RECLAMO EN PLENA CALLE

Nueva ofensiva contra Maduro

Oposición convoca a dos marchas en reclamo del referéndum para poner fin al gobierno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente Maduro hace la selal de la señal de la victoria en un acto. Foto: AFP

La oposición en Venezuela comenzó a reorganizarse, vigorizada por la multitudinaria marcha del jueves, pero ahora enfrenta el enorme desafío de lograr que su capacidad de movilización obligue a las autoridades a aceptar un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

¿Y ahora qué?, se preguntan muchos tras una jornada en la que multitudes exigieron el referendo. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció una "nueva agenda de lucha" y convocó a protestas el próximo miércoles y el 14 de septiembre, aunque el poder electoral ha advertido que no se dejará presionar.

"El reto más duro para la oposición es convertir su energía potencial en energía cinética. Porque esta marcha no cambia el control institucional", opinó el analista Luis Vicente León. Pero "una vez en la calle", añadió, "la estrategia ganadora de la oposición es quedarse ahí: mostrar que es mayoría y recordar qué es lo que quiere esa mayoría y que no se quedará tranquila hasta conseguirlo".

Según las encuestas de firmas como Venebarómetro y Datanálisis, Maduro enfrenta un nivel de impopularidad de alrededor del 75% y ocho de cada 10 venezolanos quieren cambiar al gobierno.

Agobiados por la crisis económica, los venezolanos hacen filas durante horas en los supermercados para comprar productos subsidiados y regulados, ante la escasez de alimentos y medicinas y una descomunal inflación, que el FMI proyecta en 720% en 2016.

"La marcha fue impresionante, hay que presionar para tener el revocatorio", declaró Damaris Montero, una ama de casa de 61 años, quien dijo haber asistido a la manifestación.

Pese al malestar popular y haber arrasado en los comicios legislativos de diciembre que dieron a la MUD la mayoría parlamentaria, la oposición no había convocado multitudes desde las marchas de 2014, en parte, según analistas, por el recuerdo de la violencia de esas protestas contra Maduro que dejaron 43 muertos.

En la marcha del jueves, destacan los analistas, la MUD rompió una etapa de apatía y mostró capacidad de movilización.

Presión.

Acusado de servir al chavismo, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha señalado no obstante que será apenas en la última semana de octubre cuando se recogerán las cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral) necesarias para convocar el revocatorio.

La fecha exacta la anunciará el CNE el 13 de septiembre, por lo que la MUD convocó una marcha al día siguiente para seguir presionando, pues el cronograma complica la posibilidad de que el referendo se haga este año.

"La marcha no hará que el CNE cambie lo programado. Si la oposición se conforma con esa movilización pierde, de ahí que anunció más acciones que irán aumentando en intensidad. La suma de éstas sí podría generar que el poder electoral decida agilizar el proceso", dijo a la AFP Eugenio Martínez, experto en asuntos electorales.

Y es que el tiempo es clave. Si la consulta popular se hace después del 10 de enero de 2017, cuando se cumple el cuarto año de mandato presidencial, y Maduro pierde, debe sustituirlo su vicepresidente según la ley. Si se hace antes, habrá elecciones presidenciales.

"Si todos ejercemos la presión democrática, empujamos en la misma dirección, dada la situación económica y social que vive el país, no le va a quedar más remedio al gobierno que aceptar el referendo", dijo el líder opositor Henrique Capriles en una reciente entrevista con la AFP.

Pero el gobierno no se quedará de manos cruzadas. Los chavistas sostienen que no permitirán que la "derecha fascista" les arrebate el poder para instaurar un modelo neoliberal "leal" a Estados Unidos.

Tras la marcha, Maduro, quien respondió con una masiva concentración de seguidores, dijo tener listo un decreto para levantar la inmunidad parlamentaria, al acusar a la mayoría opositora del Legislativo de planificar un golpe de Estado.

"¿Que pasó? (...). No más de 30.000 personas participaron", aseguró la canciller venezolana Delcy Rodríguez, al presentar ante el cuerpo diplomático las "pruebas de la agenda violenta" de la oposición.

El ministro de Interior, general Néstor Reverol, quien acompañó a la ministra en su disertación, aseguró que las detenciones de varios dirigentes opositores en los últimos días "frustraron el golpe de estado y derrotaron la violencia en Venezuela".

El gobierno aún se guarda varios ases en la manga. Acusándola de fraude en la recolección de firmas para activar el referendo, empuja 8.600 recursos legales contra la MUD, una demanda ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) —al que la oposición acusa de servir al chavismo— y una petición al CNE de inhabilitarla como actor político.

Movilización se realiza en 23 ciudades.

Henrique Capriles, uno de los líderes de la oposición en Venezuela e impulsor del referéndum para desplazar del poder al presidente Nicolás Maduro, dijo a ANSA que la movilización del próximo miércoles se realizará "en las 23 capitales de los estados del país a las oficinas del Consejo Nacional Electoral". Sostuvo que "mientras sigan violando las leyes y la Constitución, los venezolanos nos vamos a seguir movilizando".

Incrementan suministro de productos.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López anunció que 300.000 milicianos apoyarán las operaciones de la Gran Misión de Abastecimiento Soberano para incrementar el suministro de productos básicos en todo el país. "Estoy seguro que este semestre vamos a registrar niveles de abastecimiento mayores de lo que hemos presentado en el primero", dijo Padrino López, que auguró el éxito de la misión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)