brasil 

Nueva encuesta revela el poco apoyo que tiene el gobierno de Rousseff

El rechazo al gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff aumentó de un 65% a un 71% en dos meses. Además, su gobierno cada vez tiene menos aprobación, según datos divulgados por la última encuesta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La presidenta atraviesa su peor momento; pronósticos coinciden que su futuro es sombrío.

La aprobación del gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, bajó al 8,0 % y el rechazo a su gestión aumentó a un 71 %, según una encuesta divulgada hoy y que confirma la tendencia de una caída de popularidad de la mandataria.

El sondeo del Instituto Datafolha indicó que el apoyo a Rousseff pasó del 10 %, en la anterior encuesta divulgada el 20 de junio, al actual 8,0 %, mientras que el rechazo subió en el mismo intervalo del 65 % al 71 %.

Los entrevistados que consideraron la actual administración de Rousseff como "regular" pasaron del 24 %, en junio, al 20 %, en la última encuesta.

El estudio demoscópico coincide con otros divulgados en los últimos días, como los de las firmas MDA e Ibope que apuntaron una caída del apoyo a Rousseff hasta el 7,7 % y el 9,0 % respectivamente.

Según Datafolha, el rechazo a la gestión de Rousseff es el mayor recibido por un gobernante en la serie histórica de la encuesta y supera el 68 % que tenía el expresidente Fernando Collor de Mello en septiembre de 1992, antes de su destitución.

En los primeros siete meses de su segundo mandato, la imagen de Rousseff y su Gobierno se ha deteriorado como consecuencia del colosal escándalo por la corrupción en la petrolera estatal Petrobras y de una delicada situación económica que tiende a agravarse.

De acuerdo con cálculos oficiales, el producto interior bruto (PIB) brasileño tendrás una contracción del 1,49 % en este año y la inflación llegará al 9,0 %, el doble de la meta y por encima del 6,5 % del techo máximo, mientras que la tasa referencia de intereses acaba de subir al 14,25 %.

Una crisis política con la base aliada dividida y la presión de la oposición, que han impedido en el Congreso el avance de proyectos y ajustes fiscales propuestos por el Ejecutivo, también dificultan la gobernabilidad de Rousseff.

El 65 % de las personas encuestas creen que el Congreso debería de abrir un proceso de destitución de la mandataria y el 38 % considera que ella no terminará su mandato, previsto para finalizar en 2018.

En una encuesta realizada en abril que abordó esa situación, el número de personas favorable a la apertura de un proceso de destitución en el Congreso era del 63 %, mientras que un 29 % consideraban que Rousseff saldría del poder antes de finalizar su mandato.

La última encuesta de Datafolha fue realizada con 3.358 personas en 201 municipios los días 4 y 5 de agosto, con un margen de error de dos puntos porcentuales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)