La cifra de muertos y heridos sin embargo sigue creciendo

Dos nuevos rescatados de las ruinas en Nepal

Alentados por la aparición con vida de un mujer y un adolescente bajo los escombros, las autoridades nepalíes y extranjeras continuaban ayer la búsqueda el viernes de miles de personas aún desaparecidas tras el devastador sismo de la semana pasada, mientras la ayuda comenzó a llegar de a poco a los afectados en zonas remotas del país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dos niñas tapan su nariz al caminar entre escombros llenos de cadáveres. Foto: AFP

El rescate del joven Pemba Tamang, que sobrevivió bebiendo ghee (manteca clarificada, una bebida común en Oriente), fue recibido entre aplausos por la multitud reunida ante los escombros del hostal Hilton Guesthouse, donde el chico trabajaba y donde quedó apresado. "No creía que fuera a salir vivo", aseguró a la AFP.

Pocas horas después, los socorristas sacaron a una segunda sobreviviente atrapada entre las ruinas de un edificio en la capital nepalí, Katmandú, tras 10 horas de rescate.

Ambos descubrimientos supusieron un rayo de esperanza en el sombrío panorama en Nepal, donde los socorristas aún no han logrado llegar a numerosas localidades afectadas por el terremoto del pasado sábado.

Desde el hospital de campaña en el que se encuentra en observación, el joven de 15 años contó que estaba desayunando cerca de la recepción de la casa de huéspedes, cuando el suelo empezó a temblar. "Intenté correr, pero algo me dio en la cabeza y perdí la conciencia durante no sé cuánto tiempo", afirmó.

"Cuando desperté, estaba atrapado entre los escombros y todo estaba negro. Oí otras voces gritar pidiendo ayuda alrededor de mí y me sentí impotente", explicó el joven.

La mujer, por su parte, fue localizada gracias a un sistema de escucha de los equipos de salvamento franceses, que detectaron una respiración bajo los escombros. Estaba ilesa.

Cifras.

La cifra confirmada de muertos por el desastre del sábado pasado, sin embargo, sigue aumentando: ya son 6.250, con 14.357 heridos, según el Gobierno. No hay números oficiales de desparecidos, pero aún se están recuperando cuerpos de los escombros y los trabajadores de rescate no han podido llegar a las áreas más lejanas.

En total, según la ONU, ocho de los 28 millones de habitantes de Nepal se han visto afectados de una u otra manera por la catástrofe.

En Katmandú, muchos cuerpos sin reconocer eran incinerados rápidamente debido a la presión de las morgues. Además de la posibilidad de enfermedades, el hedor de los cuerpos en descomposición en los edificios derrumbados se extendía por las localidades.

Muchos cuerpos podrían ser trabajadores inmigrantes de la vecina India, quienes vivían solos en la nación himalaya, informaron autoridades locales.

"Las morgues están repletas más allá de su capacidad y hemos dado la instrucción de que incineren los cuerpos inmediatamente después de que sean sacados", dijo Raman Lal, funcionario de la fuerza paramilitar india que trabaja en coordinación con las fuerzas nepalíes.

Hasta mil europeos están desaparecidos, la mayoría en trayectos de populares rutas de senderismo, dijo la directora de la delegación de la Unión Europea en Nepal.

"No sabemos dónde están, o dónde podrían estar", dijo la embajadora Rensje Teerink a periodistas. Las autoridades dijeron que era difícil rastrear a los desaparecidos porque muchos mochileros no se registran ante sus embajadas en el país.

La ayuda poco a poco empezó a llegar a los localidades remotas y los pueblos enclavados en las montañas de la empobrecida nación. Las autoridades dijeron que los esfuerzos para entregar suministros se veían frustrados por la escasez de camiones y conductores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)