Acusaciones sobre narcotráfico afectan al gobernador El Aissami

Nueva figura del chavismo en la mira de EE.UU.

La información del diario estadounidense The Wall Street Journal, que tanta polémica ha provocado al señalar a la cúpula gobernante de Venezuela de convertir al país en un centro de distribución de cocaína, además del número dos del chavismo Diosdado Cabello y otros miembros de la cúpula partidaria, involucra al gobernador del estado de Aragua, Tarek El Aissami.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Denunciado: el gobernador de Aragua, Tarek El Aissami.

No es poca la influencia y el prestigio que este dirigente, nacido en Mérida en 1974, ha ganado en los últimos años dentro del chavismo, de cuya estructura es considerado la estrella en ascenso.

A Hugo Chávez lo sedujo con su radical manera de expresar el apoyo a la revolución bolivariana y su militancia de izquierda en la Universidad de Los Andes, por lo cual lo sumó a su gabinete en 2007 como viceministro de Seguridad Ciudadana. Un año más tarde sustituyó a su jefe inmediato, Ramón Rodríguez Chacín, en el Ministerio del Interior y Justicia, donde estuvo hasta 2012.

El escándalo que marcó a fuego su gestión fue la captura del narcotraficante venezolano Walid Makled, capturado en Colombia y extraditado después de varios meses a Venezuela. Makled hizo entonces una revelación a través de una entrevista en la prensa: que él le pagaba al ministro El Aissami para enviar cargamentos a través de Venezuela.

La acusación de Makled carece de valor para el gobierno venezolano por su condición de delincuente sentenciado a 14 años de prisión, pero tiene valor para Estados Unidos.

Sus declaraciones concuerdan con otras fuentes que, en ese país, han señalado que El Aissami entregó a Makled porque mantenía una deuda derivada del negocio de la droga.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)