Figuras REPUBLICANAS lo acusan de rendirse y no enfrentar al gobierno de Cuba

"Obama da gran victoria a la dictadura"

Cuba salió, el viernes, oficialmente, después de 33 años, de la lista de países patrocinadores del terrorismo que elabora cada año el Gobierno de Estados Unidos, en el que constituye un nuevo paso crucial hacia la reconciliación bilateral y la reapertura de embajadas, algo que puede anunciarse en muy pocas semanas, según los expertos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cubanos esperan tiempos mejores cuando se reanuden relaciones con EE.UU..Foto: Reuters.

El Congreso de Estados Unidos tenía 45 días para pronunciarse sobre la decisión anunciada el pasado 14 de abril por el presidente Barack Obama de sacar a Cuba de esa "lista negra", con la opción de presentar un proyecto de ley para tratar de revocarla, algo que no se ha producido.

Como ese plazo "ha expirado", el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, "ha tomado la decisión final de rescindir la designación de Cuba como un Estado Patrocinador del Terrorismo, que entra en vigor hoy, 29 de mayo de 2015", indicó en un comunicado un portavoz del Departamento de Estado, Jeff Rathke.

Según el portavoz, la evaluación realizada por el Departamento de Estado a petición de Obama concluyó que Cuba "cumple con los criterios legales" para abandonar esa lista.

Rathke matizó que Estados Unidos sigue teniendo "importantes preocupaciones y desacuerdos sobre una amplia gama de políticas y acciones de Cuba", pero que están "fuera de los criterios pertinentes para la rescisión de la designación como Estado Patrocinador del Terrorismo".

Por su parte, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Bernadette Meehan, sostuvo que el anuncio de hoy es "otro paso más hacia una relación más productiva y normal entre Estados Unidos y el pueblo cubano".

"A través de esta nueva estrategia de compromiso, por fin estamos en condiciones de promover nuestros intereses a la vez que mejoramos las vidas de los cubanos", destacó Meehan en un artículo en la web de la Casa Blanca.

En abril, tras su histórica reunión con el presidente cubano, Raúl Castro, celebrada en Panamá durante la Cumbre de las Américas, Obama anunció su decisión de eliminar a Cuba de esa "lista negra", en la que la isla entró en 1982 y estaba actualmente junto con Irán, Sudán y Siria.

En un mensaje enviado entonces al Congreso, Obama certificó que el Gobierno de Cuba "no ha proporcionado ningún apoyo al terrorismo internacional durante los últimos seis meses", y ha expresado "garantías de que no respaldará actos de terrorismo internacional en el futuro".

Las razones de Estados Unidos. para mantener, hasta ahora, a Cuba en la lista eran su presunta acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a algunos fugitivos de la Justicia estadounidense.

Para Cuba, los mayores obstáculos en el proceso de deshielo eran, hasta ahora, su presencia en la lista de patrocinadores del terrorismo y la carencia de un banco con el que pudiera operar su Sección de Intereses en Washington, y ambos están resueltos.

Reacción.

La decisión de retirar a Cuba de entre los países que promueven el terrorismo suscitó fuerte respuesta de figuras del Partido Republicano.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, afirmó que el presidente Obama "ha entregado al régimen de los Castro una victoria política importante a cambio de nada".

"La dictadura comunista no ha ofrecido garantías de que vaya a hacer frente a su largo historial de represión y abusos de derechos humanos", aseguró Boehner en un comunicado. "Tampoco ha ofrecido ninguna indicación de que dejará su apoyo a la violencia en toda la región, incluyendo los ataques brutales contra manifestantes pro democracia en Cuba en Ciudad de Panamá, durante la Cumbre de las Américas".

Reiteró su postura de que las relaciones con Cuba "no deben ser revisadas, y mucho menos normalizadas, hasta que el pueblo cubano pueda disfrutar de la libertad".

Advirtió que la decisión tendrá poco efecto práctico, porque "la mayoría de las sanciones de Estados Unidos contra el régimen cubano están contenidas en otras leyes, que la Cámara de Representantes asegurará de que permanezcan".

Por su parte, el ex gobernador de Florida, y posible aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Republicano, Jeb Bush, dijo que "ni la represión continuada, ni las actividades de desestabilización de Cuba en el extranjero parecen ser suficiente para detener al presidente Obama para hacer más concesiones al régimen comunista de La Habana". Sostuvo que retirar a Cuba de los impulsores del terrorismo "es una prueba más de que el presidente Obama parece más interesado en capitular ante nuestros adversarios que en confrontarlos. Los líderes de Irán están tomando nota, sin duda".

Nuevo paso para abrir las embajadas.

El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, admitió, el viernes, en su encuentro diario con los medios de comunicación, que el próximo hito en la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba debe ser la reapertura de embajadas, aunque no adelantó una fecha para que ello se concrete. Los dos países sostienen negociaciones, en las que han registrado grandes avances, pero también tienen discrepancias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)