sea suspendido del organismo.

Ayer, el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, dio a conocer la carta que le envió la Asamblea Nacional de Venezuela pidiéndole que active la Carta Democrática.

Almagro protagonizó en las últimas horas un duro cruce con el presidente Nicolás Maduro. Almagro fue acusado de "traidor" y "agente de la CIA". Respondió a Maduro calificándolo como "dictadorzuelo".

En la carta de la Asamblea Nacional se plantea que hoy en Venezuela "no se cumplen los elementos esenciales para que pueda existir una verdadera democracia".

Almagro ha dicho que está analizando la posibilidad de hacer valer la Carta Democrática, decisión que el organismo tomará a fines de este mes.

La Carta Democrática Interamericana es un mecanismo de la OEA en caso de alteración o ruptura del hilo democrático y constitucional en alguno de sus Estados miembros.

Aprobada por el consenso de los 34 países de la OEA en 2001, la Carta es "principalmente una guía para mejorar el funcionamiento de los sistemas democráticos", escribió en su preámbulo el entonces secretario general de la OEA, César Gaviria, avizorando una "nueva era" en el sistema interamericano. Define los "elementos esenciales" de la democracia representativa, entre ellos el respeto a los derechos humanos, el Estado de derecho, elecciones libres y periódicas a través del voto universal, pluralidad de partidos políticos y la separación de los poderes públicos.

Pero desde su aprobación, sus elementos más polémicos han sido los referidos a los mecanismos que el documento establece para fortalecer la democracia, y, más allá, para revertir casos de alteraciones o rupturas del orden constitucional en los países.

El artículo 21 establece que "cuando la Asamblea General, convocada a un período extraordinario de sesiones, constate que se ha producido la ruptura del orden democrático en un Estado miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, conforme a la Carta de la OEA tomará la decisión de suspender a dicho Estado miembro del ejercicio de su derecho de participación en la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los miembros de la OEA. La suspensión entrará en vigor de inmediato". Agrega que "el Estado que hubiera sido objeto de suspensión deberá continuar observando el cumplimiento de sus obligaciones como miembro de la Organización, en particular en materia de derechos humanos".

Adoptada la decisión de suspender a un gobierno, la Organización mantendrá sus gestiones diplomáticas para el restablecimiento de la democracia en aquel país.

La Carta prevé varias vías que permiten invocarla. Según el artículo 17, un gobierno de un país miembro puede recurrir al Secretario General o el Consejo Permanente para pedir asistencia en caso de "riesgo" a la democracia o su ejercicio en el poder. Este caso ocurrió en Ecuador en 2005, cuando el presidente interino Alfredo Palacios solicitó la intervención de la OEA tras el derrocamiento del mandatario Lucio Gutiérrez.

De otro modo (artículo 18), la iniciativa también puede surgir del Consejo Permanente o el Secretario General para, con el consentimiento del gobierno afectado, realizar gestiones diplomáticas en ese país.

A petición de varios países centroamericanos, la OEA intervino en la crisis institucional que se vivió en Nicaragua hacia el final del período de gobierno del presidente Enrique Bolaños (2002-2007).

Pero la Carta también prevé escenarios de "alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático" o de "ruptura del orden democrático" (artículo 19), en los cuales la OEA puede intervenir sin el consentimiento del gobierno afectado.

El caso más reciente de "ruptura" democrática fue Honduras tras el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en 2009. Una Asamblea General extraordinaria del organismo hemisférico convocada poco después, suspendió al país centroamericano por casi dos años.

Pero en caso de grave "alteración" de la democracia, el artículo 20 faculta al Secretario General o cualquier país miembro a convocar inmediatamente un Consejo Permanente para evaluar la situación.

Esta vía, sin precedentes en los tres lustros de la CDI, es la que solicitó la oposición venezolana a Almagro. La cabeza de la OEA debería tomar una decisión en las próximas semanas, dijo su portavoz Sergio Jellinek, de llevar o no a un debate en la OEA el estado de la democracia venezolana.

Las memorias de Leopoldo.

Lilian Tintori, esposa del encarcelado dirigente opositor venezolano Leopoldo López, arropada por los expresidentes colombianos Andrés Pastrana, César Gaviria, Belisario Betancur y Álvaro Uribe, presentó en Bogotá el libro "Preso pero libre", que recopila notas escritas por López en prisión. López está preso desde febrero de 2014 y fue condenado a casi 14 años de prisión por, según la acusación oficial, haber incitado a la violencia durante una marcha opositora.

Zapatero mediador por un diálogo nacional.

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero anunció que tras las conversaciones iniciadas con el Gobierno de Venezuela, que preside el chavista Nicolás Maduro, y con la oposición, todos han expresado su "voluntad" de poner en marcha un "diálogo nacional". "Nuestro objetivo es muy claro, es poner en marcha, intentar un proceso de diálogo nacional, y debo decir que tanto el presidente Maduro como los representantes de la oposición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) han expresado su voluntad de diálogo", dijo el político español en la rueda de prensa en Caracas.

La mediación de Rodríguez Zapatero, junto a los expresidentes Martín Torrijos, de Panamá, y Leonel Fernández, de República Dominicana, se hace en un momento en el que la oposición venezolana presiona a las autoridades para que se convoque a un referéndum revocatorio para acabar con el mandato de Maduro.

El expresidente del Gobierno español, que espera que en un tiempo "razonable" pueda establecerse una agenda concreta para esas conversaciones, prevé que este será "un camino largo, duro y difícil".

Zapatero dijo que la comisión también dialogará con Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)