VIDEO

Nueva causa amplía asedio a Dilma

Rousseff, ahora investigada por el fraude de Petrobras, dice que las acusaciones son falsas.

La Fiscalía ha pedido autorización a la justicia para investigar a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, por asuntos relacionados con el escándalo en la estatal Petrobras, confirmó ayer ese organismo.

La petición fue dirigida al Tribunal Supremo y se basa en sospechas de que Rousseff, junto con su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva, y el actual abogado general del Estado, José Eduardo Cardozo, intentó obstruir la acción de la justicia en las investigaciones sobre las corruptelas en Petrobras.

Según explicó la Fiscalía, en el caso de Rousseff se intentará determinar si se implicó en maniobras para proteger a algunos de los políticos y empresarios salpicados por la corrupción petrolera, con las que incluso habría intentado "obstruir" la acción judicial.

El pedido de la fiscalía se basa en el acuerdo de delación premiada del senador Delcidio Amaral, exjefe de la bancada del Partido de los Trabajadores (PT), quien a cambio de una reducción en su condena por su participación en el escándalo de Petrobras, reveló detalles del esquema de sobornos en la compañía petrolera estatal. Según Amaral, tanto Rousseff como Lula intentaron de varias formas obstaculizar las investigaciones sobre la red de corrupción.

La presidenta insiste en su argumento de
La presidenta insiste en su argumento de "golpe de estado". Foto: Reuters

Si es aceptada la demanda de la Fiscalía por la Corte Suprema, complicará aún más la ya delicada situación de Rousseff, quien está a un paso de ser sometida a un juicio parlamentario con miras a su posible destitución, por diversas irregularidades fiscales en las que su Gobierno incurrió en los años 2014 y 2015. Este viernes una comisión especial decidirá si pasa al pleno del Senado la decisión de abrirle el juicio político a la mandataria.

Este martes, la Fiscalía también pidió a la Corte Suprema que se inicien sendas investigaciones contra Lula, tres de los ministros del gabinete de Rousseff y otros 27 políticos, en su mayoría de la base oficialista, por corruptelas vinculadas a los escándalos en Petrobras.

Se defiende.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó ayer que el senador que la implicó en asuntos asociados a las corruptelas en Petrobras "miente" y que eso será comprobado en las investigaciones que puede iniciar la Corte Suprema sobre el caso.

"Las denuncias son absolutamente falsas y mentirosas", declaró Rousseff a periodistas sobre esas acusaciones, que han llevado a la Fiscalía a pedir formalmente al Tribunal Supremo que investigue la presunta responsabilidad de la mandataria, que está al borde de ser sometida a un juicio con miras a su probable destitución.

"Tengo certeza de que esa investigación demostrará apenas que el senador otra vez mintió", sostuvo Rousseff.

Rousseff condenó también el hecho de que la información sobre el pedido de la Fiscalía al Supremo, antes de ser confirmado en forma oficial, fue conocida a través de la prensa.

"Lamento otra vez que haya ocurrido algo tan grave, como es la filtración de asuntos de los que tomé conocimiento por la prensa" y que "al parecer estaba bajo secreto judicial", declaró Rousseff.

En ese marco, adelantó que ha decidido pedirle a la Abogacía General del Estado que exija a la Corte Suprema de Justicia que se investigue esa filtración realizada en las últimas horas, pues el asunto "es muy grave", porque "si luego se comprueba que no hay nada (en la denuncia), el daño ya está hecho".

Anuncian un plan agrícola.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff anunció ayer un plan anual de créditos agrícolas que, en 2015, generó unas deudas que ayudaron a poner en peligro su cargo.

La jefa de Esatdo anunció a periodistas que el llamado "Plan Zafra" para el período 2016-2017 estará dotado con 202.800 millones de reales (unos 57.940 millones de dólares).

ROUSSEFF RUMBOAL IMPEACHMENT.

Avanza el juicio político.

El instructor de la comisión del Senado que analiza si la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, deberá ser sometida a un juicio con miras a su destitución recomendó ayer que el proceso continúe, pues se cumplen todos "los requisitos legales".

El informe del senador Antonio Anastasia, instructor del caso, fue divulgado en la página del Senado en Internet, en momentos en que él mismo comenzaba la lectura de las 126 páginas que tiene el documento ante los miembros de la comisión.

Según Anastasia, "la denuncia presenta los requisitos legales y formales exigidos por la legislación en vigencia, y especialmente por la Constitución, para ser recibida".

El instructor dice que su voto "es por la admisión de la denuncia con la consecuente instauración de un proceso de impeachment, la apertura de un plazo para que la denunciada responda a la acusación y el inicio de la fase de instrucción del proceso" que puede llevar a recortar el mandato de la presidenta.

El informe elaborado por Anastasia tras escuchar los testimonios de la acusación y la defensa será votado mañana por 21 miembros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)