vea el video

Nuevo ataque en Bangkok: explotó una bomba en una terminal turística

Luego del atentado de ayer en el que decenas de personas murieron y resultaron heridas en una zona comercial de Bangkok, en las últimas horas hubo un nuevo ataque en una terminal.

Si no puede ver el video haga click aquí.

Un hombre lanzó hoy lo que parece ser una bomba cerca de un aparcamiento de minibuses en Bangkok pero el artefacto cayó en un canal de agua sin que se hayan producido víctimas, según muestran imágenes de vídeo colgado por un usuario en Twitter.

El incidente se ha producido a primera hora de la tarde junto al popular puente Taksin sobre el río Chaopraya, que atraviesa la ciudad.

El escenario ha sido un embarcadero de lanchas de transporte público que utilizan tanto ciudadanos tailandeses como turistas extranjeros.

"Todavía tenemos que interrogar a testigos pero podemos confirmar que no se han producido víctimas", dijo a Efe el coronel de Policía Thanaset Pironiam, que forma parte del equipo de investigación.

El diario Thairath ha recogido el vídeo menos de 24 después de que al menos 20 personas murieran y 123 fueran heridas por la explosión de dos bombas en el centro de Bangkok, en el mayor ataque terrorista de que se tiene registro en la capital tailandesa.

El artefacto explosivo es presuntamente una granada, según el periódico Bangkok Post, que también se hizo eco del incidente y es el principal en lengua inglesa de Tailandia.

Identificaron al sospechoso del atentado en la zona comercial.

La policía tailandesa buscaba este martes a un "sospechoso" del atentado perpetrado el lunes en un templo del centro de Bangkok.

Entre los fallecidos hay ocho turistas, de China, Hong Kong, Indonesia, Malasia y Singapur. Igualmente resultaron heridas 123 personas.

La investigación proseguía este martes, y la policía buscaba a un sospechoso identificado cerca del lugar del ataque gracias a las imágenes de videovigilancia.

Sospechoso del atentado en la zona comercial ayer lunes en Bangkok. Foto: Reuters
Sospechoso del atentado en la zona comercial ayer lunes en Bangkok. Foto: Reuters

"Estamos buscando a un hombre" que pertenecería a un "grupo opuesto" a la junta y sería "oriundo del noreste del país", anunció a la prensa Prayut Chan-O-Cha, jefe de la junta militar en el poder y actual primer ministro.

"Este ataque es el peor" jamás cometido contra el reino, y fue dirigido "directamente contra personas inocentes", añadió.

El noreste de Tailandia es el bastión del movimiento de los Camisas Rojas, partidarios del antiguo gobierno, derrocado en un golpe militar en mayo de 2014 después de meses de manifestaciones opositoras.

"La bomba tenía por objetivo matar al máximo número posible de personas, ya que el santuario está lleno de gente sobre las seis y las siete de la tarde", dijo este martes el portavoz de la policía Prawut Thavornsiri.

Según él, la bomba, detonada sobre las 18H30 locales (11H30 GMT), contenía probablemente tres kilos de explosivos.

Las autoridades tailandesas creen que el blanco del atentado eran los extranjeros, y que los autores querían "dañar el turismo", uno de los pocos sectores de la economía tailandesa que van bien.

Este martes, la cotización de la moneda tailandesa, el baht, se derrumbó a su nivel más bajo en seis años, a 35,6 unidades por un dólar.

La bolsa de Bangkok registraba pérdidas de en torno al 2%, con los inversores preocupados por las repercusiones del atentado cometido contra un sector clave para la economía como es el turismo.

Entre las víctimas hay al menos ocho extranjeros, muy numerosos en este tiempo a cielo abierto ubicado en el corazón de Bangkok, y en medio de los grandes centros comerciales de la ciudad.

En un comunicado, la policía confirmó la muerte de dos chinos, dos hongkoneses, dos malasios, un singapurense, un indonesio y cinco tailandeses. Las demás víctimas deben ser aún identificadas.

Inicialmente, las autoridades dijeron que entre los muertos había un filipino, pero en la lista revisada no había mención a esa persona.


Sin reivindicación de momento.


"Escuché una detonación muy potente, y todo el edificio tembló. Salí corriendo a la calle", explicó la noche del lunes a la AFP Panupan Chansing, empleado del Grand Hyatt, un lujoso hotel situado cerca del lugar de la explosión.

"Vi varios cadáveres yacientes, y vehículos incendiados. Me sentí muy triste de que esto ocurra al pueblo tailandés. Estoy asustado", añadió este joven de 20 años.

El lugar del atentado es un santuario consagrado al dios hindú Brahma, que atrae también a miles de fieles budistas cada día.

El ataque no ha sido reivindicado, pero las sospechas recaen principalmente en las facciones políticas rivales del reino, dirigido por una junta militar desde hace 15 meses.

Desde mayo de 2014, Tailandia está gobernada por una junta militar, que tomó el poder para poner fin a meses de manifestaciones, a veces sangrientas, contra el gobierno de entonces, elegido democráticamente.
El país sigue bajo tensión y muy dividido después de una década de violencia política, jalonada por dos golpes de Estado.

Un personaje clave de esta polarización es el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, que se exilió para escapar a las acusaciones de corrupción de la justicia y sigue siendo popular en el norte del país. Su hermana Yingluck llegó también al cargo de primera ministra, y fue precisamente derrocada en el golpe de mayo de 2014.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)