vea el video

Obama y su "revolución" climática

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, subrayó ayer que no hay mayor amenaza para las futuras generaciones que el cambio climático, al presentar su plan para reducir las emisiones de carbono de las centrales termoeléctricas del país.

En un acto en la Casa Blanca, el presidente enfatizó también que, según el Pentágono, los efectos del cambio climático ya están poniendo incluso "en riesgo" la seguridad nacional de EE.UU.

El denominado "Plan de Energía Limpia" presentado ayer por Obama busca que Estados Unidos reduzca para 2030 en un 32% las emisiones de carbono de las centrales termo-eléctricas respecto a los niveles de 2005.

En su discurso, el mandatario recordó que de esas plantas termoeléctricas procede "aproximadamente un tercio" de la contaminación total por carbono del país y remarcó que su plan es el paso "más importante" tomado jamás en Estados Unidos para combatir el cambio climático.

Obama detalló, asimismo, que el Gobierno federal dará a los estados "tiempo y flexibilidad" para cumplir con la nueva normativa fijada por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés).

"Solamente tenemos un hogar, un planeta. No hay un plan B", urgió Obama al admitir que ningún país por sí solo puede hacer lo suficiente para frenar el calentamiento global.

El cambio climático ya se hace sentir fuertemente en EE.UU.. Foto: AFP.
El cambio climático ya se hace sentir fuertemente en EE.UU.. Foto: AFP.

Por ello, este "Plan de Energía Limpia" complementa el objetivo general con el que EE.UU. se ha comprometido ante la ONU con miras a la conferencia global sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en París.

Esa meta, formalizada en marzo, consiste en que EE.UU. reducirá para 2025 sus emisiones de efecto invernadero, en total, no solo las procedentes de centrales termoeléctricas, entre un 26 y un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005.

Obama también afirmó ayer que, como dijo el papa Francisco, la lucha contra este problema es "una obligación moral".

Escepticismo.

La lucha contra el cambio climático se ha convertido en una de las prioridades del mandato de Obama, mientras algunos políticos republicanos siguen siendo escépticos sobre sus efectos e incluso sobre la existencia del calentamiento global.

Jeb Bush, precandidato a la presidencia por el Partido Republicano, calificó el plan de "irresponsable", que va "contra los gobiernos de los estados, hará perder el trabajo a infinidades de personas y aumentará el costo de la energía".

Según el senador republicano Marco Rubio, los expertos del gobierno deberían desarrollar políticas "buenas para el medio ambiente, pero buenas también para nuestra economía". Lo que están pidiendo "golpea nuestra economía duramente", añadió.

En la misma línea, el presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano John Boehner, sostuvo hoy que la propuesta de Obama es "un insulto caro y arrogante a los estadounidenses que están luchando por llegar a fin de mes".

Por su parte, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha llamado a los gobernadores estatales a que se nieguen a adoptar las nuevas directrices de la EPA.

La Cámara de Comercio de EE.UU. adelantó en un comunicado que utilizará "todas las opciones disponibles, incluida la demanda en caso necesario", para tratar de bloquear la nueva normativa.

Menos polución y "menos asma".

Durante su alocución, el presidente estadounidense dijo que los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera son más altos de lo que han sido de 800.000 años y que el 2014 fue el año más cálido de los que se tenga registro. Además, afirmó que "gracias a este plan", se podrán reducir 90.000 casos de asma en el país y 3.600 muertes prematuras en 2030.

REPERCUSIÓN INTERNACIONAL.

Piden a más países mismo camino.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, alabó ayer el plan del presidente de EE.UU., Barack Obama, para reducir las emisiones de las centrales termoeléctricas y consideró que supone un ejemplo a seguir que ayudará a que otros países se sumen a los esfuerzos para frenar el cambio climático.

"El liderazgo a través del ejemplo del presidente Obama es esencial para atraer a otros países clave y lograr un acuerdo universal, duradero y significativo en París en diciembre", señaló Dujarric, en referencia a las negociaciones internacionales en curso.

Por su parte, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) aplaudió el plan de Barack Obama. "WFF da la bienvenida a esta decisión de (el presidente de EEUU, Barack) Obama para recortar las emisiones de CO2, especialmente del carbón, la fuente más contaminante", declaró la organización en un comunicado. La directora de política europea de WFF, Geneviève Pons-Deladrière, añadió que "ahora la Unión Europea está quedándose atrás en cuanto a la restricción de las emisiones del sector del carbón" y abogó por un plan similar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)