VIDEO

Nueva ola de investigaciones por Lava Jato jaquea a Temer

Ministros, legisladores y gobernadores de todos los partidos sospechados de corrupción.

Brasil quedó ayer en shock. Ocho ministros, un tercio del Senado (24 de 81) y 40 diputados están en la mira de la Justicia ba-jo sospecha de corrupción. La nueva ola de investigaciones, que en el marco del caso Lava Jato ha tocado todos los niveles de la política brasileña, esta vez golpea duro al gabinete del presidente Michel Temer.

El Supremo Tribunal Federal (STF) autorizó 76 procesos contra 98 políticos. La noticia literalmente vació al Congreso y amenaza con frenar las reformas económicas que impulsa Temer para sacar a Brasil de la recesión.

Temer dijo que suspenderá transitoriamente a sus ministros si las investigaciones basadas en las "delaciones de Odebrecht", empresa clave en la red que desvió 2.000 millones de dólares de Petrobras, se convierten en denuncias y los forzará a renunciar si los casos llegan a juicio.

La lista de investigados incluye también a cinco expresidentes: José Sarney, Fernando Collor, Luiz Inácio Lula da Silva, Rousseff y Fernando Henrique Cardoso, todos remitidos a tribunales inferiores.

Lula ya enfrenta cinco procesos vinculados a Lava Jato. El próximo 3 de mayo se verá cara a cara con su némesis: el juez federal Sergio Moro, devenido en ícono de la lucha contra la corrupción.

Otros nombres de peso bajo la lupa de la justicia son Eliseu Padilha, jefe de Gabinete; Wellington Moreira Franco, secretario general de la Presidencia; y el canciller Aloysio Nunes.

El cuadro del primer escalón de poder se completa con los ministros Blairo Maggi (Agricultura), Gilberto Kassab (Ciencia y Tecnología), Helder Barbalho (Integración Nacional), Bruno Araujo (Ciudades) y Marcos Pereira (Comercio Exterior).

La lista incluye al presidente del PMDB, Romero Jucá; al líder del PSDB y excandidato presidencial Aécio Neves; y a los titulares del Senado, Eunicio Oliveira (PMDB), y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (DEM, derecha).

Brasil tendrá elecciones generales en octubre del año próximo.

La cuenta "amigo".

El expresidente de la constructora Odebrecht, Marcelo Odebrecht, dijo en un testimonio a la Justicia divulgado ayer miércoles que abrió una cuenta con unos 13 millones de dólares para financiar gastos particulares de Lula tras su salida del gobierno. Odebrecht dijo que la apertura de la cuenta fue negociada en 2010 con Antonio Palocci, exministro de Hacienda de Lula, pero que estaba destinada a ofrecer favores al exmandatario debido a que mantenía su poder como principal líder del Partido de los Trabajadores (PT) y era padrino de la entonces presidenta, Dilma Rousseff.

El empresario agregó que de la cuenta bautizada como "Amigo", como Lula era conocido en las planillas de sobornos de Odebrecht, fueron retirados diferentes recursos entre 2011 y 2014, entre los cuales los destinados a la compra de un terreno en el que se construiría la sede del Instituto Lula.

La declaración fue dada por el empresario en el interrogatorio al que fue sometido el lunes por el juez federal Moro.

Marcelo Odebrecht, condenado a 19 años de prisión, aceptó colaborar con la Justicia a cambio de reducciones en sus futuras condenas.

El empresario también admitió donaciones ilegales a las campañas del PT, incluyendo 16 millones de dólares para la de Rousseff en 2010.

Los favores a Lula también fueron citados por otros ejecutivos de Odebrecht que aceptaron colaborar con la Justicia. Según uno de los testimonios, el expresidente se comprometió a mejorar la relación entre la constructora y el gobierno de Rousseff a cambio del apoyo de Odebrecht a proyectos de uno de sus hijos. Otro delator dijo que Lula tenía conocimiento de la mesada que Odebrecht le pagaba a uno de sus hermanos.

Ayer Lula volvió a defender su inocencia, criticó la divulgación de declaraciones "mentirosas" a la prensa y señaló que no se le "pasa por la cabeza" ir a prisión.

Gobernadores y presidentes del Congreso.

Además de los cinco expresidentes y los ocho ministros, la lista de investigados incluye también a los presidentes de ambas cámaras: Eunício Oliveira (PMDB), presidente del Senado, y Rodrigo Maia (DEM) de Diputados. También, los gobernadores Robinson Faria (PSD), de Río Grande do Norte; Tião Viana (PT), de Acre; y Renan Filho (PMDB), de Alagoas, hijo del senador Renan Calheiros.

PRESIDENTES.

Sarney - PMDB - Presidente 1985-1990.

José Sarney (Partido del Movimiento Democrático Brasileño, PMDB) tiene 86 años y presidió Brasil entre 1985 y 1990. Sarney asumió la presidencia en su calidad de vicepresidente electo, debido a la muerte de Tancredo Neves en 1985. También fue gobernador de Maranhao y tres veces presidente del Senado.

