Largo viaje de Elías y Muhamed: ahora son deportistas de vela

La nueva vida de dos sobrevivientes

Elías y Muhamed son dos inmigrantes que un día emprendieron un viaje desde Libia con el sueño de llegar a Italia y hoy, más de un año después de ser rescatados, volvieron a subirse a un barco, esta vez para participar en el Mundial de Vela de Barcelona (España).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cambio. Elías Orjini y Muhamad Sabaly, ahora deportistas de vela Foto: EFE

Este campeonato reunirá a 23 países, entre ellos España, Ecuador, Perú o Brasil, y se desarrollará del 27 de junio al 4 de julio.

"Hoy es como un sueño hecho realidad. Siento que este momento es realmente maravilloso y no tengo miedo al mar, estoy contento, tengo el corazón lleno de alegría", afirmó Elías Orjini en una entrevista con Efe. Una opinión compartida por Muhamed Sabaly, que reconoció no sentir "miedo, solo felicidad".

Se trata de una iniciativa que ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Siracusa, de la comunidad de SantEgidio y de la comunidad islámica de la ciudad de Catania, en la isla de Sicilia.

Sus historias son distintas, desde su procedencia hasta su pasado, pero comparten un nexo común: ambos dejaron atrás su patria, su familia y sus amigos con el objetivo de empezar una nueva vida en Italia, un país donde reina la paz.

Elías tiene 25 años, es cristiano y originario de Ghana, mientras que Muhamed tiene 19, es musulmán y nació en Gambia.

Dramático.

Tampoco llegaron a Italia en el mismo barco, sino que cada uno fue socorrido en años diferentes, aunque en situaciones imilares: Muhamed en 2013 y Elías en 2014.

Pero los dos partieron de Libia, el país desde el que salen la mayoría de las embarcaciones que portan centenares de inmigrantes a Europa, y los dos fueron rescatados por los guardacostas italianos en el mar Mediterráneo cuando sus barcazas estaban en situación de peligro.

Elías y Muhamed han vivido situaciones dramáticas, han sentido miedo en el mar, pero ahora tienen la oportunidad de volver a enfrentarse al agua con un ánimo distinto, el de disfrutar de una experiencia lúdica y apasionante, junto con otros 7 sicilianos que conforman el equipo que representará al país en este Mundial.

Hoy, partieron del puerto de Siracusa a bordo del barco "Ottovolante" con destino a Barcelona, pero todavía les queda por delante una semana de navegación antes de llegar a España.

Para poder aguantar este tiempo en el barco, Elías y Muhamed han recibido asistencia y han realizado un curso de preparación.

Elías nació en Hohoe, un pueblo muy pobre de Ghana en el seno de una familia humilde. Es el mayor de seis hermanos y por ello un día decidió marchar a Europa para ganar dinero e intentar mejorar la calidad de vida de su familia en África.

Pasó por Benin, Níger y también por el desierto del Sáhara, donde murieron muchos de sus compañeros por falta de agua.

Después de varias semanas, llegó a Libia, donde soñaba con poder hacerse un hueco en una barcaza que partiera hacia Italia, pero no disponía de pasaporte, así que fue arrestado y enviado a prisión, donde permaneció un año.

Frustrado.

Una vez libre, se subió a bordo de una barcaza en el que sería su primer intento de llegar a Italia, pero ocho horas después el barco naufragó frente a las costas de Libia. A bordo iban 500 personas, pero solo sobrevivieron 150. Era abril de 2011.

La barca se hundió muy cerca de Libia, por lo que Elías fue llevado de nuevo al país africano y encerrado en la cárcel hasta 2014 cuando, lejos de renunciar a su sueño, volvió a subirse a una segunda barcaza con la que esta vez sí pudo llegar las costas de Lampedusa.

Su historia es parecida a la de Muhamed, que abandonó Gambia con la intención de llegar a Libia y, de ahí, a Europa. Fue rescatado por los guardacostas italianos y trasladado a Siracusa en septiembre de 2013.

Actualmente, vive en un centro de acogida y está a la espera de que el Gobierno le conceda asil, como ocurre con otros miles de migrantes.

Entraron por la puerta principal.

"Han atravesado el desierto y el Mediterráneo, y ahora van a atravesarlo de nuevo, pero con un espíritu totalmente diferente, de vida, de esperanza, de deporte, y van a entrar así en Europa por la puerta principal, no por la trasera tal y como están acostumbrados", sostuvo el asesor de Infraestructuras de Sicilia, Giovanni Pizzo, al referirse a los casos de Elías Orijini y Muhamed Sabaly.

Por cierto, son diferentes de la absoluta mayoría de las historias personales de los miles de migrantes ilegales que realizan, a diario, el peligroso cruce del Mar Mediterráneo, en precarias embarcaciones, en general, como parte del tráfico de humanos, que está en manos de orgaciones delictivas.

Italia y Grecia reciben el grueso de esta ola inmigratoria que plantea situaciones desesperantes que requieren urgente atención.

RESPUESTAEN EL MAR.

La ofensiva para frenara las mafias.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) prevén aprobar mañana lunes en el Consejo que celebrarán en Luxemburgo el lanzamiento de la primera fase de su nueva operación naval en el Mediterráneo contra redes que se lucran con el tráfico ilegal de personas, dijeron fuentes europeas. "Se espera que posiblemente el Consejo lance la EUNavfor Med", señalaron las fuentes sobre la operación naval con la que la UE quiere atacar el modelo de negocio de las mafias migratorias.

Los ministros tendrán así la oportunidad de acordar las actas legales para poner en marcha la primera fase de la operación EUNavfor Med, consistente en intercambiar información y patrullar en alta mar para detectar redes ilegales de inmigración.

"Sería la fase uno, despliegue de barcos y aviones y recoger datos de inteligencia", declararon, en referencia a acciones que no necesitan ningún mandato de las Naciones Unidas ni el consentimiento de las autoridades de Libia, país sumido en una profunda crisis política del que actualmente parten mayoritariamente las embarcaciones que utilizan las mafias de tráfico de personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)