CRISIS EN SIRIA

Nueva polémica del equipo de Trump con la colectividad judía

El portavoz de la Casa Blanca dijo que Adolf Hitler no usó armas químicas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El 4 de abril al menos 87 personas murieron en un ataque con armas químicas. Foto: AFP

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, se metió en apuros ayer martes, cuando sugirió que Adolf Hitler no usó armas químicas. Al hablar del ataque químico en Siria del que Estados Unidos culpa al gobierno de Bashar al Asad, el portavoz del presidente Donald Trump dijo: "Hubo alguien tan despreciable como Hitler que ni siquiera cayó tan bajo como para usar armas químicas".

Sus comentarios, en el primer día de festividades de la Pascua judía, asombraron a la prensa, que ofreció a Spicer una oportunidad de aclarar cuando los periodistas gritaron: "¿Qué pasó con el Holocausto?".

"En cuanto al gas sarín, él (Hitler) no utilizó gas contra su propio pueblo de la misma manera que Asad (...) Hitler los usó en los centros del Holocausto, lo entiendo, pero estoy hablando de la forma en que Asad los usó, dejándolo caer sobre gente inocente en medio de las ciudades", dijo Spicer buscando aclarar lo que había dicho.

En una aclaración posterior escrita, Spicer dijo que "de ninguna manera (...) intentaba disminuir la naturaleza horrenda del Holocausto".

"Trataba de hacer una distinción entre la táctica de usar aviones para lanzar armas químicas a la población en medio de las ciudades. Cualquier ataque contra personas inocentes es reprochable e inexcusable", agregó.

El Centro Ana Frank en Estados Unidos llamó inmediatamente al presidente Trump pidiendo la destitución de su portavoz, recordándole que la Pascua judía acababa de comenzar. "Nada menos que durante la Pascua judía Sean Spicer niega el Holocausto, la forma más repugnante posible de noticias falsas, negando que Hitler utilizó gas contra millones de judíos", dijo Steven Goldstein, director del centro.

La última polémica del equipo de Trump con la colectividad judía ocurrió el Día Internacional para la Memoria del Holocausto (27 de enero), cuando el comunicado de la Casa Blanca no incluyó una referencia literal a la comunidad judía. Trump también fue acusado de promover ideas y simbología antisemita en varios mensajes durante la campaña electoral.

Pruebas.

Ayer Estados Unidos siguió aumentando la presión para que Asad deje el poder en Siria y que Rusia le retire su apoyo. El secretario de Defensa, James Mattis, aseguró que "no hay dudas" de que Asad es responsable por el ataque con armas químicas contra civiles.

La respuesta estadounidense, el lanzamiento de 59 misiles de crucero contra blancos militares sirios, dejó claro que "Estados Unidos no permanecerá pasivo mientras Asad ignora la legislación internacional y usa armas químicas", dijo Mattis.

Estados Unidos está investigando una eventual cooperación de Rusia en el ataque químico perpetrado en Siria. "¿Cómo es posible que sus fuerzas estuvieran acuarteladas junto con las fuerzas sirias que planearon, prepararon y realizaron este ataque con arma química en la misma instalación, y no tuvieran conocimiento previo?", se preguntó un funcionario de la Casa Blanca.

Ayer el secretario de Estado, Rex Tillerson, llegó a Moscú para analizar la crisis en Siria. Tillerson se reunirá hoy miércoles con su homólogo ruso, Sergei Lavrov.

Tillerson llega a Moscú con el apoyo del G7, que ayer en Italia consideró que el futuro de Siria debe escribirse sin Asad.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió que no podía confirmar si dentro de la agenda habría una reunión del secretario de Estado con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido presentaron ayer martes un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad de ONU pidiendo una investigación sobre el ataque químico en Siria. Al menos 87 personas, 31 de ellos niños, murieron la semana pasada en Jan Sheijun, en la provincia de Idlib (noroeste).

Hasta ahora, ninguna iniciativa diplomática ha conseguido establecer un alto el fuego duradero en Siria, país donde ya han muerto más de 320.000 personas desde marzo de 2011 y millones han huido de sus casas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)