Collor - PTC - Presidente 1990-1992.

Fernando Collor de Mello (Partido Laborista Cristiano, PTC) tiene 67 años y fue el presidente más joven de Brasil entre 1990 y 1992. Se vio forzado a dejar el cargo tras un proceso por denuncias de corrupción. También fue gobernador de Alagoas y actualmente ocupa una banca en el Senado.

Cardoso - PSDB - Presidente 1995-2002.

Fernando Henrique Cardoso (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB) tiene 85 años. Fue cofundador del PSDB y ministro de Hacienda y de Exteriores con Itamar Franco, su predecesor en la Presidencia. Su gobierno enfrentó la crisis económica de 1998 que derivó en la devaluación del real en 1999.

Lula - PT - Presidente 2003-2010.

Luiz Inácio Lula da Silva (Partido de los Trabajadores, PT) tiene 71 años. Está imputado en cinco procesos penales, la mayoría relacionados con el caso Petrobras. Tiene previsto presentarse a las elecciones de 2018. Odebrecht abrió una cuenta con US$ 13 millones para gastos de Lula tras dejar el poder.

Rousseff - PT - Presidente 2011-2016.

Dilma Rousseff (PT) tiene 69 años. Fue destituida por el Congreso por irregularidades presupuestarias en agosto de 2016. No tiene ninguna denuncia en el caso Petrobras, pero es juzgada por el Tribunal Electoral por el financiamiento de su campaña electoral de 2014 junto al actual presidente Michel Temer.

MINISTROS.

Eliseu Padilha.

PMDB. Casa Civil. Es uno de los miembros más influyentes del gabinete de Temer.

W. Moreira Franco.

PMDB. Secretario General de la Presidencia.

Helder Barbalho.

PMDB. Integración Nacional. Formo parte del gabinete de Rousseff.

Aloysio Nunes.

PSDB. Ministro de Relaciones Exteriores. Integró el gabinete de Cardoso.

Bruno Araújo.

PSDB. Ministro de Ciudades.

Blairo Maggi.

PP. Ministro de Agricultura, exgobernador de Mato Grosso.

Gilberto Kassab.

PSD. Ciencia y Tecnología. Exalcalde de São Paulo.

Marco A. Pereira.

PRB. Industria. Empresario del sector de comunicaciones.

LA REACCIÓN DEL PRESIDENTE TEMER.

"No podemos paralizar el gobierno".

El presidente Michel Temer instó ayer a los legisladores a seguir trabajando normalmente, pese a las investigaciones por corrupción abiertas contra más de 100 políticos, incluido un tercio de su gabinete. Temer evitó comentar sobre esta ola de pesquisas sin precedentes en Brasil, pero dejó en claro que el gobierno estaba comprometido con lograr que se apruebe su ambicioso plan de reformas. "Nunca podemos paralizar el gobierno", dijo Temer en Brasilia. "Si no tenemos cuidado, parecerá que las instituciones de Brasil no funcionan, lo que no es cierto", agregó. Temer está buscando estabilizar las cuentas públicas y sacar a Brasil de su peor recesión histórica. Analistas de Eurasia Group dijeron que las nuevas pesquisas probablemente demorarán más que impedir la reforma al sistema de jubilaciones del país, piedra basal del programa oficial para impulsar a la economía. El índice referencial de la Bolsa de São Paulo, el Bovespa, caía apenas cerca de 0,5% ayer, mientras que el real operaba con pocos cambios.

Los Juegos Olímpicos en la mira.

El exalcalde de Río de Janeiro Eduardo Paes fue acusado por los ejecutivos de la constructora Odebrecht de haber recibido cerca de 16 millones de reales (unos 5,2 millones de dólares) en sobornos a cambio de favorecerlos en los contratos para las obras de los Juegos Olímpicos de 2016. Paes es uno de los 98 políticos contra los que fueron abiertas investigaciones por orden de la Corte Suprema de Brasil con base en las acusaciones hechas por 77 ejecutivos de Odebrecht que aceptaron colaborar con la Justicia a cambio de reducciones en sus futuras condenas. El alcalde de Río de Janeiro entre 2009 y 2016 calificó en un comunicado como "absurdas y mentirosas" las acusaciones de que recibió "ventajas indebidas" por las obras para los Juegos Olímpicos. Paes "niega vehementemente que haya aceptado sobornos para facilitar o beneficiar los intereses de la empresa Odebrecht, y reitera que jamás aceptó cualquier contrapartida, de cualquier naturaleza, por la realización de obras o proyectos ejecutados".

Odebrecht confirmó ayer un cuenta con US$ 13 millones para gastos de Lula. Foto: Reuters
Odebrecht confirmó ayer un cuenta con US$ 13 millones para gastos de Lula. Foto: Reuters
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)